Servicio Madrileño de SaludConsejería de Sanidad

Servicio de Neonatología

Jueves, 21 de noviembre de 2019
Estás en

Historia


Historia y especificaciones

Fachada de la Maternidad del Hospital Gregorio Marañón

La Maternidad del Hospital General Universitario Gregorio Marañón tiene su origen en el antiguo centro de la Beneficencia Provincial, la “Maternidad de Mesón de Paredes”. En 1957 se inaugura la nueva “Maternidad de la Beneficencia Provincial de Madrid”. Se edificó al lado de la Inclusa en la calle O´Donnell. El Hospital Infantil fue inicialmente un Asilo-Inclusa. Ambos se desarrollaron prácticamente al mismo tiempo y son ellos los que dan lugar al actual Materno Infantil.

El servicio de Neonatología del Hospital Materno-Infantil Gregorio Marañón está situado en la segunda planta del Hospital Materno-Infantil, al mismo nivel que el paritorio y los quirófanos de ginecología, bloque quirúrgico pediátrico, unidad de cuidados intensivos pediátricos y sala de hemodinámica pediátrica, con un acceso de entrada independiente para padres y personal. Fue especialmente diseñado pensando en ofrecer la mejor combinación entre el máximo nivel asistencial y desarrollo tecnológico y de comodidad a padres y profesionales.

Los profesionales de este servicio participan de la filosofía de los cuidados centrados en el desarrollo, al igual que la mayoría de las unidades neonatales de este país, habiéndose instaurado la técnica de contacto piel con piel, o canguro, en octubre de 1996 en nuestros pacientes hospitalizados. Ya desde entonces se inició un programa de cuidados en los que el recién nacido hospitalizado era el centro de la atención de médicos y enfermeras, siendo nuestra unidad pionera además en ser un hospital abierto a los padres.

Cuando se inauguró nuestro nuevo Hospital Materno-Infantil se dotó al centro de características propias de los cuidados centrados en el desarrollo, esto es, individualización de las estancias con dotación de enfermería adecuada, espacios amplios para la estancia de los padres 24 horas al día y siete días a la semana, cierre automatizado de puertas en áreas de hospitalización con número reducido de pacientes por área, zonas de espera adecuadas, regulación de la luz, y la temperatura de forma individual, y demás características que hicieron de nuestro hospital en centro pionero en atención individualizada y centrada no sólo en cuidados del desarrollo sino también de la atención integral a la familia.

Nuestro servicio está catalogado como centro de referencia para otros centros asistenciales y además está especializado en la atención a los pacientes neonatales más graves.