Hospital La Paz

Hospital La Paz, Cantoblanco y Carlos III
Sábado, 15 de diciembre de 2018 Comunidad de Madrid

Secciones principales


Prensa



03/08/2018

La Paz en busca de un 'termómetro inmunológico' para niños trasplantados


Ilustracíón portada del libro de la Fundación Mutua Madrileña
INVESTIGADORES Y CLÍNICOS TRABAJAN JUNTOS

El Hospital La Paz-IdiPAZ busca un 'termómetro inmunológico' para controlar a los niños trasplantados. El investigador principal del estudio, el coordinador del Servicio de Inmunología, Eduardo López Granados, trabaja con investigadores y clínicos de diferentes especialidades que tratan a niños trasplantados. Este equipo también intercambia información en la Red Europea TransplantChild, que coordina el hospital madrileño.

El Hospital Universitario La Paz es el único de la Comunidad de Madrid que realiza todo el catálogo de trasplantes pediátricos. Su actividad acumulada en los últimos 32 años ha sido de 1.885 trasplantes: 458 han sido renales, 699 hepáticos, 104 de intestino, 67 cardiacos, dos de pulmón, y 555 hematopoyéticos (médula). El primer trasplante pediátrico se hizo en La Paz en el año 1985. En la actualidad, este hospital lidera la red europea TransplantChild que coordina 18 hospitales de 11 países, que comparten información y avanzan en el progreso de la investigación.

El trasplante salva la vida de muchos niños y el éxito del proceso, según los expertos, no solo radica en la cirugía, sino en la forma en la que se extrae el órgano del donante, se conserva, se traslada y se implanta. Una vez el órgano ha sido colocado en niño hay que cuidarlo para que no haya un rechazo. Para ello hay que modular el sistema inmunitario del receptor para que trabaje al mínimo y no vea el nuevo órgano como una amenaza e intente eliminarlo. La investigación de La Paz  quiere avanzar en el conocimiento del proceso inmunológico que tiene lugar en todos los trasplantes.

Lo que pretende el estudio es entender mejor cómo el sistema inmunitario  responde a la medicación y lo que busca es una herramienta, un medidor, que permita encontrar un equilibrio preciso en el nivel de medicación, evitando un exceso que anule el sistema inmune y aumente el riesgo de que el paciente sufra infecciones graves. Ahora las pautas las marca la amplia experiencia clínica y  los niveles que alcanza un fármaco en sangre, pero "realmente no existen unas pruebas que contribuyan a hacer un ajuste fino de la inmunosupresión", según López Granados. 

Buscando marcadores
El equipo de La Paz se ha centrado en ver cómo tras el trasplante se recuperan distintos tipos celulares del sistema inmunitario y, tras la experiencia acumulada en trasplante de progenitores hematopoyético, han comenzado la investigación en niños con trasplante renal o intestinal.  Además, están buscando validar un 'termómetro inmunológico', algo así como la luz que se enciende en el salpicadero de un coche cuando fallan los frenos o el nivel de aceite está bajo. Una vez se obtengan los indicadores, se podrá utilizar en los niños al principio del trasplante para evitar el rechazo agudo, donde se necesita una inmunosupresión muy intensa, que poco a poco se puede ir ajustando.

El tratamiento en los trasplantes pediátricos se hace ahora de forma protocolizada y el estudio pretende encontrar la forma de tratar cada caso de forma más individualizada. Se trata de que la medicina personalizada llegue también al campo de la inmunosupresión. Con ello se mejorará el proceso de trasplante teniendo nuevos parámetros que permitan tomar decisiones más informadas y conseguir tratamientos más eficaces y menos tóxicos. Este proyecto se lleva a cabo por un necesario equipo multidisciplinar y ha recibido una Ayuda a la Investigación en Salud de la Fundación Mutua Madrileña.


 



Copyright © Comunidad de Madrid.