Portal de Salud de la Comunidad de Madrid

Saltar Navegación

Lunes, 18 de junio de 2018

Lucha contra el estigma y la discriminación

Imprimir

Lucha contra el estigma y la discriminación de las personas con enfermedad mental

Declaración de Madrid contra el estigma y la discriminación de las personas con enfermedad mental 

En la Comunidad de Madrid, conscientes del alcance de los problemas y barreras que genera el fenómeno del estigma, las Consejerías de Sanidad y Políticas Sociales y Familia están coordinadas trabajando conjuntamente con el movimiento asociativo de pacientes y familiares de Salud, para, entre todos, erradicar la imagen social negativa y la discriminación que sufren las personas con enfermedad mental.

Para contribuir a lograr este objetivo, la Comunidad de Madrid ha constituido la Mesa Institucional de Lucha contra el Estigma asociado a las personas con enfermedad mental, de acuerdo con la Declaración de Madrid contra el estigma y la discriminación de las personas con enfermedad mental.


Descargar el documento de la Declaración de Madrid contra el estigma y la discriminación de las personas con enfermedad mental >


ANTE EL ESTIGMA

Una de las prioridades recogidas en el Plan Estratégico de Salud Mental 2010-2014 de la Comunidad de Madrid es la lucha contra el estigma y la discriminación asociado a personas con trastorno mental. A pesar de todos los esfuerzos realizados para erradicar el estigma, éste aún sigue teniendo efectos negativos sobre las personas diagnosticadas de algún problema mental, en general relacionados con la supuesta peligrosidad e incurabilidad de las personas afectadas de estas enfermedades.

El estigma representa una de las barreras más relevantes para la atención y la integración social de las personas afectadas por una enfermedad mental. Implicando un sufrimiento adicional a la enfermedad tanto para el paciente como su familia.

El estigma hace referencia a las actitudes y creencias que llevan a las personas a rechazar, evitar o temer a quienes perciben como diferentes. Atributo que es profundamente devaluador, el cual degrada y rebaja a la persona portadora de mismo. Goffman (1963)

Las consecuencias negativas del estigma pueden a veces ser mas nocivas que los síntomas mismos de la enfermedad.

El estigma puede evidenciarse de múltiples maneras:

  • El estigma público: actitudes y sentimientos que muchas personas en general expresan hacia los individuos y familias que viven con trastornos de salud mental.
  • El autoestigma: cuando las personas hacen suyas las imágenes irrespetuosas que transmite continuamente la sociedad, una comunidad o un grupo de iguales.
  • El estigma institucional: actitudes y comportamientos negativos sobre las personas que padece una enfermedad mental, incluyendo problemas sociales, emocionales y de conducta incorporados a las políticas, prácticas y culturas de organizaciones y sistemas sociales, como la educación, empleo y atención de la salud.

Con respecto al estigma institucional, la Comisión Consultiva de Cuidados de Enfermería de la Oficina Regional de Salud Mental ha promovido el lema CUIDAR SIN MIEDO, con el objetivo de:

  1. Sensibilizar a los profesionales sanitarios sobre el estigma y la discriminación asociados a la enfermedad mental
  2. Identificar y tratar a la persona con enfermedad mental como cualquier otro paciente, normalizando su integración y sus cuidados tanto en el ámbito de la atención primaria como atención especializada
  3. Proporcionar herramientas para neutralizar la posible ansiedad que puedan generar los estereotipos relacionados con la enfermedad mental al personal sanitario y en particular a la Enfermería

DECALOGO DE BUENAS PRÁCTICAS “CUIDAR SIN MIEDO”

 

1 ACTITUD DE APERTURA/ CREER.     
Estar abierto a una relación terapéutica con una predisposición positiva de éxito. Actitud comprensiva y tolerante, aceptación de diferentes formas de comportamiento. “Creer en las capacidades del ser humano para salir adelante”.

 

2. SALUDAR Y PRESENTARNOS. 
Iniciar un acercamiento dándose a conocer mutuamente. Dejar que nos conozcan, que sepan que estamos ahí proporciona confianza y seguridad.

 

3-ESCUCHAR.
Herramienta en el cuidado que ayuda a la comunicación, demostrando el entendimiento de la persona con enfermedad mental y mostrando interés por la persona que habla.

 

4-RESPETAR.
Evitar etiquetas negativas y apelativos peyorativos es básico para promover el respeto en el ámbito hospitalario. Tratar con dignidad y equidad. 

 

5-EMPATIZAR. 
Reconocer, comprender y aceptar los sentimientos de la personas con enfermedad mental. Ayuda al profesional a construir y reforzar la alianza terapéutica.  

  

6-DIALOGAR/ INFORMAR. 
Conversar de manera asertiva, declarando la verdad sin engaños. Orientar sobre su proceso de enfermedad, explicar los procedimientos y tratamiento con claridad. La desinformación genera inseguridad y desconfianza. Hacerle partícipe de las decisiones sobre su tratamiento.

  

7. AYUDAR.
El profesional sanitario es la figura mediadora y de apoyo para conseguir aliviar y solucionar un problema de salud. Proporcionar esperanza en cuanto a la normalización de la vida de la persona con enfermedad mental. 

 

8-COORDINAR.  
Utilizar todos los recursos sanitarios y sociales necesarios para garantizar una atención integral a la persona con enfermedad mental como centro del sistema y asegurar la continuidad de cuidados.

 

9- INTEGRAR.
Superar prejuicios y creencias erróneas con respecto a la persona con enfermedad mental en el ámbito sanitario. Equidad asistencial en igualdad de condiciones tanto en la salud física como mental. Integración en los circuitos de salud. Neutralizar el miedo de los profesionales sanitarios.

 

10-PERMANECER.
Estar presente en los momentos de necesidad acompañando y proporcionando sentimientos de seguridad. Continuar al lado.
  
  

Área de descargas Declaración de Madrid contra el estigma y la discriminación de las personas con enfermedad mental (11 de Enero de 2010)
descargar pdf (30  kb)

Copyright © Comunidad de Madrid.