Servicio Madrileño de SaludConsejería de Sanidad

Servicio de Obstetricia y Ginecología

Lunes, 11 de noviembre de 2019
Estás en

Patologías ginecológicas más frecuentes


Patologías ginecológicas más frecuentes

La patología ginecológica que con más frecuencia tratamos en nuestro centro es la siguiente:

ENDOMETRIOSIS

La endometriosis es una enfermedad benigna que consiste en la aparición de tejido endometrial fuera de su localización habitual (interior del útero). Aparece sobre todo en los ovarios formando quistes (endometriomas) y en la zona de la pelvis, pero pueden encontrarse implantes en otros órganos como vejiga, intestino, pleura…

Su origen no se conoce con exactitud, se cree que se produce por “menstruación retrógrada” a través de las trompas, con participación importante del sistema inmunitario. Afecta a las mujeres en edad reproductiva (10-20%) por su relación con la actividad hormonal femenina. Sus síntomas más frecuentes son dolor pélvico y dismenorrea intensa y puede provocar problemas reproductivos.

Quirófano ginecología

LEIOMIOMATOSIS UTERINA

Los miomas o leiomiomas son tumores benignos originados en el músculo uterino (miometrio). Son muy frecuentes: se cree que un 70% de las mujeres a los 45 años tendrán al menos un mioma. Tienen hormonodependencia, de modo que dejan de crecer cuando se instaura la menopausia. La mayoría de los casos son asintomáticos y no requieren tratamiento. Según su tamaño o localización pueden provocar sangrados abundantes que precisen actuación médica.

PATOLOGÍA TUMORAL BENIGNA ANEXIAL

Las masas anexiales benignas son un problema frecuente en las mujeres. La técnica de elección para su diagnóstico es la ecografía ginecológica que permitirá descartar tumores malignos, así como medir y describir la tumoración, orientándonos hacia su estirpe. El tratamiento es quirúrgico, en la mayoría de los casos mediante un abordaje laparoscópico.

PROLAPSO DE ÓRGANOS PÉLVICOS

El prolapso genital consiste en el descenso de los órganos pélvicos por debilitamiento de sus estructuras de soporte. Según afecte a su compartimento anterior, medio o posterior afectará a la vejiga, útero o recto. Es frecuente la afectación de varios compartimentos.

Los síntomas más frecuentes son sensación de bulto y/o alteraciones en la micción o defecación. El tratamiento es conservador en casos leves pero en un alto porcentaje precisará tratamiento quirúrgico. Las recurrencias de la patología tras la cirugía rondan el 20-30%, por lo que en algunos casos puede estar indicado colocar mallas para reforzar los tejidos.

Es importante incidir en medidas preventivas como evitar sobrepeso y estreñimiento y realizar ejercicios de suelo pélvico.

ENFERMEDAD INFLAMATORIA PÉLVICA

La EIP se trata de una enfermedad inflamatoria de causa infecciosa que afecta al aparato genital femenino (útero, trompas, ovarios y estructuras adyacentes). Generalmente está producida por varios gérmenes, cuya vía de entrada es la vagina. Los síntomas son fiebre, malestar general y dolor pélvico, sobre todo en la exploración. El tratamiento dependerá de la gravedad de la infección pero se basa en el uso de antibióticos de amplio espectro. En algunos casos es preciso recurrir a la cirugía tras el proceso agudo.

SANGRADO MENSTRUAL ABUNDANTE

El SMA es una entidad clínica que afecta a mujeres en edad reproductiva. Consiste en padecer menstruaciones excesivas que afecta a la calidad de vida de la paciente y puede provocar anemias ferropénicas secundarias.

El tratamiento dependerá de la causa que lo provoque. Puede ser de etiología orgánica (pólipos, miomas, tumores) o funcional (alteraciones hormonales, de la coagulación, etc).