Portal de Salud de la Comunidad de Madrid

Saltar Navegación

Martes, 21 de octubre de 2014

Sexualidad responsable

Imprimir

Sexualidad responsable

Sexualidad responsable

Es la sexualidad que practica un joven o adolescente que ha desarrollado una autonomía personal que le ha llevado a convertirse en una persona responsable y de esta forma, ha reflexionado sobre sus prácticas, sobre la posibilidad de que éstas conlleven riesgos, si no toma las medidas de precaución oportunas, y también de que estos riesgos puedan afectar a terceras personas. De esta forma vive su sexualidad de una manera responsable.
 

¿Qué claves hay para ofrecer una educación sexual responsable?

Claves de la educación sexual: educar a las personas para que vivan su sexualidad de forma saludable: aprender a conocerse, aceptarse y disfrutar. Respeto a los demás. La sociedad en que vivimos es una sociedad plural, en la que precisamente, la función de los poderes públicos es conciliar distintas sensibilidades en el marco de los principios establecidos por la Constitución, instrumentando las soluciones a través de leyes y obligándose a aplicarlas, adoptando cuantas medidas sean necesarias y aportando los medios requeridos para que sean efectivas. En estas circunstancias es especialmente relevante ocuparse de la situación de los menores, como personas en período de formación y como ciudadanos constructores del futuro que son.

¿Informar sobre sexualidad induce a los jóvenes a iniciarse precozmente en las prácticas sexuales?

Informar sobre la sexualidad no sólo no induce a la práctica sexual (como está reconocido por la propia Organización Mundial de la Salud, la educación sexual no fomenta la precocidad de las relaciones ni la promiscuidad) sino que potencia la reflexión y el análisis anticipatorio, lo que evita el predominio de la acción irreflexiva sobre el pensamiento lógico.

¿A qué edad se inician los jóvenes madrileños en el sexo?

Según los datos recogidos el año 2.005 por el Sistema de Vigilancia de Factores de Riesgo de Enfermedades No Transmisibles de la Comunidad de Madrid (SIVFRENT-J) que monitoriza los hábitos y conductas relacionadas con la salud en los jóvenes de 15 y 16 años, el 28,0% de los jóvenes ha tenido a esta edad (15 - 16 años) alguna vez relaciones sexuales con penetración. Esta proporción es ligeramente superior en los chicos (28,8%) que en las chicas (27,2%), así como en los jóvenes de 16 años (29,8%) frente a los de 15 años (16,0%). Un 90,4% utilizaron el preservativo durante su última relación sexual. Un 8,4% no utilizaron métodos anticonceptivos eficaces durante la última relación sexual (ningún método, marcha atrás o no sabe con seguridad). La estimación de este indicador en el año 2005 es la más baja de toda la serie (1996 - 2005)

Medidas preventivas. Métodos anticonceptivos.

No existe un método perfecto, pero sí existen muchos, lo suficientemente seguros como para que se pueda confiar en ellos. Todos tienen sus ventajas y sus inconvenientes, la elección del más adecuado dependerá de las necesidades y del tipo de actividad que tenga él o ella; por ejemplo, dependerá de la frecuencia de las relaciones con penetración; si tiene pareja estable, si ya ha tenido hijos, etc.

Para que cualquier método anticonceptivo proteja adecuadamente es necesario que se utilice correctamente. Hay que tener cuidado con el alcohol y otras drogas, ya que alteran la capacidad de autocontrol y se pueden producir "fallos" (ponerse "mal" el preservativo u olvidarse de tomar "la píldora"), incluso no llegar a usarlo.

Métodos anticonceptivos:

  • Preservativo Masculino.
  • Preservativo Femenino.
  • Métodos hormonales:
    - Píldora
    - Anillo intravaginal
    - Parche anticonceptivo
    - Implantes
    - Inyección intramuscular
  • DIU
  • Diafragma.

 

Mitos y falsas creencias

Hay que olvidarse de mitos y falsas creencias, y tener en cuenta que el EMBARAZO SÍ SE PUEDE PRODUCIR en cualquiera de las siguientes situaciones:

  • La primera vez.
  • Cuando tiene la regla.
  • En cualquier posición que lo haga, también de pie.
  • Haciéndolo sólo una vez.
  • Aunque tenga la regla de vez en cuando.
  • Aunque use un método, si no lo hace correctamente.
  • Y POR SUPUESTO, practicando la marcha atrás, aunque él se retire "a tiempo" (el líquido preseminal contiene espermatozoides). La marcha atrás no es un método anticonceptivo.


¿Qué es la anticoncepción de emergencia o píldora del día después? (Anticoncepción postcoital)

Cuando se realiza una relación sexual con riesgo de embarazo no deseado, bien porque no se haya utilizado ningún método anticonceptivo o porque éste haya fallado (rotura del preservativo, olvido de la píldora) se puede utilizar un tratamiento de urgencia.

La anticoncepción de urgencia consiste en la toma de un fármaco o la colocación de un dispositivo intrauterino como medida de urgencia para prevenir un embarazo.

Un método farmacológico consiste en que la mujer tome dos pastillas de levonorgestrel (Norlevo®, Postinor®) que contienen una hormona que retrasa o inhibe la ovulación e impide la implantación del óvulo. Cuanto antes se tomen las pastillas, más eficaz será el método; se debe administrar en las primeras 72 horas tras la relación sexual de riesgo siendo máxima su eficacia si se toma en las primeras 24 horas.

No hay contraindicaciones salvo en mujeres con insuficiencia hepática grave, pero hay que tener presente que no es un método anticonceptivo habitual, sólo se utiliza en situaciones de emergencia y no se recomienda su uso frecuente ni su abuso, ya que se desconoce si en esta situación puede tener efectos secundarios.

Desde el 28 de septiembre de 2009 se puede adquirir en las farmacias españolas sin receta médica.

Un medicamento más reciente es el acetato de ulipristal (Ellaone®) cuya eficacia anticonceptiva cubre hasta las 120 horas (5 días) siguientes a la relación sexual de riesgo. Se administra en un único comprimido vía oral. La mayor indicación para su uso es cuando han pasado las primeras 72 horas desde la relación de riesgo y no se han superado aún las 120 horas.

El principal mecanismo de acción es la inhibición o el retraso de la ovulación. Está contraindicado en personas con asma grave y requiere receta médica.

Por último, la inserción de un DIU de alta carga de cobre se puede utilizar como anticonceptivo de urgencia hasta las 120 horas tras la relación sexual de riesgo. En algunos casos, y si se puede calcular la fecha de la ovulación, la inserción se puede realizar después de las 120 horas pero únicamente dentro de los 5 días siguientes a la ovulación.

La inserción de este dispositivo la tiene que hacer personal médico especializado. Su eficacia anticonceptiva es elevada y la mujer que opte por este método puede mantenerlo como método anticonceptivo regular.

 


Copyright © Comunidad de Madrid.