Servicio Madrileño de SaludConsejería de Sanidad

Neumología

Miércoles, 18 de julio de 2018
Estás en

Recomendaciones para el Invierno


Recomendaciones en invierno

Las infecciones respiratorias son parte del ciclo que se repite cada año, junto a la caída de las hojas o la llegada de la Navidad. Cada llegada del otoño es difícil escapar de las redes de un resfriado, por lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha desarrollado una serie de consejos para evitar estos cuadros, que al contrario de lo que se pueda pensar, el frío no es la principal causa de contagio, ya que múltiples estudios han demostrado que el principal motivo de la rápida y gran propagación es debido al contacto directo, como puede ser por las gotas de un estornudo, o a través de las manos, al tocar zonas comunes en el trabajo ó en transportes públicos, por lo que resulta muy difícil aislarse completamente de cualquier posibilidad de contagio.

Con todo esto, debemos seguir los siguientes consejos para poder mantener a raya los resfriados este año:

- Lavarse las manos, puede llegar a reducir el contagio en un 45%. Los resfriados y la gripe se contagian por contacto directo. Y no vale con mojarse simplemente las manos y secárselas rápidamente, sino que hay que frotarlas bien, con jabón, y al menos durante 20 segundos.
- No tocarse la cara. Los ojos, la nariz y la boca son las zonas del cuerpo más sensibles para la entrada de organismos perniciosos.
- No estornudar  en las manos. La reacción más habitual es la de taparse la boca con las manos cuando estornudamos, pero es la mejor manera de propagar nuestras bacterias y contribuir al contagio de cualquiera que vaya a estrechar nuestras manos. Es preferible estornudar en nuestras mangas, o aún mejor, en un clínex.
- No fumar. Los fumadores tienen más posibilidades de padecer resfriado o la gripe, como señalan las estadísticas, así como de agravar sus síntomas a través de la inflamación de la garganta.
- Los antibióticos no son la solución. Aunque jamás deberíamos automedicarnos bajo ninguna circunstancia, tenemos que recordar que los antibióticos acaban con las bacterias y no con los virus.
- Vacunarse contra la gripe para reducir las probabilidades de contraer la enfermedad. La vacuna contra la gripe no es siempre el 100 por ciento eficaz, pero está diseñada para evitar las cepas de gripe más común en cada temporada.

¿Quién se debe vacunar frente a la gripe?

La vacunación se recomienda fundamentalmente para las personas con alto riesgo de sufrir complicaciones en caso de padecer la gripe y para las personas en contacto con estos grupos de alto riesgo ya que pueden transmitírsela. Así, los grupos de población en los que se recomienda la vacunación antigripal, según recomendaciones aprobadas por la Comisión Nacional de Salud Pública, son las siguientes:

Boton azul con flecha 1.Personas de edad mayor o igual a 65 años. Con especial énfasis en aquellas personas que conviven en instituciones.

Boton azul con flecha 2. Personas menores de 65 años que presentan un alto riesgo de complicaciones derivadas de la gripe:
• Niños/as (mayores de 6 meses) y adultos con enfermedades crónicas cardiovasculares (excluyendo hipertensión arterial aislada) o pulmonares, incluyendo displasia bronco-pulmonar, fibrosis quística y asma.
• Niños/as (mayores de 6 meses) y adultos con:
o Enfermedades metabólicas, incluida diabetes mellitus.
o Obesidad mórbida (índice de masa corporal ≥ 40 en adultos)
o Insuficiencia renal.
o Hemoglobinopatías y anemias.
o Asplenia.
o Enfermedad hepática crónica.
o Enfermedades neuromusculares graves.
o Inmunosupresión, incluida la originada por la infección de VIH o por fármacos o en los receptores de trasplantes.
o Implante coclear o en espera del mismo.
o Trastornos y enfermedades que conllevan disfunción cognitiva: síndrome de Down, demencias y otras.
• Residentes en instituciones cerradas, de cualquier edad a partir de 6 meses, que padezcan procesos crónicos.
• Niños/as y adolescentes, de 6 meses a 18 años, que reciben tratamiento prolongado con ácido acetil salicílico, por la posibilidad de desarrollar un síndrome de Reye tras la gripe.
• Mujeres embarazadas en cualquier trimestre de gestación.

Boton azul con flecha 3. Personas que pueden transmitir la gripe a aquellas que tienen un alto riesgo de presentar complicaciones:
• Trabajadores de los centros sanitarios, tanto de atención primaria como especializada y hospitalaria; pública y privada. Se hará especial énfasis en aquellos profesionales que atienden a pacientes de algunos de los grupos de alto riesgo anteriormente descritos.
• Personas que por su ocupación trabajan en instituciones geriátricas o en centros de atención a enfermos crónicos, especialmente los que tengan contacto continuo con personas vulnerables.
• Personas que proporcionen cuidados domiciliarios a pacientes de alto riesgo o ancianos.
• Personas que conviven en el hogar, incluidos niños/as, con otras que pertenecen a algunos de los grupos de alto riesgo, por su condición clínica especial (citados en el punto 2).

Boton azul con flecha 4. Otros grupos en los que se recomienda la vacunación:
• Personas que trabajan en servicios públicos esenciales, con especial énfasis en los siguientes subgrupos:
o Fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, con dependencia nacional, autonómica o local.
o Bomberos
o Servicios de protección civil.
o Personas que trabajan en los servicios de emergencia sanitarias.
o Trabajadores de instituciones penitenciarias y de otros centros de internamiento por resolución judicial.