Servicio Madrileño de SaludConsejería de Sanidad

Medicina Fetal

Martes, 18 de junio de 2019
Estás en

Enfermedades fetales


Obstrucción intestinal

Asas de intestino dilatadas en una obstrucción intestinal fetal
  

¿Qué es una obstrucción intestinal fetal?

Consiste en una dificultad de paso total (atresia) o parcial (estenosis) en algún punto del tracto gastrointestinal fetal desde el estómago hasta el ano. Las consecuencias para el feto suelen ser distintas en función del lugar en el que aparezca la obstrucción.

 ¿Qué tipos de obstrucciones intestinales existen?

Se clasifican dependiendo del lugar del intestino afectado:

Pilóricas (salida del estómago):
Muy infrecuente, suele diagnosticarse por la visualización de un estómago muy dilatado en ecografía.

Duodenales (primeras asas de intestino después del estómago):
Suele diagnosticarse al visualizar por ecografía dos cavidades dilatadas (estómago y duodeno). El feto no traga bien el líquido amniótico y esto hace que se acumule en la bolsa amniótica, produciendo polihidramnios. Se puede asociar a trisomía 21 (síndrome de Down) en el 30% de los casos y a alteraciones cardiacas entre el 17 y el 33% de los casos. Es necesario por lo tanto hacer una amniocentesis y un estudio ecográfico anatómico fetal, incluyendo ecocardiografía.

Yeyuno-íleales (intestino delgado):
Son las más frecuentes. En ecografía aparece un tramo de intestino, más o menos largo, dilatado. No se suelen asociar otras anomalías, siendo el pronóstico generalmente excelente, con supervivencias altas, limitadas únicamente en aquellos casos en las que la cantidad de intestino existente es muy pequeña (intestino corto congénito). En algunas ocasiones, el intestino se perfora y su contenido sale a la cavidad abdominal y entra en contacto con el peritoneo, pudiéndose observar restos de calcio a nivel abdominal (peritonitis meconial). En un 10% de estos casos el problema puede estar asociado a una enfermedad denominada fibrosis quística.

Colónicas (parte final del intestino grueso):
Suponen el 15% de las obstrucciones (atresias) intestinales. Se ve en la ecografía como una gran cantidad de asas de intestino dilatadas. Pueden aparecer solas o asociadas a atresias de yeyuno e íleon. Si son aisladas suelen tener muy buen pronóstico.

Malformaciones anorectales (regiones cercanas al ano):
Afecta a 1/5000 niños. Se caracteriza por una alteración de la parte final del intestino asociada en ocasiones también a alteraciones en la vía urinaria (uretra y vejiga). Es muy difícil de sospechar antes del nacimiento ya que el diagnóstico se basa en la observación externa del ano y la zona perineal del niño. El 50% de ellas suelen tener otras malformaciones asociadas y es necesario realizar una ecografía anatómica detallada, para descartar fundamentalmente malformaciones cardiacas y abdominales, así como una amniocentesis. El pronóstico en las formas más frecuentes, sin malformaciones graves asociadas, es bueno.

Malrotación intestinal (disposición anómala del intestino):
El intestino delgado y grueso adoptan una situación distinta a la habitual, esto produce obstrucciones intestinales, generalmente cercanas al duodeno, y puede ocasionar cuadros graves en los que el intestino se gira sobre sí mismo (vólvulo), comprometiendo la circulación sanguínea. El tratamiento postnatal se realiza mediante distintas intervenciones que varían según el tipo de obstrucción.

¿Cómo se controla el embarazo en un feto obstrucción intestinal?

La actitud se basa en el seguimiento ecográfico, siendo útil la resonancia magnética en casos concretos. Se recomienda la realización de una amniocentesis para estudio genético. En ocasiones, si la cantidad de líquido amniótico es muy importante, es preciso evacuarlo mediante amniodrenaje. El control de estas gestaciones se realiza en una consulta de Medicina Fetal multidisciplinar, en la que el obstetra especialista en Medicina Fetal y el cirujano pediátrico asesoran conjuntamente a los padres.

En muy raras ocasiones estas anomalías se benefician de terapia fetal, únicamente en situaciones muy concretas de peritonitis meconial en las que se formen quistes muy grandes que compriman otras estructuras. En estos casos el procedimiento consistiría en la punción y evacuación del quiste (muy poco frecuente).

¿Cuál es el tratamiento postnatal de un niño con una obstrucción intestinal?

Durante los primeros días de vida se lleva a cabo un procedimiento quirúrgico dirigido a solucionar el problema y salvar la obstrucción. Todas las obstrucciones intestinales descritas pueden ser corregidas mediante una técnica quirúrgica particular generalmente en una única intervención. El pronóstico debe ser explicado de manera precisa en cada paciente.