Portal del Lector



Buscadores

Formulario del buscador general (Google)

Tendencias

  • Imprimir
“No creo que haya en el mundo un lugar más radicalmente democrático que una biblioteca pública”.

Manuel Rodríguez Rivero, Ideas para bibliotecas en crisis
                          El País, 09 de febrero de 2013


Las bibliotecas públicas son, cada vez más, lugares de participación y socialización en los que el libro ya no debería constituir la única forma de adquirir conocimiento. De almacenes del saber, las bibliotecas pueden pasar a ser espacios de generación de conocimiento.

Son lugares de encuentro, idóneos para conectar gente en torno a intereses comunes, personas que tienen preguntas con otras que tienen las respuestas. Constituyen grandes infraestructuras físicas que disponen de espacio y deben proporcionar las herramientas necesarias para la producción de cultura.
Además, por definición, las bibliotecas públicas trabajan por la inclusión social, por la integración de grupos de desempleados y sectores sociales en situación de riesgo.

Desde esta visión de la biblioteca pública como espacios para la creatividad, la experimentación y la inclusión social, está surgiendo un incipiente pero interesante movimiento de implicación de las bibliotecas con la filosofía Maker.


¿Qué es la filosofía Maker?


Su formulador es Chris Anderson. Periodista, escritor, físico, conferenciante y editor de la revista Wired. Consiguió gran notoriedad tras la publicación de un artículo en 2004 en él que acuñaba el término the long tail. Dicho término se define como un mercado inesperado que surge cuando la distribución no está limitada por el espacio, un nuevo modelo de negocio enfocado en la diversificación, en vender poco a muchos.
Relacionada con esta cultura de la diversidad surge la filosofía Maker, para todos aquellos que están dispuestos a hacer algo nuevo, a salirse del mercado y de la producción en serie. Anderson en su libro Makers: the new industrial revolution, eleva este movimiento a la categoría de nueva revolución industrial.
La aparición de movimientos como el crowdsourcing favorecería la viabilidad de esta cultura. Pero el movimiento Maker necesita de esos espacios para creatividad.

¿Qué es un makerspace?


El término aparece en 2005 y se populariza en 2011. Podría definirse como “taller comunitario”, un lugar dispuesto para el diseño y la creación en sentido amplio, pero especialmente vinculado a la tecnología y con un fin de inclusión social. Son espacios provistos de equipamiento y software necesarios para la producción de vídeos y música, fotografía, diseño de sitios web, diseño de juegos y de aplicaciones o, incluso, de préstamo de equipos…

Un ejemplo de makerspace es el Mt. Elliott de Detroit

El estado de Michigan, que fue históricamente uno de los núcleos del cinturón industrial estadounidense, experimentó un aumento crítico de la tasa de desempleo a partir de la década de los setenta. Detroit, la ciudad más grande del estado, vive sepultada por una crisis interminable. La que fue en los años 40 Arsenal de la Democracia por los vehículos blindados y armas que se hacían en sus fábricas, se declaró en suspensión de pagos en julio de 2013. El 36% de la población vive por debajo del umbral de la pobreza, y es la ciudad de más de 200.000 habitantes con una tasa de delincuencia más alta de todo Estados Unidos.
En este contexto ha surgido el makerspace Mt. Elliott. En su web se define como un taller donde las personas “fabrican, juegan y aprenden juntos”. El objetivo; fortalecer a la comunidad y a los individuos, para desarrollar vidas sanas, felices y plenas de significado.
El Mt. Elliott ofrece medios electrónicos y digitales. Herramientas para el diseño y la fabricación de materiales con diferentes técnicas. Es también un espacio de creación y exposición de pintura, cerámica o música y para la celebración de eventos artísticos.
Su fundador, Jeff Sturges, promueve la integración de makerspaces  en las bibliotecas públicas u otras instituciones comunitarias.

También en Michigan, a comienzos de esta década, Tom Root y Dale Grover han puesto en marcha un programa combinación de makerspace y pyme, destinado a generar nuevas oportunidades laborales para la comunidad. Desempleados o personas con empleos precarios han encontrado ayuda y asesoramiento en esta propuesta.

Maker Works – a Makerspace with a social purpose. En Makezine, 15 de junio de 2012


Ejemplos de Makerspaces en bibliotecas públicas


Fab Lab en la Biblioteca Pública Fayetteville de Nueva York

Es un “laboratorio de fabricación”, el primero en ponerse en marcha desde una biblioteca.
El programa  surgió a partir de un estudio académico realizado por Lauren Smedley que proponía la creación de un espacio maker dentro de una biblioteca pública. La directora de la Fayetteville Free Library (FFL) de Nueva York supo ver todas las potencialidades de su propuesta  y contrató a Smedley para ponerla en marcha.
 
La idea es sencilla, buena parte de la tecnología actual está fuera del alcance de la media. Lo está, en primer lugar, físicamente, pero también funcionalmente. La biblioteca pública hace accesible a sus usuarios estas herramientas para que puedan familiarizarse con ellas, aprender y entender su uso.

Los usuarios  pueden encontrar en el  Fayetteville Free Library’s Fabulous Laboratory  (FFL FAB Lab)  desde impresoras 3D a herramientas tradicionales como máquinas de coser, utensilios para joyería o kits para tejer punto o ganchillo.

First Public Library to create a maker space. En Forbes, 15 de noviembre de 2011

- YouMedia en la Biblioteca Pública de Chicago
La Biblioteca Pública de Chicago creó en 2006 este centro de medios digitales para jóvenes. Es un “laboratorio digital de aprendizaje” que promueve la exploración de nuevas tecnologías de la información y la comunicación. 

Dotado de ordenadores, sintetizadores, cámaras digitales y pizarras digitales interactivas, en 'YOUmedia' conviven y aprenden y trabajan, bibliotecarios, chicos y los tutores de los diferentes proyectos. Se ofrecen cursos y talleres, se prestan equipos y dispositivos electrónicos y se entrega software para realizar producciones en video, audio y fotografía, diseño de sitios web o juegos.

YOUmedia Chicago

- Makerspace de la Biblioteca Pública de Westport en Connecticut

En 2012 abrió como un lugar para que las personas se comuniquen, inventen y creen. Es otra manera de utilizar la biblioteca, por ejemplo, aprendiendo el funcionamiento de una impresora 3D, que recrea objetos físicos a partir de ficheros digitales, con el fin de que los usuarios puedan diseñar e imprimir sus propias creaciones

Makerspace en la Biblioteca Pública de Westport

- 4th Floor de la Chatanooga Public Library

The 4th Floor es un amplio ático en la Chatanooga Public Library de Tennessee que pasó de ser un trastero a convertirse en un especie de laboratorio público, un espacio creativo para la comunidad. 1.300 m2  provistos de los equipos y software necesarios para crear, explorar y compartir conocimiento. Mientras el resto de las plantas ofrece los servicios bibliotecarios tradicionales con acceso a información en diferentes formatos y fuentes, en el ático, en the 4th floor; se genera y explora conocimiento.

Makerspace en la Chatanooga Public Library- 4th floor


Términos relacionados


- Crowdsourcing: “es un tipo de actividad en línea participativa en la que una persona, institución, organización sin ánimo de lucro o empresa, propone a un grupo de individuos mediante una convocatoria abierta flexible la realización libre y voluntaria de una tarea”. (Estellés y González (2012))

Para saber más

- Crowdfounding: financiación en masa o por suscripción para fines muy diversos, habitualmente cantantes que buscan financiación de sus seguidores, pero emprendedores que intentar montar su propia empresa o negocio.

Para saber más

- Coworking: es una forma de trabajo que permite a profesionales independientes, emprendedores, y pymes de diferentes sectores, compartir un mismo espacio de trabajo, tanto físico como virtual, para desarrollar sus proyectos profesionales de manera independiente.

Para saber más

- DIY: Do It Yourself (hágalo usted mismo). Filosofía de la fabricación o reparación de cosas por uno mismo,  trasladable a cualquier ámbito de la vida.

Para saber más

- Fablabs, hacklabs o hackspaces: son sinónimos de makerspaces. Espacios de gestión comunitaria donde personas con intereses comunes se unen y colaboran en campos tan diversos como ciencia, tecnología, música o arte digitales.

- Hackerspaces: relacionado con el término hacker, los hackerspaces aparecen Alemania en 1995 para designar a un colectivo de programadores informáticos que comparten un espacio de trabajo. Se define como un espacio pensado, más que para la creación, para la modificación de hardware y software

- Know how: saber hacer algo fácil y eficientemente. El término anglosajón relaciona esa destreza con la transferencia de ese "saber hacer" de esa experiencia o competencia.

Para saber más

- Networking: estrategia de red basada en el establecimiento de relaciones de confianza. Es "dar" para "recibir", y en esa habilidad de establecer una buena red de relaciones reside el éxito profesional y posibilidades de promoción.

- Prosumidor: Acrónimo formado por la fusión de las palabras anglosajonas producer (productor) y consumer (consumidor). El término fue acuñado en 1980 por el escritor estadounidense Alvin Toffler en su libro The Third Wave.Predecía que en el futuro los consumidores se involucrarían tanto en el producto que llegarían a convertirse en parte activa de su producción.  El desarrollo y popularización de las tecnolgías ha hecho realidad su intuición.


Para saber más


- El movimiento “Maker” en bibliotecas. En Bibliotecarios 2020, Nieves González, 01 de enero de 2013

- Makerspaces, espacios de creación en la biblioteca. Lectura Lab

- La biblioteca pública de Cleveland y su nuevo centro tecnológico. Lectura Lab

- Making room for innovation. Jeff Goldenson & Nate Hill. Library Journal, 16 de mayo de 2013