Hospital Ramon Cajal

Hospital Ramón y Cajal
Lunes, 28 de julio de 2014 Identidad Gráfica

Secciones principales


Asistencia


Cirugía Cardiaca Infantíl


LA CARDIOPATÍA CONGÉNITA NO TIENE EDAD
 El Servicio trata las cardiopatías congénitas, los problemas derivados de la estructura y función cardiaca de un desarrollo anormal del corazón antes del nacimiento. Los tipos más frecuentes de cardiopatías congénitas son: comunicación interventricular e interauricular, tetralogía de Fallot, ductus arterioso persistente, estenosis pulmonar y aórtica, transposición de grandes vasos y coartación de aorta. 


El Servicio de Cirugía Cardiaco Infantil se constituyó en el año 1977, bajo la dirección del Dr. José María Brito. Desde sus orígenes se concibió como una unidad funcional, aunque independiente, junto con el Servicio de Cardiología Pediátrica y la Sección de Anestesia-Reanimación. De esta manera comparten tareas asistenciales y protocolos comunes de actuación en cuanto al diagnóstico, tratamiento médico quirúrgico y control evolutivo de las cardiopatías congénitas. El espíritu de colaboración inicial ha pervivido durante treinta años y  se ha ampliado a  las cardiopatías congénitas en la adolescencia y la edad adulta, secuelas en su mayoría de procedimientos paliativos o reparadores realizados en la infancia y la niñez. Teniendo en cuenta esta estructura el Servicio podría denominarse Cirugía de las Cardiopatías Congénitas, debido al aumento del número de adultos intervenidos y control de todos los enfermos operados sin límite de edad.

 

Cirugía Cardiaco Infantil está estructurado en distintas áreas: Hospitalización (24 camas médicas y quirúrgicas), dos Quirófanos Cuidados Intensivos y Consultas Externas. El equipo humano está compuesto por 4 cirujanos, 12 enfermeras en quirófano, 22 enfermeras en UVI y 12 auxiliares, y otras 12 enfermeras en planta y 11 auxiliares. El servicio ha realizado ya más de 10.000 intervenciones quirúrgicas congénitas primarias. 

 

Los pacientes proceden de todas las regiones españolas y niños de otros países con cardiopatías complejas, animados por el prestigio internacional del servicio. Las intervenciones con técnicas cerradas y las que requieren circulación extracorpórea se reparten por igual. Además, la corrección temprana ha ido aumentando progresivamente en detrimento de los procedimientos paliativos. Su gran experiencia en la corrección de la tetralogía de Fallot, coartación aórtica y transposición de los grandes vasos colocan al Servicio de Cirugía Cardiaca Infantil del Hospital Universitario Ramón y Cajal entre los primeros de Europa. También ha logrado excelentes resultados en cardiopatías de compleja resolución, como el corazón univentricular y las atresias tricúspide y pulmonar.También ha aumentado la colocación del número de marcapasos y desfibriladores en adolescentes y adultos, así como la colaboración con la Unidad de Oncología Pediátrica.

 

En el área docente, el Servicio también tiene gran prestigio y reconocimiento nacional e internacional. Muchos de los residentes que se han formado en el Centro Sanitario son actualmente influyentes cirujanos en otros hospitales o países.

 

La apertura de centros en otras comunidades autónomas con excelentes servicios de Cirugía Cardiaco Infantil ha reducido los niveles de actividad del servicio. Sin embargo el Hospital Universitario Ramón y Cajal siempre ha sido un centro de referencia nacional e internacional, donde se intervenía una tercera parte de las cardiopatías congénitas de España. 

 

La diferencia de operar a niños


Tratar una malformación congénita que aparece en edades tempranas es más complejo que operar patologías añadidas propias de adultos, como alteraciones de las válvulas no congénitas que se estropean o coronarias que se obstruyen. Mientras, las malformaciones congénitas aparecen cuando el corazón del bebé está formándose y sus variaciones son casi infinitas porque las estructuras varían de una congénita a otra y cada operación requiere una preparación específica. Seis de cada 10.000 mil nacidos tienen cardiopatías congénitas y el 90 por ciento son niños, pero no hay que olvidar el 10 por ciento restante: adultos con alteraciones anatómicas muy raras que se llevan desde el Servicio de Cirugía Cardiaco Infantil, porque los cirujanos cardiacos no están acostumbrados a tratarlas. Por ello, una de las reivindicaciones del Servicia es cambiar la denominación actual de Cirugía Infantil por Cardiopatía Congénita.

 

Cirugía en bebés y lactantes


La cirugía para cardiopatías congénitas ha experimentado cambios muy rápidos en los últimos años, sobre todo en lo que se refiere a la menor mortalidad de los pacientes, gracias a un mejor diagnóstico y a las nuevas técnicas quirúrgicas. Asimismo, ha sido determinante la progresiva intervención en pacientes muy jóvenes, incluso recién nacidos  o lactantes.

 

En este sentido, hasta la década de los 60 no se realizaban operaciones a corazón abierto a pacientes menores de cinco años, porque era inviable tecnológicamente y la alta mortandad lo desaconsejaba. A partir de 1960 empezó a ser normal, aunque extraordinariamente complejo, operar a un niño con 24 horas de vida, prematuro o con 700 gramos de peso. El mérito es compartido entre las técnicas quirúrgicas y extracorpóreas (una de las máquinas trabaja como un corazón y pulmón mientras los cirujanos operan),  la enfermería, etc. Se trata de una cirugía muy especializada, donde la preparación del personal es determinante, lo que requiere una formación constante para adaptarse a las innovaciones tecnológicas.

 

Programa de Hospitalización Madre-Hijo


Numerosos estudios han demostrado que la recuperación de recién nacidos o niños pequeños es mejor y más rápida cuando se encuentra al lado de su madre y bajo la supervisión del equipo de profesionales que realiza su seguimiento diario. El contacto directo no sólo favorece la relación madre e hijo, sino que también permite iniciar o continuar con la lactancia materna. Por todo ello, el Servicio desarrolla con gran éxito el programa de Hospitalización Madre-Hijo, que permite a las madres pernoctar junto a su hijo, mayor de un año, y que incluye las comidas. En el caso de los bebés, aunque la madre no puede quedarse a dormir sí puede pasar con su hijo el resto del tiempo (la manutención está incluida). En ocasiones, la comunidad autónoma de la que procede la familia sufraga gran parte del gasto durante los días en los que el bebé se encuentre ingresado.

 

El Servicio Cirugía Cardiaca Infantil se encuentra ubicado en la planta 2ª Zona Izquierda. Cuenta con áreas de consulta, zona de quirófano y UVI y habitaciones de hospitalización. Teléfono Secretaría de Consultas: 91-336-86-58 / 91-336-86-57


Copyright © Comunidad de Madrid.