Portal de Salud de la Comunidad de Madrid

Saltar Navegación

Viernes, 22 de junio de 2018

El linfedema es la acumulación de linfa en los tejidos, producida por una disfunción de los ganglios linfáticos>>

alimentos y verano
Bien porque existe un bloqueo o desaparición de los ganglios linfáticos o porque de forma congénita se tienen menos vasos linfáticos de lo normal. Unas 900.000 personas sufren en España esta enfermedad, que puede llegar a ser incapacitante
La linfa es un fluido producido por el exceso de proteínas y líquido de los tejidos corporales, que es conducido por unos conductos hasta la circulación venosa. En este trayecto, los vasos linfáticos pasan por los ganglios linfáticos, que tienen como función filtrar las sustancias y actuar como órganos que producen las defensas.

Esta acumulación tiene como resultado una hinchazón progresiva denominada edema, en alguna de las extremidades, lo que provoca que, en estadios avanzados, la enfermedad sea muy incapacitante. En este sentido, es de resaltar la importancia de la prevención y el diagnóstico precoz para frenar la evolución y se recomienda a los pacientes acudir a un especialista ante cualquier aumento de volumen de la extremidad.

Entre los pacientes de riesgo destacan los que han recibido cirugía por algún proceso oncológico, como por ejemplo en las neoplasias de mama, ya que al eliminar una parte importante de los ganglios linfáticos, se produce con una frecuencia variable linfedema en la extremidad afectada. También existen los linfedemas primarios por alteración en el desarrollo de los vasos linfáticos, que pueden ser congénitos o desarrollarse en la juventud. Algunos de ellos con carácter hereditario.

Con el fin de prevenir la evolución de la enfermedad en estos pacientes, se recomienda hidratar la piel y extremar la precaución en la higiene para evitar infecciones en la extremidad; llevar una manicura o pedicura cuidadosa para evitar cualquier tipo de corte; usar medias compresivas, porque el aumento de presión en el interior de la extremidad favorecen el drenaje del líquido sobrante; y realizarse masajes manuales de drenaje linfático porque contribuyen a disminuir de forma significativa el perímetro de la extremidad.

También existen cirugías, con resultados variables, que consisten en la unión directa de los vasos linfáticos con las venas, aunque no todos los pacientes son candidatos a ellas.

 

Copyright © Comunidad de Madrid.