Portal de Salud de la Comunidad de Madrid

Saltar Navegación

Jueves, 30 de marzo de 2017

El colesterol es un tipo de grasa que produce naturalmente nuestro organismo

El colesterol es un tipo de grasa que produce naturalmente nuestro organismo
Pero que también está presente en las comidas que provienen de fuente animal, incluyendo todas las carnes, los huevos y los productos lácteos. Si bien el colesterol es esencial para el funcionamiento apropiado del cuerpo, consumir demasiadas comidas que contienen ciertos tipos de colesterol puede contribuir a un buen número de problemas de salud.


En el cuerpo, el colesterol se combina con ciertas proteínas que son llevadas hacia el torrente sanguíneo. Juntos, el colesterol y sus proteínas, se denominan lipoproteína. Las expresiones de "colesterol malo" y "colesterol bueno" se refieren a dos tipos de lipoproteínas: HDL (bueno) de alta densidad, y LDL (malo), o proteínas de baja densidad.

Se considera que el colesterol bueno funciona como una especie de transporte para el colesterol desde el torrente sanguíneo hacia el hígado, donde es eliminado del cuerpo. Altos niveles de este colesterol en la sangre parecen estar relacionados con una disminución de los infartos al corazón. Por este motivo, el colesterol HDL es conocido como colesterol "bueno".

Si el organismo recibe o produce más LDL (malo) del que las células pueden absorber, se aloja en las paredes arteriales y contribuye a la formación de placas ateroscleróticas. Con el tiempo, estas placas pueden obstruir las arterias y causar infartos, ictus y otros síntomas o problemas en nuestro organismo. Hay cinco factores principales que están vinculados con las probabilidades de aumento en los niveles de LDL. Estos incluyen la edad del individuo, el peso, la actividad física, la dieta y los antecedentes familiares de problemas con el colesterol.

Algunos problemas de salud también pueden provocar colesterol anormal, como son la diabetes, la enfermedad renal, el síndrome del ovario poliquístico, el hipotiroidismo, así como los embarazos u otro tipo de afecciones que incrementen los niveles de hormonas femeninas. Los medicamentos, como ciertos anticonceptivos, diuréticos, betabloqueantes y algunos medicamentos usados para tratar la depresión, también pueden elevar los niveles de colesterol.

Diagnóstico y tratamiento

El doctor Mario Ávila, cardiólogo del Hospital Clínico San Carlos, afirma que “toda persona debería realizarse su primer examen de detección, desde la infancia, haciendo un simple análisis de sangre. Si se detectan unos marcadores elevados, en la mayoría de los casos, bastaría con un abordaje primario, basado en cambios de estilo de vida, como la ingesta de alimentos naturales bajos en grasa, dejar de fumar, hacer deporte o bajar de peso. Si este abordaje no fuese suficiente, habría que recurrir a fármacos como las estatinas, que según los estudios existentes, son capaces de reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular entre un 30% y un 40%”.

Dieta mediterránea

“Sin duda, la alimentación es una de las claves para el control de esta patología que se está convirtiendo en una verdadera pandemia. Planificar las comidas en torno a alimentos bajos en colesterol como los cereales, frutas, vegetales, el pescado, especialmente el azul, ricos en omega 3, reemplazar las grasas saturadas como la mantequilla y la margarina por grasas no saturados a la hora de cocinar y evita los productos de panadería y confitería comerciales, serían consejos necesarios”, afirma el doctor Ávila.

Este especialista recomienda asimismo, recuperar la dieta mediterránea, “no solo como patrón alimentario, sino también como estilo de vida que combina ingredientes de la agricultura local, las recetas y formas de cocinar propias de cada lugar, unido a la práctica de ejercicio físico moderado pero diario, haciendo de ello un excelente modelo de vida saludable”. Además llama la atención sobre las cada vez más numerosas “dietas milagro, que en la mayoría de las ocasiones además de ser ineficaces, llegan a ser peligrosas para nuestra salud”.

 

Copyright © Comunidad de Madrid.