Portal de Salud de la Comunidad de Madrid

Saltar Navegación

Sábado, 16 de diciembre de 2017

...los anisakis son unos gusanos que se encuentran en los peces y que se pueden transmitir al hombre

pescado y anisakis
La congelación del pescado que se vaya a consumir crudo o poco cocinado es la mejor manera de prevenir su aparición, que causa problemas abdominales y de alergia.
En los últimos años ha aumentado la incidencia en todo el mundo de los problemas que causa una larva de un nemátodo (gusano) que se encuentra en el intestino y en los músculos de los peces: el anisakis. Cuando comemos un pescado crudo o insuficientemente cocinado, la larva del gusano también se introduce viva en nuestro organismo; cuando llega al tubo digestivo se fija a sus paredes y comienza a darnos problemas. Esa larva, pese a todo, nunca llegará a convertirse en un gusano en nuestro organismo.

Los síntomas de que hemos ingerido anisakis cambian según el punto del tubo digestivo al que se fije la larva. Si es en el estómago, causará dolor abdominal y en ocasiones náuseas y vómitos. Si está en el intestino pude causar además diarreas o alterar el ritmo intestinal. También puede dar síntomas alérgicos, como urticaria, inflamación profunda de la piel o incluso síntomas más graves de tipo respiratorio. En ocasiones, los dos tipos de síntomas aparecen de forma conjunta. Si has tenido este tipo de síntomas, acude a tu médico para comprobar qué los ha causado. Si es anisakis, él te dirá cómo abordar la infección. 

Se han encontrado anisakis en muchos de los pescados que comemos de forma habitual, tanto azules como blancos: arenque, sardina, boquerón, bacalao, merluza, abadejo, rape, bonito, caballa, bacaladilla, besugo, calamar, etc., pero es fácil prevenir su aparición.

Hay que procurar comprar los pescados de tamaño mediano o grande sin vísceras y, si no es posible, limpiarlos enseguida en casa, lavando bien la cavidad abdominal. A continuación, tenemos que asegurarnos de llevar a cabo un tratamiento térmico, cocción, horneado o fritura, completo; como regla general alcanzar los 60º durante 1 minuto como mínimo.. 

Por último y muy importante, todo pescado que vaya a ser consumido crudo o insuficientemente cocinado, es decir, mediante preparaciones culinarias caseras tales como el marinado, salado, en vinagre, escabechado o ahumado, debe ser congelado previamente, bien con una temperatura de -20º centígrados durante un período de 24 horas, o bien con una temperatura de -35º centígrados durante un período mínimo de 15 horas.

Los consumidores no usamos normalmente sistemas rápidos de congelación, sino equipos domésticos, y la extrapolación de los tiempos y temperaturas debe tener en cuenta la capacidad de congelación de dichos equipos. Así, por ejemplo, en un frigorífico de tres o cuatro estrellas que alcance temperaturas de -18º C o -24º C respectivamente, se recomienda una congelación durante al menos 48 horas.

Más información  >>
 

 

 

Copyright © Comunidad de Madrid.