Servicio Madrileño de SaludConsejería de Sanidad

Servicio de Endocrinología y Nutrición

Domingo, 20 de octubre de 2019
Estás en

Síndrome de ovario poliquístico


El síndrome de ovario poliquístico (SOP/OPQ), también llamado síndrome de Stein-Leventhal, o síndrome X , es un trastorno endocrino muy frecuente en mujeres en edad reproductiva. Se trata de un trastorno hormonal que asocia malfuncionamiento del ovario con problemas metabólicos ligados a la resistencia a la insulina . Aunque la causa todavía es desconocida, sabemos tiene cierta base genética. Se caracteriza por problemas de ovulación con reglas irregulares, aumento del vello corporal asociado a mayor o menor grado de obesidad.

Diagnóstico
La severidad de los síntomas varía de una paciente a otra y el diagnóstico se realiza de inicio por exclusión, por tanto primero se debe descartar otras alteraciones endocrinológicas. El siguiente paso para realizar el diagnóstico es confirmar la presencia de al menos dos de las tres características específicas:
viñeta Aumento de hormonas masculina (hiperandrogenismo) confirmado por analítica o clínica, principalmente aumento de testosterona en sangre.
viñeta Alteraciones menstruales (reglas irregulares con ciclos largos mayor de 45 días y ausencia de reglas o baches amenorreicos.)
viñeta Visualización en ecografía ginecológica de múltiples quistes en los ovarios (ovarios poliquístico). En España hasta el momento se define el ovario poliquístico cuando se identifican más de 12 quistes o volumen ovárico superior a 10 cc).

La mayoría de las veces, se diagnostica en mujeres a los 20 o 30 años y los síntomas a menudo empiezan al iniciar los períodos menstruales. En ocasiones el diagnóstico puede hacerse antes , cuando las niñas presentan de forma precoz (antes de los 8 años) determinados signos de la pubertad, como desarrollo de vello púbico o axilar.

Síntomas
Las alteraciones menstruales engloban tanto tener períodos irregulares, con ciclos largos de mas de 3 meses sin menstruación o ciclos cortos con menstruaciones cada 15 días. El desequilibrio hormonal contribuye a la falta de ovulación normal en cada ciclo y en su vez se forman quistes. Estos cambios contribuyen a la asociación con infertilidad, aunque lo correcto es sólo mayor dificultad, pues se reducen las posibilidades para tener un óvulo maduro adecuado para ser fecundado. El aumento de la variante hormonal masculina (andrógenos) provoca el desarrollo de características sexuales masculinas, lo que se conoce por virilización. Los síntomas abarcan:
viñeta Hirsutismo con aumento del vello corporal negro y rizado en zonas típicas de hombre (androgénicas). Barba y sotabarba, Zona intermamaria y periareolar, ,línea alba, zona del sacro , glúteos y cara interna de muslos.
viñeta Cabello graso , acné
viñeta Reducción del grosor y del nº de cabellos en zona frontal
viñeta Síntomas metabólicos relacionados con la resistencia a la insulina.
            viñeta Sobrepeso u obesidad de predominio abdominal con una circunferencia de cintura superior a 88 cm
            viñeta Hipertensión arterial, aumento de triglicéridos y reducción del colesterol HDL o colesterol bueno.
            viñeta Pre-diabetes o diabetes.
viñeta En caso graves con niveles de hormonas muy alterados pueden aparecer signos de Virilización como:
viñeta Disminución del tamaño de las mamas
viñeta Agrandamiento del clítoris
viñeta Engrosamiento de la voz
viñeta Calvicie masculina

Tratamiento
El tratamiento se adapta a cada mujer conforme a los síntomas, problemas médicos o preocupación mayor de la paciente.
1. Todas las pacientes deben bajar peso en caso de obesidad o sobrepeso mediante un cambio en su estilo de vida realizando una dieta saludable baja en azúcares refinados y grasas de origen animal. Así mismo deben realizar ejercicio físico aeróbico al menos 60 minutos diariamente. En caso de presentar problemas de diabetes o prediabetes el fármaco de elección es la metformina. En las mujeres con sobrepeso, la pérdida de 5 kg de peso a menudo regula el ciclo menstrual. Se ha demostrado que adelgazar mediante una dieta baja en calorías junto con el ejercicio regular es la mejor manera de reducir el riesgo de diabetes, así como mejorar los niveles de colesterol y cifras de tensión. En el caso de hiperlipemias que no mejoran, con la pérdida de peso el tratamiento indicado son las las estatinas.
2. Problemas menstruales. Si las reglas no se normalizan al bajar de peso, se utilizan las píldoras anticonceptivas mixtas (estrógeno y progesterona). Estas píldoras pueden aliviar varios de los síntomas del síndrome ya que regulan los ciclos menstruales y al reducir los niveles de andrógenos mejora el hirsutismo y acné. También el útero desprende su revestimiento regularmente con lo que disminuye el riesgo de hiperplasia y cáncer endometrial.
3. Respecto los problemas de hirsutismos importantes o no respondedores a los anticonceptivos, se pueden agregar medicamentos antiandrogénicos (acetato de ciproterona, finasteride, flutamida etc) siempre bajo supervisión médica al ser fármacos con efectos secundarios.Estos fármacos nunca deben utilizarse solos sin anticonceptivos ya que pueden tener graves consecuencias en el feto en caso de embarazo. El vello mejora y puede llegar a desaparecer al cabo de varios meses, pero reaparece al suspenderlos
4. Siempre está indicado el tratamiento cosmético mediante la depilación. Son recomendables los métodos definitivos (laser o electrolisis) realizados siempre por buenos profesionales. Cualquier otro método como rasuración con cuchillas especiales, uso de maquinillas o pinzas, así como el de cremas depilatorias, decolorantes o extracción con cera, pueden utilizarse ya que no incrementan el vello en sí mismo
5. Para tratar el acné , es fundamental mantener una buena higiene facial. En casos severos, se usan retinoides (medicamentos relacionados con la vitamina A ), Tambien se pueden utilizar antibacterianos y antibióticos. Las mujeres que queden embarazadas no deben usar retinoides ya que estos pueden causar malformaciones congénitas en los fetos.
6. Para lograr un embarazo, el primer paso es tener una ovulación adecuada. En las mujeres con sobrepeso, adelgazar a menudo permite lograr este objetivo. También se pueden usar medicamentos que promueven la ovulación. Destaca el citrato de clomifeno sólo o con asociación de metformina. En casos difíciles se utilizan técnicas de reproducción asistida . Excepcionalmente se utiliza la cirugía para tratamiento de los quistes ováricos..
7. Para finalizar no olvidar la importancia en estas pacientes de hacer un seguimiento y tratamiento global periódico y así proporcionar la mejor elección de terapia en cada etapa.

Podrá obtener más información en las siguientes páginas web.
www.em-consulte.com/es/article/186228
www.sisbib.unmsm.edu.pe/bvrevistas/ginecologia/vol50_n1/pdf/A07V50N1
www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000369

Y aún así, ante cualquier duda consulte a su endocrino.