Portal de Salud de la Comunidad de Madrid

Saltar Navegación

Viernes, 24 de noviembre de 2017

Cigarrillo electrónico

Imprimir

El cigarrillo electrónico

Cigarro electronico

El cigarrillo electrónico es un dispositivo que está constituido por tres elementos: la batería, el atomizador y el cartucho. Estos tres elementos se ensamblan unos con otros y forman un dispositivo que tiene el aspecto de un cigarrillo. El cartucho está cargado con líquido que puede contener diferentes sustancias.

Cuando el sujeto “vapea” y la batería entra en funcionamiento, se calienta el atomizador y el líquido se vierte en el interior del mismo y se convierte en vapor. Este vapor es el que es inhalado por el consumidor.

El líquido con el que se cargan los cigarrillos electrónicos contiene las siguientes sustancias: propilenglicol, glicerina, nicotina (en cantidades que oscilan entre 1 y 36 mg), saborizantes (tabaco, menta, frutas, canela, etc) y otros aditivos. Hay líquidos que no contienen nicotina.

¿Es segura para la salud la utilización de cigarrillos electrónicos?

Hay estudios que muestran que la inhalación de propilenglicol puede causar irritación de los ojos, garganta y vías aéreas. Igualmente se sabe que la inhalación crónica de esta sustancia puede causar asma en niños. El líquido de los cigarrillos electrónicos contiene nicotina en dosis que oscilan entre 1 y 36 mg/ml. El principal problema que puede producir esto es que, debido a la manipulación que se hace con el líquido para introducirlo en el atomizador, parte de esta nicotina pueda entrar en contacto con la piel y producir irritación o, pueda ser ingerida, de manera accidental por niños. Se sabe que la ingesta de una dosis de sólo 6 mg puede ser letal para ellos.

Entre las sustancias que han sido detectadas en el vapor de los cigarrillos electrónicos destacan las siguientes: formaldehido, acetaldehído y acroleína. El formaldehido y la acroleína se forman como consecuencia del calentamiento de la glicerina. Por otro lado, metales como níquel, cromo y plomo han sido encontrados en el vapor de los cigarrillos electrónicos. Se cree que se producen a partir de los atomizadores. Todas estas sustancias han sido señaladas por la International Agency for Research on Cancer como carcinogénicas sin determinar un umbral de seguridad para su consumo.

El uso de cigarrillos electrónicos emite sustancias al medio ambiente. Entre ellas se han detectado propilenglicol y nicotina, así como, partículas liquidas de menos de 2.5 micras de diámetro (PM2.5). Este tipo de partículas pueden penetran en los pulmones y causar daño asociado al consumo pasivo de cigarrillos electrónicos en sujetos no “vapeadores”. No obstante, un estudio ha analizado la cantidad de este tipo de sustancias que se produjo en el medio ambiente como consecuencia del consumo de cigarrillos electrónicos y de cigarrillos convencionales. Los resultados mostraron que la cantidad que aparecía después del uso de los cigarrillos convencionales era mucho más grande que la que se detectaba después del consumo del cigarrillos electrónicos. (901 microg/m3 para los cigarrillos convencionales frente a 43 microg/m3 para los cigarrillos electrónicos. Es de destacar que el umbral de seguridad que dicta la OMS para este tipo de sustancias está situado ligeramente por debajo de los 43 microg/m3).

Todos estos datos hablan de que el cigarrillo electrónico no es un dispositivo seguro para la salud ni de aquellos que lo consumen activamente ni de aquellos que lo hacen pasivamente.

¿El cigarrillo electrónico es eficaz para dejar de fumar?

Se han realizado algunos estudios científicos encaminados a averiguar si el cigarrillo electrónico sirve para ayudar a dejar de fumar. Todos estos estudios tienen graves deficiencias metodológicas y sus conclusiones no son claras. En el momento actual no hay datos científicos que permitan concluir que el cigarrillo electrónico es eficaz para ayudar dejar de fumar.


Regulación legal del cigarrillo electrónico en España en materia de protección de la salud.

La útlima revisión de la Ley 28/2005, de 26 de diciembre, de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos del tabaco, modificada el 17 de septiembre de 2014,  incluye regulaciones para los dispositivos susceptibles de liberación de nicotina y productos similares, entre los que se encuentra el cigarrillo electrónico. En su artículo 2, punto f, define los dispositivos susceptibles de liberación de nicotína:

Dispositivo susceptible de liberación de nicotina: un producto, o cualquiera de sus componentes, incluidos los cartuchos y el dispositivo sin cartucho, que pueda utilizarse para el consumo de vapor que contenga nicotina a través de una boquilla. Los cigarrillos electrónicos pueden ser desechables, recargables mediante un contenedor de carga, o recargables con cartucho de un solo uso.

En concreto, en sus Disposiciones Adicionales duodécima y decimotercera, que se transcriben a continuación establece las siguientes regulaciones:

Disposición adicional duodécima. Consumo y venta a menores de dispositivos susceptibles de liberación de nicotina y productos similares.

viñeta Uno. El consumo de dispositivos susceptibles de liberación de nicotina y productos similares queda sometido a las mismas previsiones establecidas para el consumo del tabaco que se recogen en el artículo 6, así como a las contempladas en los apartados 2 y 3 del artículo 3.

viñeta Dos. Se prohíbe el consumo de dichos dispositivos, en:

viñeta a) los centros y dependencias de las Administraciones públicas y entidades de derecho público.
viñeta b) los centros, servicios y establecimientos sanitarios, así como en los espacios al aire libre o cubiertos, comprendidos en sus recintos.
viñeta c) en los centros docentes y formativos, salvo en los espacios al aire libre de los centros universitarios y de los exclusivamente dedicados a la formación de adultos, siempre que no sean accesos inmediatos a los edificios y aceras circundantes.
viñeta d) en los medios de transporte público urbano e interurbano, medios de transporte ferroviario, y marítimo, así como en aeronaves de compañías españolas o vuelos compartidos con compañías extranjeras.
viñeta e) en los recintos de los parques infantiles y áreas o zonas de juego para la infancia, entendiendo por tales los espacios al aire libre acotados que contengan equipamiento o acondicionamiento destinados específicamente para el juego y esparcimiento de menores.

viñeta Tres. El consumo de dispositivos susceptibles de liberación de nicotina y productos similares queda sometido a las mismas previsiones establecidas para el consumo del tabaco que se recogen en las disposiciones adicionales sexta, segundo párrafo; octava y décima de esta ley, resultando de aplicación a dicho consumo las infracciones contempladas en las letras a) y d) del apartado 2 y letras a) b) c) y 1) del apartado 3 del art. 19, siendo el régimen sancionador el concordante para las mismas previsto en el Capítulo V.

viñeta Cuatro. En los centros o dependencias en los que existe prohibición legal de consumo de dispositivos susceptibles de liberación de nicotina y productos similares deberán colocarse en su entrada, en lugar visible, carteles que anuncien esta prohibición y los lugares, en los que, en su caso, se encuentren las zonas habilitadas para su consumo. Estos carteles estarán redactados en castellano y en la lengua cooficial con las exigencias requeridas por las normas autonómicas correspondientes.

Disposición adicional decimotercera. Régimen de publicidad aplicable a los dispositivos susceptibles de liberación de nicotina y productos similares.

viñeta Uno. La publicidad de los dispositivos susceptibles de liberación de nicotina deberá hacerse exclusivamente en aquellos soportes o franjas horarias en los que no esté prohibida e incluirá de un modo claramente visible, que contiene nicotina y que esta es altamente adictiva.

viñeta a) Se prohíbe la publicidad de los dispositivos susceptibles de liberación de nicotina en la emisión de programas dirigidos a menores de dieciocho años y durante quince minutos antes o después de la transmisión de los mismos; en ningún caso se atribuirá a los dispositivos susceptibles de liberación de nicotina una eficacia o indicaciones terapéuticas que no hayan sido específicamente reconocidas por un Organismo Público competente, y en su publicidad no podrán aparecer menores de dieciocho años.
viñeta b) Se prohíbe la distribución gratuita, la publicidad directa o indirecta de los dispositivos susceptibles de liberación de nicotina, en los lugares frecuentados principalmente por menores de dieciocho años.
viñeta c) Se prohíbe la publicidad en medios audiovisuales de los dispositivos susceptibles de liberación de nicotina, en la franja horaria comprendida entre las 16.00 y las 20.00 horas.
nicotina en los medios impresos destinados a menores de dieciocho años y en las salas cinematográficas con ocasión de la proyección de películas destinadas primordialmente a menores de dieciocho años.

viñeta Dos. La publicidad de los dispositivos susceptibles de liberación de nicotina, queda sometido a lo establecido en la Disposición Adicional décimo tercera, y será de aplicación el apartado 4 del art.19, siendo el régimen sancionador el concordante para las mismas previsto en el Capítulo V.
Tres. En un plazo de seis meses a partir de la entrada en vigor de la presente disposición, las emisoras de radio y televisión públicas y privadas y las agencias publicitarias, junto con los representantes de los fabricantes, adoptarán un código de autorregulación sobre las modalidades y los contenidos de los mensajes publicitarios relativos a los dispositivos susceptibles de liberación de nicotina.


Copyright © Comunidad de Madrid.