Portal del Lector



Buscadores

Formulario del buscador general (Google)

Comiteca

  • Imprimir

Cómic angloamericano


El inicio del cómic como tal, según acuerdan la mayoría de los especialistas, tiene lugar en EEUU en 1895 con la serie The Yellow Kid, donde por primera vez se utilizaron los famosos “bocadillos” para introducir el texto de los diálogos de los personajes. Esta obra se publicaba en forma de tira ilustrada en la prensa diaria, recurso muy habitual en ese país hasta nuestros días, y que dio lugar a obras pioneras como Krazy Kat, Little Nemo in Slumberland o El Príncipe Valiente.

Cuando las tiras de prensa se quedaron cortas (o pequeñas, o estrechas) para todo el potencial narrativo que se estaba descubriendo con este nuevo medio de expresión, surgieron los comic-books: cuadernillos baratos con más páginas y totalmente dedicados al cómic. En ellos se explotaron los más diversos géneros entre los años 40 y 80, pasando por el romántico (Archie), el terrorífico (Creepy), el policíaco (Spirit) y el fantástico (The Sandman).

Pero sin duda el rey de los comic-books (y del cómic en inglés en general) es el de superhéroes.

Un género propiamente norteamericano, que sigue dominando su mercado y que ha dado lugar tanto a grandes cómics pop (Los 4 Fantásticos) como a obras serias (Watchmen), tanto a microuniversos idolatrados por los fans (X-Men) como a iconos internacionalmente reconocidos (Batman).

Sin embargo, no todo es superheroico en el mundo del cómic. Los libertarios años 60 y 70 trajeron consigo una nueva forma de escribir y dibujar, irreverente e independiente, que tuvo su reflejo en el llamado cómic underground: autores como Crumb, Burns, Bagge, Clowes o Bechdel empezaron a dar guerra en humildes fanzines y la siguen dando hoy día.

Un último aspecto del cómic angloamericano es lo que a veces se denomina novela gráfica, un formato popularizado en los años 80 y 90 que no es otra cosa que un cómic en un solo volumen de temática adulta. En ella se encuentran obras fundamentales como Maus, From Hell o Contrato con Dios.


Cómic europeo y latinoamericano


Aunque el origen del cómic moderno, tal como lo conocemos actualmente, está en las tiras de prensa estadounidenses del cambio del siglo XIX al XX, Europa tiene una larguísima tradición en esta vertiente artística. Y sus mayores potencias, sin duda, son Francia, Bélgica e Italia.

Los dos primeros países lo llaman bande dessinée ("tira dibujada"), y tienen una serie de rasgos comunes que con frecuencia también se extienden a las vecinas Holanda y Suiza: formato álbum, pureza de líneas, claridad narrativa... Moebius, Hergé, Peyo, Goscinny/Uderzo, Tardi, son nombres gigantes en su historia.

En Italia se denomina fumetti ("nubecillas", en referencia a los bocadillos de texto), y ha destacado especialmente en sus tendencias contraculturales, intelectuales y de género negro, sin olvidar una particular sensibilidad erótica: Pratt, Manara, Crepax, Mattotti, Tamburini/Liberatore...

Nuestro país lo ha bautizado de muchas maneras: “monos” (término muy usado aún en México), “historieta” o el más popular “tebeo” (que procede directamente de la revista infantil TBO, lo que ha influido en la valoración negativa que en nuestro país siempre ha tenido este medio artístico entre el público más adulto).

El cómic de humor de posguerra, dominado por la editorial Bruguera, dio lugar a toda una escuela cuyo legado se reconoce aun hoy en las obras más dispares, pero España también ha dado buenos frutos en cómic underground (encabezado por la legendaria revista “El Víbora”, ya desaparecida), ha traspasado fronteras gracias a la larga tradición de las agencias editoriales (con éxitos rotundos como “Esther y su mundo” o “Mortadelo y Filemón”), y en la actualidad es cantera de un buen número de autores punteros en todo el mundo: Bernet, Prado, Guarnido, Rubín, etc…

Como es natural, la relación de Latinoamérica con Europa es especialmente estrecha también en lo que respecta al cómic, y ha sido habitual el trasvase y cooperación de autores a ambos lados del océano. En este sentido, cabe destacar el enorme peso de Argentina en el cómic italiano, con figuras como Breccia, Muñoz o Trillo que han dado un nuevo sentido al cómic surrealista y/o expresionista.


Manga, manhwa y manhua


Manga es la palabra japonesa para designar a las historietas, es el sinónimo japonés de cómic. Fuera de Japón se utiliza para referirse a las historietas procedentes de dicho país, o que tienen el estilo de dibujo empleado en ellos.

El origen del manga tiene lugar en el s. XIX, momento en el que llega a Japón la influencia cultural europea. Aunque el principio del manga tal y como lo conocemos actualmente se produce tras la Segunda Guerra Mundial.
Su historia cambió radicalmente con la llegada de Osamu Tezuka (1928-1989). Influenciado por el cine y la animación de Disney, decidió actualizar la imagen del manga: diseños más modernos, ritmos cinematográficos, visión entre humorística y humanística… Consiguió convertir el manga en un fenómeno de masas y darle su forma actual.

Las principales características del manga son: lectura de derecha a izquierda, trazos muy definidos, entintados segmentando mucho las tonalidades, predominio del blanco y negro, énfasis en el personaje, primeros planos recurrentes…

Generalmente las obras se publican por entregas en revistas manga de periodicidad semanal o mensual. Las series más exitosas se recopilan en tomos, e incluso pueden llegar a adaptarse para emitirse como serie de animación (Anime).

Las obras se dividen según la edad y el sexo de quien lo lee:

• Kodomo: niños
• Shōnen: chicos adolescentes
• Shōjo: chicas adolescentes
• Seinen: hombres adultos
• Josei: mujeres adultas

También se pueden clasificar en base al contenido; hay muchísimos tipos, estos son algunos de los más conocidos: mecha (robots), spokon (deportes), magical girls (chicas con poderes mágicos), ronin (samuráis vagabundos), jidaimono (histórico)…

Algunos autores de manga conocidos internacionalmente son: Osamu Tezuka (Astroboy), Akira Toriyama (Dragon Ball), Naoko Takeuchi (Sailor Moon), Jirô Taniguchi (Barrio lejano), Ai Yazawa (Nana), Masashi Kishimoto (Naruto), Tite Kubo (Bleach), Rumiko Takahashi (Ranma 1/2)…

Manhwa es el término general coreano utilizado para denominar las tiras cómicas e historietas. Se lee con el sentido de lectura occidental, de izquierda a derecha. Y Manhua es como se llama a los cómics en China. Tanto el Manhwa como el Manhua tienen un estilo muy similar al manga.


LA COMITECA RECOMIENDA

  • Angel Catbird Angel Catbird
    Margaret Atwood
    Sexto Piso Ilustrado
    Un joven ingeniero de genética llamado Strig Felidus se ve envuelto en un accidente, a raíz del cual su ADN se mezcla con el de un gato y un búho.
  • El jugador de ajedrez El jugador de ajedrez
    David Sala
    Astiberri
    En los tranquilos salones de un paquebote en ruta hacia Argentina, el campeón del mundo de ajedrez se enfrenta a un aristócrata vienés, cuyo dominio del juego nació durante el nazismo.
  • Pantera Pantera
    Brecht Evens
    Astiberri
    Cristina vive con su padre y su gata. Cuando su mascota muere se queda destrozada. Una misteriosa pantera sale de la cómoda de su dormitorio hacerle compañía en su solitaria habitación.
  • Un tipo duro Un tipo duro
    Jeff Lemire
    Astiberri
    Derek Ouelette ha dejado atrás sus días de gloria. Su carrera de hockey terminó una década antes en un incidente violento sobre la cancha de hielo viviendo desde entonces de su reputación.
  • ¡Salud! ¡Salud!
    Nadar
    Astiberri
    España, 1975. Franco agoniza, pero su régimen todavía es feroz. Llegado desde Francia, Antoine abre un exitoso restaurante en el centro de A Coruña.
  • La muerte del Capitán Marvel La muerte del Capitán Marvel
    Jim Starlin
    Panini Cómics
    El Capitán Marvel se enfrenta al único enemigo al que no puede vencer: la muerte. ¡La última aventura de un héroe y la primera de las Novelas Gráficas Marvel!