Dirección General de Salud Pública Consejería de Sanidad

Seguridad Alimentaria

Sábado, 27 de mayo de 2017
Estás en

Control de la temperatura en los alimentos

Relación entre temperaturas y riesgo de intoxicación alimentaria

¿Por qué es importante la temperatura a la que se cocinan y conservan los alimentos?

La temperatura afecta directamente a la seguridad de los alimentos, ya que determina la posibilidad de que sobrevivan o se multipliquen los gérmenes que alteran los alimentos y que producen intoxicaciones alimentarias.


Para saber más, lee atentamente este folleto.

MANTÉN FRÍA LA COMIDA FRÍA

y
MANTÉN CALIENTE LA COMIDA CALIENTE

¿Por qué? Las bacterias se multiplican rápidamente a temperaturas entre +5 y +65 ºC. Por encima de 65ºC mueren y por debajo de 5ºC se multiplican más lentamente.

Por tanto: 

 La comida que no va a ser consumida en el momento debe enfriarse lo más rápidamente posible: en la nevera o sumergiendo el recipiente que la contiene en agua fría.
 No dejes los alimentos perecederos a temperatura ambiente. Regula la nevera por debajo de 5ºC y no la sobrecargues. 
 Si no se va a consumir en breve, mantén la comida cocinada en el horno asegurándote de que está a una temperatura de al menos 65ºC.

Regla de las 2-4 horas:

Tipo de empresa implicada

Más consejos

1. Planifica con antelación: No prepares cantidades excesivas de comida, ya que volúmenes elevados dificultan su mantenimiento en frío o en caliente. Si preparas alimentos para un número elevado de personas, hazlo con la mínima antelación posible. 

2. Mantén la nevera por debajo de 5ºC: Si es posible, utiliza un termómetro para comprobar la temperatura. Comprueba que hay espacio suficiente para permitir la circulación del aire entre alimentos. 

3. Comprueba las instrucciones de conservación: Lee la etiqueta de los alimentos para saber si requieren conservación en refrigeración o en congelación. Por otra parte, muchos alimentos se conservan a temperatura ambiente pero, una vez abierto el envase, requieren conservación en frío. 

4. Mantén la comida caliente por encima de 65ºC: Las comidas calientes deben mantenerse y servirse por encima de 65ºC. Si quieres conservarlas en caliente para consumirlas posteriormente, introdúcelas en el horno a una temperatura superior a 65ºC.

5. Divide la comida en porciones para enfriarla: Si la comida recién cocinada no se va a consumir inmediatamente, conviene reducir la temperatura lo antes posible. Para ello,cuando deje de liberar vapor, trasvásala a varios contenedores pequeños e introdúcelos en la nevera o en el congelador. También puedes enfriar los recipientes bajo el chorro de agua fría o sumergiéndolos en agua con hielo como paso previo a meterlo en el frigorífico.

6. Transporte los alimentos en frío: Para la comida perecedera como, por ejemplo, la los congelados o los refrigerados, lleva siempre una bolsa isoterma. Si vas a un picnic, incluye siempre en la bolsa isoterma un acumulador de frío o botellas con agua congelada para mantener el frío durante varias horas. 

7. En caso de duda, desecha el alimento: Si algún alimento perecedero ha estado en el rango de peligro de 2 a 4 horas, consúmelo inmediatamente. Si ha pasado más de 4 horas en ese rango de temperaturas, no es seguro comsumirlo. 

 

Documentos Relacionados

Díptico "Cómo afecta la temperatura a la seguridad de los alimentos"

descargar pdf