• Favorito / Compartir

Intermediación

Intermediación
Se inicia con la presentación en la administración de una reclamación, lo que se puede hacer bien por medio de la presentación de una hoja de reclamaciones o bien por medio de un escrito en cualquier formato explicando lo que solicita y sus pretensiones, en el caso, por ejemplo, de que el empresario no le facilitara el modelo normalizado de la hoja de reclamaciones.

Es un sistema voluntario y gratuito de resolución de conflictos entre consumidores y empresarios. La intermediación se inicia cuando la administración que tramita la reclamación de un consumidor informa de los hechos reclamados a la empresa y le solicita que proponga una solución al problema planteado en el plazo de quince días.

Una vez recibida la respuesta, se le comunica al consumidor pudiendo llegarse, o no, a un acuerdo. También puede ocurrir que se llegue a un acuerdo y que la empresa no lo cumpla. En ese caso solo queda la posibilidad de reclamar ante los tribunales y, por lo tanto, comenzar de nuevo. Estas limitaciones son una de las razones por las cuales se está potenciando el arbitraje de consumo como vía de resolución de conflictos, en el que sí existe una resolución que es de obligado cumplimiento, aunque la empresa debe estar adherida al Sistema Arbitral o aceptarlo para el caso en concreto.

No obstante, un elevado porcentaje de las reclamaciones cuya tramitación finaliza la Dirección General de Comercio y Consumo se resuelven de manera positiva, por lo que se puede decir que la intermediación es una vía recomendable para la resolución de conflictos.