Ruta por los meandros del río Lozoya

  • Enviar a un amigo |
  • Imprimir
  • Sugerencia

Datos

Tipo de ruta: No circular.

Dificultad: Nula.

Longitud: 7 kilómetros ida y 14 ida y vuelta.

Duración aproximada: 4 horas.

Desnivel: 720 - 780 metros.

Meandros ampliar imagen ampliar ›

Descripción

Ruta no circular, entre la Presa del Pontón de la Oliva y la de La Parra. Hay que llevar cantimplora. Destacar el bosque galería del río Lozoya, así como el meandro abandonado, y la diferencia entre las calizas de El Pontón, donde se hace escalada en roca y las pizarras del resto. En las cercanías se haya la cueva de El Reguerillo.

ACCESOS:
Carretera N-I hasta Venturada. Desvío a la derecha por la N-320 a Torrelaguna y luego por la M-102 hasta Patones de abajo.

Salida de autobuses nº 197 desde el intercambiador de Plaza de Castilla. Tel.: 91 314 57 52. Empresa Continental Auto, tel.: 91 533 04 00. Información municipal de Patones: 91 843 20 26.

Descripción detallada

El inicio de la excursión es el aparcamiento de la presa de El Pontón de la Oliva, sobre el río Lozoya, presa construida en 1858 e inservible por las filtraciones que impiden que se embalse el agua. Se asciende la rampa lateral izquierda de la presa, la del lado madrileño y se accede a una pasarela adosada a la pared del cañón que ocupa la presa (hay que tener un poco de precaución, pues es un paso vertical), poco después se pasa otro tramo de pasarela. En esta zona se pueden observar a los escaladores que han hecho de las calizas de El Pontón uno de los lugares más frecuentados para escalada en roca.

Al final de la pasarela, el camino continua por una vereda por la terraza fluvial del río Lozoya, que siempre quedará a la derecha. Este camino horizontal es una explanación al ir sobre la antigua canalización de Navarejos. Al otro lado del río se observan varias praderas. Poco más adelante, y para salvar una barranquera, el camino se aparta hacia la izquierda del río, pero enseguida se llega otra vez a la orilla, aunque un poco más elevado que el cauce.

Tras llegar a la altura del arroyo Reduvia, que baja por la otra orilla, el río comienza entonces su forma meandriforme, adaptándose y encajándose en las fracturas del terreno, que ha dejado de ser calizo para convertirse en pizarroso.
La vegetación que acompaña al río es de un verdadero bosque galería, con alisos, sauces y chopos. La pista se adentra en un espeso soto (media hora) y se transforma en un sendero en medio de los árboles. Tras pasar el soto, se toma la pista de servicio del Canal de Isabel II a la derecha y se continua paralelo al río. Hacia la izquierda, la pista asciende hasta la casa de La Tejera y la carretera que lleva a El Atazar.

Se rebasan dos meandros muy pronunciados y se observa en la otra orilla la forma que adquiere el terreno de valle seco, es un antiguo meandro del Lozoya, que en su divagar ha abandonado y ha dejado el cauce seco (1 hora de camino).

La pista acaba en la presa de La Parra  (2 horas y 7 km). Su construcción data de 1903. Un poco más allá se encuentra la mole de la presa de El Atazar, con su murallón de más de 130 metros de altura. La vuelta se efectúa por el mismo camino.

Cartografía

1/50.000, hoja 485 del I.G.N. Valdepeñas de la Sierra.

Fecha Actualizacion : 01/02/2005

  • Logotipo Web Accessibility Initiative
  • | Copyright © Comunidad de Madrid.
Dirección General de Juventud y Deporte. Comunidad de Madrid. C/ Recoletos, 1 esquina Paseo de Recoletos, 14. 28001 Madrid. Tel. 901 510 610