Portal de Salud de la Comunidad de Madrid

Saltar Navegación

Jueves, 14 de diciembre de 2017

Incontinencia Urinaria

Imprimir

Incontinencia urinaria

Incontinencia urinaria

La insuficiencia urinaria (IU), según la International Continence Society (ICS), es cualquier pérdida involuntaria de orina que supone un problema social o higiénico.

La IU no es una enfermedad que ponga en peligro la vida del paciente, pero deteriora significativamente la calidad de vida de quien la padece, ya que reduce su autoestima y merma su autonomía. Se presenta tanto en personas sanas como asociada a diferentes enfermedades, y puede ser consecuencia de diversas causas.

La prevalencia media estimada ronda el 20%-30% en términos generales, con una elevación de hasta el 30%-40% en las personas de mediana edad y de hasta un 30%-50% en los ancianos. La incidencia de IU aumenta linealmente con la edad hasta ser considerada como uno de los síndromes geriátricos, tanto por su elevada prevalencia en mayores de 65 años como por el impacto negativo que ocasiona.


Tipos de Incontinencia Urinaria (IU):

  • La IU de esfuerzo es la pérdida involuntaria de orina asociada a un esfuerzo físico que provoca un aumento de la presión abdominal (como toser, reír, correr o andar).
  • La IU de urgencia es la pérdida involuntaria de orina acompañada o inmediatamente precedida de “urgencia”, es decir la percepción por el paciente de un deseo miccional súbito claro e intenso, difícil de demorar y con miedo al escape.
  • Incontinencia urinaria mixta: Se trata de un tipo de incontinencia que se asocia a urgencia miccional y también a los esfuerzos, al ejercicio, a los estornudos o a la tos.
  • El síndrome de vejiga hiperactiva es el conjunto de síntomas de la fase de llenado caracterizado por urgencia miccional como síntoma principal (deseo miccional imperioso con miedo al escape), con o sin incontinencia, habitualmente asociado a frecuencia miccional elevada y nicturia.
  • Insuficiencia urinaria “continua”: Es la pérdida involuntaria y continua de orina, y puede deberse a alteraciones anatómicas.
  • Enuresis nocturna: Se refiere a cualquier pérdida involuntaria de orina durante el período de sueño.
  • Incontinencia urinaria por rebosamiento. Es la IU que se aprecia en pacientes sin deseo miccional alguno.
  • Climacturía es la IU que se produce durante el coito, tanto en la mujer como en el varón.
  • La incontinencia con la risa (giggle incontinence)
  • El goteo postmiccional es otro tipo de IU
  • Incontinencia “funcional” se produce en pacientes cuyo aparato urinario no tiene problema alguno, pero que debido a trastornos físicos (movilidad reducida), cognitivos (demencia), arquitecturales (barreras arquitectónicas en pacientes con movilidad reducida) o al uso de determinados medicamentos no son capaces de llegar al baño. Este tipo de IU suele observarse en pacientes ancianos.


Lo cierto es que, sea por la circunstancia que sea, la incontinencia urinaria puede afectar a quien la sufre a nivel psicológico, puesto que condiciona su estilo de vida.
Lo importante es acudir a un médico lo antes posible y valorar las distintas opciones de tratamiento existentes según el tipo y la gravedad de los síntomas.


Algunos de estos tratamientos son:


1-Medidas higiénico dietéticas:


• Beber menos líquido.
• Orinar con mayor frecuencia para disminuir la cantidad de orina que se escapa.
• Evitar saltar o correr, que pueden causar mayor fuga de orina.
• Procurar que las deposiciones sean más regulares tomando fibra en la dieta o laxantes para evitar el estreñimiento (lo cual puede empeorar la incontinencia).
• Dejar de fumar para reducir la tos y la irritación de la vejiga
• Evitar el alcohol y la cafeína que pueden estimular la vejiga.
• Bajar de peso si tiene sobrepeso.
• Evitar alimentos y bebidas que irriten la vejiga, como comidas condimentadas, bebidas carbonatadas y los cítricos.
• Mantener el azúcar en la sangre bajo control si tiene diabetes.

2- Ejercitar el suelo pélvico:


Ejercitar los músculos tiene amplios beneficios. Trabajar el suelo pélvico puede mermar las posibilidades de padecer incontinencia urinaria y, en el caso de una mujer embarazada, facilitará el parto.
El suelo pélvico puede ejercitarse con los conocidos ejercicios de Kegel. Se trata de trabajar de forma conjunta la pelvis, el abdomen y la espalda con una tabla que se puede realizar diariamente. Uno de ellos se realiza sentados en una silla en posición neutral, sin dejarse caer hacia atrás, como si se quisiera llevar la cabeza al techo. En esa posición habría que poner las manos en el vientre, zona que debe notarse en tensión debido a la postura, que permite la contracción del abdomen profundo. De lo que se trata es de aguantar en esa posición durante unos segundos, relajar y repetir.

Otra forma de trabajar el suelo pélvico es usar juguetes eróticos. En concreto, juguetes eróticos como las bolas chinas usadas de forma terapéutica son cada vez más recomendadas por los especialistas. El juguete consiste en bolas que se introducen en la vagina, en el mismo lugar en el que se colocan los tampones. Las bolas contienen una o varias bolas pequeñas en el interior, y la vibración que causan con el movimiento es lo que da placer sexual. Pero, en este caso, lo que interesa es la sensación de que se va a caer, lo que hace que se contraigan los músculos, ejercitándolos.


Mantener relaciones sexuales, precisamente, es también otra manera de ejercitar el suelo pélvico.
La biorretroalimentación y la estimulación eléctrica pueden ser útiles a las personas que tienen problemas para realizar los ejercicios de entrenamiento de los músculos pélvicos.
Para las mujeres con incontinencia de la vejiga a las que no les han funcionado los medicamentos u otros tratamientos, las inyecciones de bótox podrían ayudar a controlar el goteo mejor que un dispositivo de estimulación nerviosa implantado.


3- Cirugía:


El tratamiento quirúrgico se recomienda tras otras medidas, y siempre que se haya encontrado la causa exacta de la IU. Algunos tipos de tratamientos son:

  • Reparación vaginal anterior
  • El esfínter urinario artificial (sobre todo en IU de esfuerzo en los hombres)
  • Inyecciones de colágeno
  • Cabestrillo masculino y vaginal.
  • La suspensión retropúbica.
  • La cinta vaginal sin tensión

Copyright © Comunidad de Madrid.