Madrid Puerta de Europa

logo de la comunidad de madrid noticias

LA UNIÓN EUROPEA > Novedades europeas > Lo último en Europa

Novedades europeas

Lo último en Europa

Apuesta por las energías renovables

18/6/2018. La pasada semana se llegó a un acuerdo entre la Comisión Europea, los gobiernos de los países miembros y el Parlamento Europeo, para que en el año 2030, casi un tercio de la energía que consuma la UE, provenga de fuentes renovables. El acuerdo, que es vinculante, añade una claúsula de revisión en el año 2023, para ver si ese objetivo puede incluso elevarse.
Mientras el Parlamento era más exigente y hubiera querido llegar al 35% de usos de energías renovables, los gobiernos se quedaban en un 27%, con lo que la cifra acordada se mantiene en un punto intermedio. También hubo oscilaciones en el seno de los gobiernos, pues algunos empujaban hacia arriba y otros hacia abajo. Entre los países que apostaban por elevar el porcentaje de energías renovables estaba España e Italia, entre los que preferían ir más despacio, Alemania, que con el compromiso de cerrar sus centrales naturales tiene todavía una gran dependencia del carbón y el gas.
Sin embargo, el objetivo marcado no vincula a los países a alcanzar esa cifra, pues el 32% se refiere al total del consumo de la UE. Lo que sí hará es obligar, de alguna manera, a modificar los usos energéticos de todos los países para poder llegar al punto acordado.
Otro objetivo que se pretende alcanzar es abaratar los costes energéticos. La energía renovable es más barata porque no requiere del procesamiento tan elaborado que tienen las fuentes de energía tradicionales. Por otro lado, se tratarán de suprimir las trabas fiscales para los pequeños productores, de manera que se fomente el uso de estas energías. El acuerdo también pretende limitar el uso del aceite de palma como biocombustible; el problema del aceite de palma proviene sobre todo del uso masivo y extensivo de bosques vírgenes para su cultivo.
El objetivo que se pretende conseguir con el acuerdo, es cumplir con el Acuerdo de París, el compromiso mundial que pretende mitigar los efectos del cambio climático.

La unidad europea se resquebraja ante el problema de los refugiados

14/6/2018. La noticia del barco “Aquarius”, un barco de salvamento con más de 600 inmigrantes subsaharianos en su interior, navegando en el Mediterráneo sin un rumbo fijo después de que Italia no le permitiera atracar en sus puertos, ha desatado una crisis en el seno de la Unión Europea que se venía gestando desde hacía tiempo.
El ministro del interior italiano, Matteo Salvini, de la Liga Norte, se ha estrenado en el ministerio con una decisión coherente con su programa político antiinmigración, pero nada coherente con el programa unitario y solidario que pretendidamente quiere ser la Unión Europea.
La crisis del barco “Aquarius” finalmente resuelta por la aceptación española de acoger a los refugiados, ha creado una gran tensión entre Italia y el presidente francés Macron, quién afeó la postura del gobierno italiano, tildándola de “vomitiva”. La tensión entre ambos países está servida.
Pero el ministro italiano, ha aprovechado la situación creada por el barco, para hacer campaña sobre la cuestión migratoria en Europa. Ayer en el Senado italiano, Salvini ha abogado por que se cree una nueva política migratoria para la UE, y parece contar con el apoyo del primer ministro austríaco y el ministro del Interior alemán, Horst Seehofer, quien también había criticado anteriormente la política de refugio defendida por la canciller Angela Merkel.
Que otros países, como el llamado grupo de Visegrado (Hungría, Polonia, Eslovaquia y república Checa), se apunten a ese eje antinmigración, una vez que han mostrado repetidamente el rechazo a la migración, es fácil de imaginar.
La tensión pues está en el aire y habrá que ver cómo se manifiesta en la cumbre que los días 28 y 29 de junio reunirá al Consejo Europeo, es decir a todos los líderes de los países miembros. En la agenda, entre otras cosas, la reforma de la zona euro y el tema de la inmigración ilegal.

Una nueva técnica pretende reducir la contaminación producida por la industria textil

11/6/2018. Aunque aparentemente la industria textil no parezca ser un problema medioambiental, lo es y mucho. De hecho es la segunda más contaminante del planeta.
Ir a la moda se ha convertido en una tendencia imperante en todo el mundo y grandes firmas fabrican una moda bastante asequible para que pueda renovarse con cierta frecuencia (lo que viene llamándose “fast mode”). La sustitución de ropa provoca que toneladas de ella usada se acumule sin saber muy bien qué hacer con ella. Y el problema no radica solamente en lo que representan los tejidos en desuso, que también porque muchas fibras sintéticas no son degradables, sino por la cantidad de químicos que se usan en tintes, en sustancias que prevengan el mal olor, decolorantes para los vaqueros, etc.  Además de esos químicos, la cantidad de agua que se usa en su fabricación es enorme. Y si el algodón, que es la fibra más utilizada, sí es biodegradable, resulta que en su cultivo se usan cantidades ingentes de plaguicidas.
Pata tratar de limitar este problema, un proyecto financiado con fondos europeos WEAR (Wearable technologists Engage with Artists for Responsible innovation) ha diseñado unas prendas básicas (vaqueros, camisas y cazadoras) realizados con materiales que son completamente biodegradables. Inicialmente ha sido la marca de ropa Sabinna, la que ha iniciado esta tendencia. Algodón y rayón, los materiales utilizados para crear estas prendas, son tratados en procesos químicos sencillos, no tóxicos, que permiten que tras su uso, se conviertan en fibras de celulosa que puede ser reutilizado como bolsas de papel, cartón o incluso madera.
Los principios en que se ha basado esta nueva técnica, es la de la economía circular, basado en el reciclaje. De esta forma la ropa ya gastada no acabará en la basura, sino que podrá reutilizarse en otra forma.
Los procesos usados con las fibras textiles de este modo, apenas tiene un impacto ambiental, pues en algunos casos ni siquiera se necesitan sustancias químicas.

La Comisión propone invertir 9200 millones en el primer programa digital

7/6/2018. Para el próximo presupuesto europeo que se extenderá entre 2021 a 2027, la Comisión Europea ha propuesto la inversión de 9200 millones de euros en el primer programa digital que la UE va a aplicar.
La adaptación del Mercado Único a la era digital es uno de los objetivos de la Comisión Europea, por cuanto entiende que se trata de una apuesta por el futuro cada vez más próximo. Para que la Unión Europea pueda competir a nivel internacional, hay que invertir y financiar de manera ambiciosa en el programa Europa Digital, de manera que se creen unas capacidades fundamentales en lo referente a la informática de alto rendimiento, la inteligencia artificial, la ciberseguridad y las cibercompetencias avanzadas, así como a la generalización de su uso y accesibilidad en toda la economía y la sociedad, tanto para las empresas como para el sector público.
De forma concreta, la propuesta de la Comisión se centra en cinco puntos:
1. Superordenadores. A ellos se dedicarían 2700 millones. Consiste en reforzar la supercomputación y el procedimiento de datos en Europa, lo que puede facilitar muchos de los ámbitos de la sociedad: desde la atención sanitaria, las energías renovables, la ciberseguridad, etc
2. Inteligencia artificial. Se prevé una inversión de 2450 millones de manera que se pueda sacar el mejor partido al desarrollo de la inteligencia artificial y todo el potencial socioeconómico que puede representar su desarrollo
3. Ciberseguridad y confianza. Se van a invertir 2000 millones en ciberseguridad y ciberdefensa de manera que se garanticen la economía digital, la sociedad y la democracia dentro de la UE.
4. Cibercompetencias. Se van a ivertir 700 millones en el desarrollo de competencias digitales para la ciudadanía europea a través de cursos de formación  y periodos de prácticas
5. Generalización del uso de tecnologías digitales en todos los sectores de la economía y la sociedad. Para ello se destinarán 1300 millones para garantizar la transformación digital de administración y servicios públicos, de manera que puedan operar entre ellas, así como facilitar el acceso a tecnologías y conocimientos especializados para todas las empresas, en particular las pymes

La Unión Europea denuncia a EEUU y China ante la Organización Mundial del Comercio

4/6/2018. Las medidas tomadas por Donald Trump para poner aranceles al acero (de un 25%) y al aluminio (un 10%) de varios países, entre ellos los de la UE, así como la amenaza de hacerlo también con los vehículos procedentes de la UE, está creando una sensación de guerra comercial preocupante para la economía mundial. Las medidas aislacionistas que el presidente norteamericano está imponiendo, además de preocupar al comercio internacional, tiene consecuencias especialmente graves tanto en la Unión Europea, como en China o los vecinos México y Canadá.
La Unión Europea va a interponer una denuncia ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) contra Estados Unidos por estos aranceles, pero la denuncia se va a extender también a China, por una normativa en la que obliga a las empresas radicadas en ese país a ceder derechos de uso de su tecnología a entidades chinas. La Unión Europea alega que la Organización Mundial, obliga a que las empresas extranjeras sean tratadas de igual manera que las empresas nacionales.
Presentada la denuncia, se abrirá un periodo de sesenta días en que se tratará de encontrar una solución entre las partes. Si el acuerdo no se alcanza, la UE podría pedir a la Organización una resolución emitida por expertos, y que el país denunciado puede bloquear por una única vez. De no encontrarse una solución, la Organización puede iniciar la autorización de concesiones a la importación de productos. La Comisión Europea ya advirtió a Estados Unidos que empezaría a poner en su lista, cosas tan genuinamente americanas como los pantalones vaqueros, el bourbon, las motos Harley Davidson, etc.
La Comisaria de Comercio, Cecilia Malmström, manifestó el viernes que la doble denuncia ante la Organización Mundial del Comercio demuestra que la UE no elige ningún bando, sino que defiende un sistema multilateral de comercio basado en unas reglas establecidas.

España podría recibir un 5% más de los Fondos de Cohesión Europeos

1/6/2018. La Comisión Europea ha hecha una propuesta presupuestaria para el periodo 2021-2027 que podría suponer para España un aumento de un 5% en la percepción de los Fondos de Cohesión. Estos Fondos son ayudas de la Unión Europea con la finalidad de financiar infraestructuras de transporte, proyectos de educación, salud y medio ambiente en los países miembros.
Esta novedad se debe a los ajustes presupuestarios derivados como consecuencia del “brexit”. Paradójicamente, en su conjunto, los Fondos de Cohesión van a sufrir un recorte, precisamente del 5%, debido al abandono de la Unión Europea por parte de Gran Bretaña, cifra que otros cálculos duplican, es decir que el “brexit” puede suponer un recorte del 10 % de los Fondos.
Pero es que la propuesta de presupuesto parece querer favorecer a los países del sur de Europa frente a los del este. Grecia, Italia, España y Portugal, que padecieron gravemente la crisis económica y algunos de ellos, han sufrido y sufren las oleadas migratorias mediterráneas, recibirán un porcentaje mayor en los fondos de cohesión que en el anterior presupuesto.
Sin embargo, Polonia, Hungría, República Checa, Estonia y Lituania sufrirán una disminución en sus porcentajes de Fondos. La justificación para esta reducción, según versión de la Comisión, es que los Fondos otorgados a estos países, que en presupuestos anteriores recibieron porcentajes bastante altos, ya han cumplido parte de la misión de mejorar los niveles de desarrollo de estos países para situarlos en la media europea.
La forma en que se van a repartir ahora los Fondos supone también una novedad. Si hasta ahora se tenía en cuenta básicamente el producto Interior Bruto (PIB) distribuido entre los habitantes de un país, ahora se van a tener en cuenta otros elementos como la situación industrial de una región, el paro, especialmente el desempleo juvenil, la inmigración, etc.
A pesar de que Polonia va a seguir siendo el país que más porcentaje de los Fondos recibirá, éste va a disminuir en un 24% respecto al anterior presupuesto. Naturalmente este hecho no va a ser fácilmente aceptado por los representantes polacos, ni por los de los países del este perjudicados. Parece que el desafío que algunos de estos países hicieron a Bruselas en materia migratoria o de derechos civiles, les va a pasar factura.
El presupuesto todavía tiene que ser acordado por los países miembros, así como por el Parlamento Europeo, lo que augura unas negociaciones complicadas.

La Comisión Europea compara los sistemas judiciales en la Unión Europea

29/5/2018. La Comisión Europea publicó ayer un cuadro de indicadores de la Justicia Europea y que permite la comparación de cómo es la Justicia en los diferentes países de la UE.
La Unión Europea, como cualquier sistema democrático, fundamenta la vigencia del estado de derecho y de la democracia, en el mantenimiento de un sistema judicial eficaz, de calidad e independiente. El cuadro comparativo publicado ayer, trata de ayudar a los estados miembros a mejorar la eficacia de esos sistemas judiciales.
La Comisaria de Justicia de la UE, manifestó: “El cuadro de indicadores de la justicia en la UE de 2018 llega en un momento en el que el respeto del Estado de Derecho es una prioridad para la UE. Sin Estado de Derecho, la democracia, los derechos civiles y la buena gestión financiera de los fondos de la UE están en peligro. Mediante el cuadro de indicadores fomentamos las buenas reformas judiciales y damos ejemplos de ellas. Lo básico en cualquier reforma de este tipo es que no hay Estado de Derecho sin unas normas europeas rigurosas en materia de independencia del poder judicial. El nuevo cuadro de indicadores examina los principales indicadores y ayudará a los Estados miembros a aplicar esas normas”.
Los resultados para poder hacer la comparación han obtenido basados en numerosos datos: número de casos por resolver (según sean civiles, administrativos, comerciales, etc), tiempo empleado en producir las sentencias, los medios electrónicos para facilitar la comunicación de las partes, el número de personas que trabajan en la justicia, la accesibilidad de los ciudadanos y su coste, etc
Por otra parte, el informe añade la percepción que tienen los ciudadanos acerca de la independencia de los jueces, y que puede verse afectada tanto por las presiones políticas, como por las posibles presiones de lobbies, empresas, etc, Se evalúa también el proceso de nombramiento de jueces.
El informe comparativo concluye mostrando la determinación de la mayor parte de los estados miembros en mejorar sus sistemas judiciales aunque aún queda mucho camino por recorrer en algunos de ellos, en especial, en aquellos que han pretendido reformas que se salen del marco democrático europeo. Por tanto, la Comisión se propone asegurar que cualquier reforma judicial hecha en alguno de los países miembros, se ajuste al marco institucional de independencia judicial que sostiene la justicia europea.