Dirección General de Salud Pública Consejería de Sanidad

Seguridad Alimentaria

Sábado, 19 de agosto de 2017
Estás en

Tarteras seguras

Llevar tarteras al colegio o al trabajo

A veces llevamos tarteras al trabajo o al colegio por una de estas razones:
  Para decidir qué alimentos y en qué cantidad los llevamos, facilitando seguir una dieta adaptada a nuestro gusto o necesidades.
  Para aprovechar la comida que preparamos en casa.
  Por disponer de poco tiempo para comer.

Lee los siguientes consejos para no empaquetar gérmenes en la tartera.

Al preparar la comida:

 Limpia bien las tablas de corte, cubiertos y recipientes.
 Cocina suficientemente las comidas, de modo que alcancen 70ªC en el centro del producto.
 Enfría rápidamente las comidas en la nevera y protegidas de contaminación.
 Lava, con desinfectante de uso alimentario, las frutas y verduras que no vayas a cocinar.
 No incluyas comida que lleve hecha más de 2 días, salvo que estuviera conservada en congelación.

Escoge el recipiente:

 Utiliza envases aptos para uso alimentario y, en su caso, que se puedan calentar en el microondas.
 No recicles los envases de un solo uso.
 Descarta los que tengan fisuras porque se acumula la suciedad y se ocultan los gérmenes.

Escoge la bolsa:

 De tamaño adecuado al contenido, sin mucha holgura, para evitar pérdidas de frío.
 Isoterma. Si los desplazamientos son largos, incluye acumuladores de frío o una botella de agua congelada.

Al llegar al trabajo o al colegio:

 Colócala en la nevera al llegar, abriendo la bolsa para que penetre el frío.
 Si no dispones de nevera, incluye acumuladores de frío o una botella de agua congelada.
 Conserva la bolsa alejada de fuentes de calor o luz directa.
 No abras el recipiente hasta el momento de su consumo.

Al comer:

 Lávate previamente las manos.
 Calienta completamente la comida y cubre los alimentos para evitar salpicaduras.
 Recomienda a los niños que no compartan alimentos con compañeros para evitar episodios de alergias e intolerancias alimentarias.

Información Más información sobre envases y otros materiales en contacto con alimentos:

 Los envases y utensilios que entran en contacto con los alimentos cumplen una normativa muy exigente y  deben estar claramente identificados:

Símbolo establecido por el Reglamento 1935/2004 para uso alimentario

- Algunos incluyen el símbolo de la copa y el tenedor.
- Otros incluyen la mención para contacto con alimentos.
- En otros informan claramente sobre su uso como, por ejemplo, máquina de café, botella de vino, etc.

 Para prevenir peligros derivados de una utilización incorrecta, cuando sea necesario tendrán instrucciones de uso. Es decir, indicarán si se pueden introducir en el lavaplatos o son aptos para el horno o el microondas, etc.

  En el momento de comprar envases y otros utensilios para uso alimentario te facilitarán toda esa información de una de estas formas

- En el propio envase o utensilio.
- En etiquetas adheridas al producto o en su embalaje.
- En un cartel próximo a donde se exponen para la venta.

 Cuando compres tarteras y otros recipientes, ten en cuenta para qué vas a emplearlo y verifica en las instrucciones si se pueden calentar en el horno o en microondas, congelar, etc.

 No reutilices como tartera las barquetas de poliestireno (las bandejas en las que compras la carne o el pescado), ni los envases de helados, etc. Como ya hemos explicado anteriormente, cada material tiene unas utilidades diferentes, y en estos casos sólo están pensados para un uso, y no para lavarlos en el lavaplatos, recalentarlos, congelarlos de nuevo, etc.

viñeta Por último, si quieres conocer más sobre la normativa que deben cumplir las empresas para garantizar que los materiales en contacto con los alimentos son seguros: consulta este tríptico de la AECOSAN  o esta  publicación de la Comisión Europea.

 

Documentos Relacionados

Tarteras seguras. No empaquetes gérmenes en la tartera.

Díptico con consejos para evitar las toxiinfecciones alimentarias por llevar la comida al trabajo o al colegio.

descargar pdf