Portal del Lector



Buscadores

Formulario del buscador general (Google)

El fomento de la lectura a través del cómic: experiencias

  • Imprimir
Introducción

Introducción


Las actividades en torno al cómic y la novela gráfica que pueden programarse desde una biblioteca para jóvenes son infinitas, aparte de las guías de lectura o los clubs, se han puesto en práctica rutas de cómic, centros de interés, talleres de manga, blogs de cómic, construcción de booktrailers, narraciones orales con viñetas, juegos tipo trivial, exposiciones, visitas de dibujantes y guionistas, creación de fanzines, construir un canal booktuber… además de todas las posibilidades que nos ofrece relacionar otras manifestaciones artísticas que se han inspirado en el cómic como el cine, la música o los videojuegos.

Para que estas propuestas, aparte de éxito, tengan calidad y una continuidad, el bibliotecario José Antonio Gómez recomienda cuatro medidas que deberían tomarse: una mayor formación permanente para los bibliotecarios; una ampliación, renovación y diversificación de la colección dentro de las posibilidades presupuestarias; adquirir títulos de calidad, lo que no siempre es fácil, y contribuir a la difusión del medio enseñando a comprender su lenguaje.

Ejemplos de guías de lectura que nos pueden ayudar a ofrecer listados atractivos y útiles pueden ser: Vuelo 5/07 para Europa, Cómic Tecla, Brújula para tebeos o La fiesta dibujada.

En nuestro ámbito nacional, son muchos los ejemplos de clubs de lectura que se pueden citar, y además hoy contamos con muchas herramientas para refundar y revitalizar constantemente esta actividad y potenciar sus atractivos.

A la hora de planificarlos es recomendable tener en cuenta algunos puntos importantes: no elegir cómics sobre temas que puedan provocar enemistades entre los miembros o contengan pasajes aburridos; ser variados y atrevidos en las propuestas, siempre y cuando la historia, en su conjunto, sea de gran calidad; atreverse con novelas gráficas que sean un estímulo intelectual o traten temas sobre los que haya oportunidad de ampliar información en todo tipo de soportes, y tener presente en todo momento que se trata de una actividad con

fecha de caducidad que exige renovación y el reciclaje formativo continuo del coordinador.

Los bibliotecarios también se han movilizado y compartido recursos y experiencias en torno al noveno arte. Así, Fancomic fue el primer espacio virtual dedicado al cómic gestionado íntegramente por profesionales ligados a las Bibliotecas Municipales de La Coruña, en cuya web se puede encontrar información actualizada y variada que ha servido como inspiración para otros espacios culturales como El blog del club de lectura de cómic de la Biblioteca de Grado, en Asturias, o Yamaguchi comic, en Pamplona.

La notabilidad que está alcanzando el género se aprecia en el peso que el cómic tiene en las programaciones con adolescentes de entidades culturales y de ocio tan importantes como La Alhóndiga, en Bilbao; la biblioteca para jóvenes CUBIT, de la Fundación Bertelsmann, en Zaragoza, o la Casa del Lector, de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez en Madrid, que participa en el diseño y organización de Ilustratour, espacio de encuentro en torno a la ilustración y el cómic, o el Festival de novela gráfica Ñam, cuya primera edición se celebró en Palencia en 2014.

Las bibliotecas también pueden colaborar tanto con editoriales "comiqueras" como con bibliotecas escolares, e igualmente pueden orientar al profesorado sobre la utilización del cómic en todas las áreas curriculares, pues en formato cómic se puede contar cualquier cosa y hacerla atractiva, incluso cuando hablamos de salud. Entre las viñetas hay protagonistas con todo tipo de ideologías, controvertidos, comprometidos que defienden unos determinados valores y modelos de sociedad. Hay tebeos que ayudan a huir de la realidad cotidiana y otros que denuncian situaciones. Gracias a su lenguaje el cómic permite afrontar temas de manera seria sin tener que recurrir a áridas y concienzudas explicaciones.

[Fuente: Curso El cómic y su valor como instrumento para acercar la literatura a los jóvenes (profesor Lorenzo Soto Helguera), Universidad Europea Miguel de Cervantes y F.G.S.R. dic. 2015, on line)]