Portal de Salud de la Comunidad de Madrid

Saltar Navegación

Martes, 24 de octubre de 2017

Alimentación infantil

Imprimir

Alimentación infantil

Niños

Una alimentación saludable, equilibrada y suficiente es fundamental para el estado de salud de los niños y determinante para un correcto funcionamiento del organismo, buen crecimiento, una óptima capacidad de aprendizaje, un correcto desarrollo psicomotor y en definitiva para la prevención de factores de riesgo que influyen en la aparición de algunas enfermedades. Durante la infancia se establecen los hábitos alimentarios que posteriormente serán difíciles de cambiar. Con hábitos adecuados en la alimentación y en el estilo de vida, contribuimos de forma positiva en la construcción y modelado de su cuerpo y en la mejora de su salud, rendimiento físico e intelectual.

Alimentación por Etapas

Infantiles (6-12 meses) 

 A partir de los 6 meses, aunque la leche materna sigue siendo la principal fuente nutritiva hasta el año de vida, puede ser insuficiente en energía y algunos nutrientes, lo que hace necesaria la introducción de nuevos alimentos apropiados para la edad. Es recomendable mantener la lactancia materna hasta los 2 años de edad, o bien hasta que madre y niño lo decidan.
Los calendarios de introducción de alimentos son una propuesta orientativa que hay que adaptar a la realidad familiar, intentando que el bebé se vaya incorporando progresivamente al menú de la familia.

No es recomendable iniciar la introducción de alimentos antes de los 4 meses. Entre los 12 y 24 meses es aconsejable que se hayan incorporado ya todos los alimentos

Preescolares (1-3 años)

Las preferencias por los alimentos se desarrollan en los dos primeros años de vida aunque pueden modificarse por la influencia de los padres, los hermanos o compañeros de su misma edad. Los hábitos dietéticos establecidos en la infancia serán el modelo de la dieta en la vida adulta. En este periodo el niño incorpora progresivamente a su dieta alimentos de la comida familiar y desarrolla su gusto probando nuevos sabores y texturas, comenzando a mostrar sus preferencias. No hay alimentos buenos o malos, sino una alimentación bien o mal equilibrada. Hay que comer de todo, pero con moderación. La alimentación tiene que ser variada, equilibrada y suficiente.

Preescolares (4-6 años)

 Se trata de un periodo de consolidación de los hábitos nutricionales, de aprendizaje por imitación y copia de las costumbres alimentarias en su familia y sus amigos en el colegio. Normalmente, el niño está condicionado por las pautas de alimentación que se establecen en el entorno familiar, comedor escolar, mensajes de educadores y los recibidos a través de los medios de comunicación, por lo que los hábitos y mensajes correctos son una fortaleza para proteger el futuro nutricional y sanitario del niño.

Escolares (6-12 años)

En esta edad, los niños se encuentran en un periodo de crecimiento estable. Es al final de este periodo cuando se inician los cambios propios de la pubertad y se acelera el crecimiento.
Sus preferencias alimentarias están más asentadas que en las etapas previas y suelen presionar a la familia para comer sólo lo que les gusta. Prefieren los alimentos dulces y comidas ricas en hidratos de carbono (hamburguesas, snack, fast-food, zumos, dulces, refrescos...) y chantajean a los padres para comer lo que quieren.

Adolescentes (12-15 años)

Durante la adolescencia se producen importantes cambios en la composición corporal con diferencias específicas por sexo, que conllevan una repercusión importante en las necesidades nutricionales. El elevado ritmo de crecimiento y el aumento de la masa muscular conllevan un aumento importante en las necesidades proteicas, energéticas así como de otros nutrientes implicados en el metabolismo energético y en los procesos de crecimiento.
En esta etapa la crisis de maduración repercute en los hábitos de consumo alimentario. El común denominador es el cambio físico y emocional de la propia imagen. La opinión de los demás y el pudor, unidos a sentimientos de reafirmación dentro de una duda continua de base, hacen al adolescente extremadamente vulnerable.
Un aspecto importante es la imagen corporal, que se ve influenciada por el prototipo de imagen ideal promovida desde la publicidad y los personajes populares idealizados entre este colectivo.


Para ampliar la información sobre alimentación infantil, descargar la publicación Guía de Consejo Nutricional para Padres y Familiares de Escolares, que pretende dar a conocer aspectos básicos y recomendaciones en la alimentación escolar con las que solventar todas aquellas dudas que les puedan surgir, y la guía Alimentación Infantil. Lo que come hoy determinará su futuro que proporciona la documentación y conocimientos dietéticos necesarios para la promoción de la salud en este grupo de población.

Copyright © Comunidad de Madrid.