Dirección General de Salud Pública Consejería de Sanidad

Salud Ambiental

Lunes, 25 de septiembre de 2017
Estás en

Piscinas

Piscinas

Piscina

Las actividades relacionadas con el baño, tales como natación, relajación, terapia por el agua, etc., están muy arraigadas en la Comunidad de Madrid, y en la actualidad se practican a lo largo de todo el año. Las piscinas de uso público no deben suponer ningún riesgo para la salud, siendo los titulares los responsables de mantener unas buenas condiciones higiénico-sanitarias y de seguridad de las instalaciones.

 Información para profesionales y empresas

¿Qué normativa rige en la regulación de las condiciones higiénico-sanitarias de las piscinas de la Comunidad de Madrid? Competencias de la administración local y autonómica.

Actualmente, en el ámbito de la Comunidad de Madrid, las condiciones técnico-sanitarias de las piscinas están reguladas por el Real Decreto 742/2013, por el que se establecen los criterios técnico-sanitarios de las piscinas. El Decreto 80/1998, por el que se regulan las condiciones higiénico-sanitarias de las piscinas de uso colectivo, continúa parcialmente en vigor en todo aquello que no se oponga al Real Decreto. El Decreto 80/1998 atribuye las competencias de autorización, inspección y sanción a los Ayuntamientos, si bien aquellos que carezcan de los medios necesarios pueden solicitar colaboración a la Comunidad de Madrid.

¿Qué tipos de piscinas están reguladas por el Real Decreto?

Están incluidas en su ámbito de aplicación todas las piscinas de uso público (vasos de aerosolización o spas, vasos terapéuticos en centros sanitarios, piscinas de ocio y parque acuáticos). Las piscinas de uso privado, (piscinas de comunidades de propietarios o unifamiliares, de casas rurales o de agroturismo, de colegios mayores, etc.) deberán cumplir determinados artículos.

¿Qué condiciones tienen que cumplir las instalaciones?

Todas las piscinas deben cumplir una serie de condiciones higiénico-sanitarias y de seguridad en cuanto a las estructuras, materiales de construcción, equipamientos, etc. y deberán mantener unos criterios de calidad del agua de baño y de calidad del aire.

¿Cuándo es preciso que el recinto cuente con un socorrista?

Todas las piscinas deben tener socorrista. Solamente son eximidas las de comunidades de vecinos de menos de 30 viviendas. Ver información sobre socorrismo acuático.

¿Y cuándo la instalación debe contar con personal sanitario?

Las piscinas que en su conjunto sumen entre 500 y 1.000 m2 de superficie de agua deben contar con la presencia de un ATS/DUE o médico en servicio permanente y a partir de 1000 m2 deben disponer de un ATS/DUE y un médico, ambos en servicio permanente.

En época estival pueden suceder ahogamientos de menores en piscinas pequeñas. ¿Qué se puede hacer para evitar estos accidentes?

Es fundamental que las piscinas estén debidamente protegidas evitando el acceso de niños cuando las instalaciones no estén abiertas. También es importante en aquellas en que no hay socorrista que los menores vayan siempre acompañados de un adulto. Por otro lado, habrá que evitar los juegos violentos en las proximidades de la piscina, como empujones y saltos. En caso de accidente habrá que notificarlo a las autoridades sanitarias.

Las piscinas pueden ser lugar de contagio si no se cuidan las condiciones higiénico-sanitarias. ¿Qué precauciones se deben aplicar en este sentido?

Con objeto de prevenir la propagación de enfermedades contagiosas, se debería de mantener unas medidas preventivas tales como son:

TopoAzulCuadrado10 la limpieza diaria de las instalaciones

TopoAzulCuadrado10 el tratamiento y la desinfección del agua

TopoAzulCuadrado10 las medidas higiénicas antes del baño

¿Es imprescindible que el agua de la piscina tenga desinfectante?

Para mantener el agua de baño libre de microorganismos que puedan poner en peligro la salud de los bañistas es imprescindible que haya unos niveles mínimos de cloro o de otro desinfectante autorizado.

¿El cloro de la piscina puede ser perjudicial para el usuario?

El exceso de cloro puede ser perjudicial, pero manteniendo las concentraciones recomendadas por la normativa, no debería existir riesgo alguno.