Dirección General de Salud Pública Consejería de Sanidad

Seguridad Alimentaria

Viernes, 15 de diciembre de 2017
Estás en

Congelar y descongelar alimentos

Congelar y descongelar alimentos

Si se emplea adecuadamente, la congelación es un sistema de conservación que prolonga la vida útil de los productos. Para prevenir tanto el deterioro de alimentos, como posibles intoxicaciones alimentarias, ten en cuenta los siguientes consejos.

Liebre

Cómo congelar alimentos

viñeta  Protege siempre el alimento: emplea recipientes, bolsas, papel transparente o papel aluminio aptos para uso alimentario.
viñeta  Divide en porciones las grandes cantidades para facilitar que se congele de forma rápida y uniforme y así podrás descogelar posteriormente la cantidad justa que vayas a consumir.
viñeta  Si tiene líquidos, deja un espacio sin contenido ya que el volumen aumentará al congelarse.
viñeta  Etiqueta o rotula la fecha de congelación, el producto e incluso, la cantidad. Por ejemplo: el número de raciones, filetes... que contiene.
viñeta Si acabas de cocinar el plato, refrigéralo 1-2 horas antes de introducirlo en el congelador, así la congelación será más rápida y la calidad del producto se mantendrá.
viñeta Mantén en buen estado de limpieza el congelador y elimina el hielo de las paredes cuando se forme.
viñeta  Por razones de calidad, no conserves los alimentos congelados por tí más de 3 meses. En el caso de alimentos comprados congelados, respeta las fechas indicadas por el fabricante.

No descongeles alimentos a temperatura ambiente

Si se hiciera así, las bacterias presentes en el alimento que han estado inactivas durante la congelación, se multiplicarían y se incrementaría el riesgo de toxiinfecciones alimentarias. Tienes varias opciones para descongelar:

- En la nevera, tomando precauciones para que el líquido que se desprenda no contamine otros alimentos (coloca el envase sobre un plato o bandeja).

- En el microondas: mejor en pequeñas porciones, parando de vez en cuando y removiendo el contenido. De esta forma se facilita la descongelación uniforme y evitas que se cocine el exterior mientras se queda congelado el interior del alimento. Conviene cocinar inmediatamente estos alimentos, ya que alguna parte ha podido comenzar a cocerse.

¡Ojo!: hay ciertos alimentos, como las verduras troceadas que se venden congeladas, que pueden cocinarse directamente sin descongelar (ver modo de preparación recomendada por el fabricante).

¿Se debe recongelar un producto descongelado?

No. Al descongelar un alimento se activan de nuevo los microorganismos alterantes y los que causan toxiinfecciones alimentarias, al igual que ciertas enzimas que lo van descomponiendo. A medida que transcurre el tiempo a temperaturas intermedias, aumenta el número de microorganismos presentes en el alimento y se van descomponiendo sus nutrientes . Por tanto, han disminuido la seguridad (aumenta el contenido de bacterias y pueden liberar toxinas) y la calidad del alimento que recongelamos (se quedará más seco, insípido).

Una forma de evitarlo es planificar adecuadamente las comidas y congelar por raciones previstas de consumo.

Sí que puedes congelar una comida cocinada, aunque parte de sus ingredientes hubieran estado congelados previamente.

MENSAJES CLAVE

La congelación es un método seguro de conservación de alimentos. Si éstos se mantienen a temperaturas constantes de -18ºC o inferiores, se inactivan los microorganimos que provoncan enfermedades y los que alteran los alimentos.

La congelación no destruye esos microorganismos, que se reactivan con la descongelación al llegar a determinadas temperaturas que propician su multiplicación.

La congelación idónea debe ser rápida. Se favorece madiante congeladores potentes, limpios, con espacio suficiente e introduciendo envases pequeños y previamente enfriados en la nevera, sumergidos en agua con cubitos de hielo o manteniéndolos un rato bajo el chorro de agua fría.

La descongelación idónea debe ser lenta  y a temperaturas de refrigeración: saca la comida del congelador con una antelación de 12 horas y déjala en la nevera sobre un plato o bandeja que recoja el líquido que se genere.