Hospital Gregorio Marañón

Hospital General Universitario Gregorio Marañón
Miércoles, 18 de octubre de 2017 Comunidad de Madrid

Secciones principales


Comunicación



24/03/2017

El Marañón analiza la incidencia de embolia pulmonar por factores medioambientales


Pulmones
AUMENTA EN MESES FRÍOS Y CON PICOS DE POLUCIÓN

El Servicio de Neumología del Hospital Gregorio Marañón ha llevado a cabo un estudio entre más de 100.000 pacientes para analizar la relación entre ingresos por embolia pulmonar y factores de riesgo medioambientales. El estudio, publicado en la revista European Journal of Internal Medicine, ha desvelado mayor incidencia de ingresos por embolia pulmonar en los meses fríos con picos de polución.

Javier de Miguel Díez, jefe de la sección de Neumología del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, ha realizado un estudio que evalúa la influencia de los factores climatológicos y los niveles de polución ambiental sobre la incidencia de la embolia pulmonar. Los resultados de esta investigación bajo el título “Análisis de los factores de riesgo medioambientales para la embolia pulmonar”, publicada en la revista European Journal of Internal Medicine.

Este trabajo muestra cómo existe una relación entre las bajas temperaturas y las altas concentraciones de contaminantes ambientales con el aumento de la probabilidad de ingreso hospitalario por embolia pulmonar. El estudio ha evaluado, durante un periodo comprendido entre 2001 y 2013, a más de 100.000 pacientes ingresados por esta patología en toda España.

Según los resultados de esta investigación, existe una asociación entre las bajas temperaturas y una concentración más alta de algunos contaminantes ambientales como el dióxido de nitrógeno y el ozono, con el aumento de la probabilidad de ingreso hospitalario por embolia pulmonar. “Se observó que las hospitalizaciones por esta patología fueron más frecuentes durante las estaciones más frías, con picos en otoño e invierno, en los meses de noviembre y febrero, donde se concentra la mayor parte de los episodios de embolia pulmonar, y que correspondía además con los picos más altos de polución en las grandes ciudades”, destaca Javier de Miguel.

Durante el período de esta investigación, entre 2001-2013, se evaluaron más de 100.000 ingresos hospitalarios por embolia pulmonar en toda España. Los datos ambientales se obtuvieron teniendo en cuenta los códigos postales de todos los pacientes mayores de 18 años incluidos en el momento de la hospitalización. Para la realización de este estudio el jefe de la sección de Neumología del Hospital Gregorio Marañón, Javier de Miguel, ha contado con la colaboración de un grupo de investigadores del Departamento de Medicina Preventiva de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid.

Sin embargo, aunque la contaminación y los factores meteorológicos inciden en el aumento de casos de embolia pulmonar, De Miguel señala a su vez que “que existe la posibilidad de que los factores ambientales no tengan un papel determinante sobre la mortalidad ya que durante la investigación se ha observado que el mayor registro de muertes por embolia pulmonar se produjo durante las estaciones más cálidas, como son primavera y verano”.

Un caso por cada 1.000 habitantes

La embolia pulmonar o tromboembolismo pulmonar (TEP) es una enfermedad potencialmente mortal, que se produce cuando una parte de un trombo se desprende desde alguna parte del territorio venoso, migra y se enclava en las arterias pulmonares. En la mayoría de las ocasiones, los émbolos proceden de una trombosis venosa profunda de las extremidades inferiores. Se estima que la incidencia de embolia pulmonar es de un caso por cada 1.000 habitantes, aunque en los últimos años se ha observado un aumento en la tasa de hospitalizaciones por esta causa.

Entre los factores que predisponen a sufrir esta enfermedad se incluye la edad, los antecedentes de haber sufrido esta patología, el cáncer, las enfermedades neurológicas con parálisis de extremidades, los trastornos médicos que requieren reposo prolongado en cama, como la insuficiencia cardiaca o respiratoria, o la terapia hormonal sustitutiva, entre otros, explica Javier de Miguel.


 



Copyright © Comunidad de Madrid.