Servicio Madrileño de SaludConsejería de Sanidad

Servicio de Cirugía Cardiaca

Viernes, 15 de noviembre de 2019
Estás en

Raíz Aórtica


La raíz aórtica se define como la porción del tracto de salida del ventrículo izquierdo que soporta los componentes (velos) de la válvula aórtica y se debe considerar como una unidad funcional que relaciona el ventrículo izquierdo con la arteria aorta, que es la arteria principal que emerge del corazón y de la que salen el resto de arterias del organismo. La alteración de la raíz aórtica es una enfermedad relativamente frecuente y se denomina anulectasia aórtica, es decir, dilatación del anillo donde se sujeta la válvula aórtica y que se asocia con dilatación (aneurisma) de la arteria aorta.
Las consecuencias de esta enfermedad son:

 

1. La insuficiencia valvular aórtica.

La válvula aórtica, como el resto de las válvulas del corazón, tiene la función de evitar que la sangre que expulsa el corazón regrese al ventrículo izquierdo (flujo unidireccional). Cuando el anillo de la válvula se dilata, impide que los velos de válvula cierren correctamente produciendo un chorro de sangre que vuelve al ventrículo izquierdo. El grado de insuficiencia puede ser desde leve a severa, dependiendo del porcentaje de sangre que vuelve al corazón. Las consecuencias de esta disfunción de la válvula es la sobrecarga de sangre que soporta el ventrículo izquierdo, que con el tiempo se dilata perdiendo su capacidad contráctil.

2. El aneurisma de la arteria aorta

La dilatación de la arteria aorta se denomina aneurisma cuando el diámetro alcanza más de 1,5 veces su tamaño normal. Por encima de un diámetro determinado las probabilidades de rotura de la aorta aumentan por lo que está indicada la sustitución de este segmento de aorta por una prótesis tubular. La rotura de una de sus capas se denomina disección de aorta y es una situación de alto riesgo que requiere cirugía urgente.

anurisma aorta ascendente
Fig 1: esquema de un aneurisma de la aorta ascendente; la línea de puntos corresponde al tamaño normal.

anulectasia
Fig 2: un caso de anulectasia aórtica en paciente joven

El tratamiento de esta patología consiste en sustituir el segmento de aorta dilatado por una prótesis tubular de un material llamado DACRON y en segundo lugar recuperar la función valvular para evitar el deterioro del corazón. Existen diferentes técnicas y materiales para la sustitución valvular, todas ellas de eficacia contrastada y cada una de ellas con sus ventajas e inconvenientes:

  1. Prótesis valvulares. Consiste en quitar la válvula aórtica insuficiente y sustituirla por una válvula protésica que puede ser de dos tipos de material:
    • Biológicas: están fabricadas con tejidos animales (bovino o porcino) y no necesitan mantener la sangre anticoagulada porque no forman coágulos a su alrededor. Con los años, estas válvulas se degeneran y acaban calcificándose por lo que es necesario reoperar para sustituirlas; la duración es variable (entre 10 y 20 años) y depende de muchos factores individuales.

      tubo valvulado con prótesis biologica

      Fig 3: tubo valvulado con prótesis biológica

    • Mecánicas: fabricadas con materiales sintéticos, metal y carbono por lo que su durabilidad es ilimitada pero pueden formar trombos o coágulos a su alrededor. Para evitar esto es necesario mantener la sangre anticoagulada de por vida

      tubo valvulado con prótesis mecanica

      Fig 4: tubo valvulado con prótesis mecánica

  2. Homoinjerto aórtico. Es un sustituto humano de toda la raíz aórtica (válvula y aorta) procedente de donaciones y conservado mediante congelación. Desde el punto de vista funcional es el sustituto ideal ya que al ser humano conserva toda la función de la raíz aórtica. Al igual que las válvulas biológicas no necesita de anticoagulación pero también se degenera con los años.
  3. Resuspensión de la válvula aortica nativa. Es una técnica compleja que consiste en conservar la válvula aórtica del paciente siempre que no esté deteriorada, reimplantándola dentro de la prótesis tubular de DACRON. El hecho de mantener la propia válvula del paciente evita las posibles complicaciones de las prótesis y simplifica mucho una futura reoperación.

    resuspension v aortica

    Fig 5: resuspensión de la válvula aórtica

  4. Plicatura de la unión sinotubular: es un procedimiento relativamente sencillo que consiste en sustituir el segmento de aorta dilatado por una prótesis tubular reduciendo el diámetro de la zona de inserción de la válvula aórtica (unión sino-tubular) corrigiendo así la insuficiencia valvular. Está indicado en casos concretos y siempre que la válvula aórtica no presente alteraciones orgánicas.

El Servicio de Cirugía Cardiaca del Hospital Gregorio Marañón aporta solo en los últimos 4 años una experiencia contrastada de más de 100 intervenciones de este tipo con unos resultados comparables con las series internacionales. El equipo quirúrgico ofrece a sus pacientes un tratamiento individualizado en los casos de patología de la raíz aórtica, haciendo partícipe al paciente de las ventajas de cada procedimiento.