Estrategia Madrileña de Atención a Personas con Discapacidad

Estrategia Madrileña de Atención a Personas con Discapacidad (2018-2022)

Consejería de Políticas Sociales y Familia

La Estrategia Madrileña de Atención a Personas con Discapacidad (2018-2022) es un instrumento de planificación y coordinación de las iniciativas y recursos que las distintas consejerías y organismos públicos de la Comunidad de Madrid destinan a la mejora de la calidad de vida de las personas con discapacidad y de sus familias. A través de esta Estrategia se incorpora la perspectiva de la discapacidad en toda acción pública, con la finalidad de dar un salto cualitativo hacia la inclusión social efectiva.

Para el diseño de esta Estrategia se formó un grupo de trabajo específico en el seno del Consejo Asesor de Personas con Discapacidad de la Comunidad de Madrid, órgano colegiado que constituye el cauce de participación de las entidades más representativas del sector, los agentes sociales y la Federación de Municipios de Madrid. Además, en relación con anteriores Planes de Acción de la Comunidad de Madrid, se ha reforzado la participación directa de las personas con discapacidad y sus familias y la de los gestores públicos, en este segundo caso, con el objeto de dotar a la Estrategia de la necesaria sostenibilidad y viabilidad.

Destinatarios: 

Personas con discapacidad y sus familias, residentes en la Comunidad de Madrid, así como profesionales que trabajan en este ámbito.

Duración: 

De 2018 a 2022

Líneas estratégicas: 

La Estrategia se vertebra en 9 áreas de acción generales:

1.  Atención social y promoción de la autonomía personal de las personas con discapacidad.

2. Atención social, promoción de la autonomía personal y apoyo a la integración de las personas con enfermedad mental grave y duradera.

3.  Atención temprana.

4.  Educación.

5.  Formación y empleo.

6.  Salud.

7.  Participación social e inclusión ciudadana.

8.  Seguridad y protección jurídica y social.

9.  Accesibilidad universal.

Los principios que orientan la formulación de las distintas líneas de acción en cada una de estas áreas encuentran su máximo referente en la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad. Se pueden citar como más relevantes los siguientes:

-  Autonomía individual, autodeterminación e independencia.

-  Igualdad de oportunidades y no discriminación.

-  Inclusión social.

-  Sensibilización.

-  Calidad de vida.

-  Protección de los grupos más vulnerables.

-  Accesibilidad universal.

Diagnóstico: 

La Estrategia dedica sus primeros capítulos al análisis del contexto normativo, el perfil sociodemográfico de las personas con discapacidad en la Comunidad de Madrid y los recursos y servicios disponibles en la actualidad. Se han considerado, además, los resultados de la evaluación final del Tercer Plan de Acción para Personas con Discapacidad de la Comunidad de Madrid (2012-2015) y las necesidades identificadas a través de la articulación de distintos canales de participación y rondas de reuniones y consultas institucionales.

La prioridad de fortalecer la protección de los grupos más vulnerables se ha traducido en esta Estrategia en la articulación de dos nuevas áreas no contempladas en planes anteriores. La primera, de atención social a personas con enfermedad mental, prestando especial atención a las nuevas patologías que surgen en edades más tempranas y la segunda, en la que se refuerza la protección jurídica y social de los menores y las mujeres con discapacidad.

Objetivo: 

Los objetivos de la Estrategia son el logro de una sociedad inclusiva, más accesible, que incorpore la diversidad como un valor, y en la que se presten mejores apoyos a las personas con discapacidad y sus familias a lo largo de toda la vida, partiendo de un enfoque personalizado de la atención que fomente la autonomía personal, el disfrute de una vida independiente y la ciudadanía de pleno derecho.

Presupuesto: 
Presupuesto previsto en la memoria inicial: 3.599,2 millones de euros a lo largo de cinco años.
Objetivos concretos: 

Son objetivos comunes a las distintas áreas:

-  La remoción de los obstáculos existentes para posibilitar el acceso de las personas con discapacidad a todos los servicios convencionales.

-  El mantenimiento o, en su caso, ampliación o implantación de programas y servicios específicos para las personas con discapacidad en atención a las necesidades existentes.

-  La generalización del modelo de atención centrado en la persona, en su proyecto de vida, teniendo en cuenta sus necesidades y rol social a lo largo del ciclo vital, garantizando la continuidad en la atención que precisa, especialmente en las etapas de transición.

-  El impulso de los servicios de asistencia personal, de apoyo domiciliario o comunitario, de implantación de productos y nuevas tecnologías que faciliten la autonomía personal y el disfrute de una vida independiente en la comunidad.

-  La mejora de la calidad de los servicios públicos mediante la implantación de cartas de servicios, auditorías de calidad, protocolos de simplificación administrativa y coordinación, encuestas de satisfacción de los usuarios o intercambios de buenas prácticas, entre otros instrumentos.

-  La mejora de la capacitación de los empleados públicos responsables de la prestación y gestión de los servicios públicos, especialmente en lo que respecta a la sensibilización, comprensión de la discapacidad y conocimiento de las personas con discapacidad usuarias de dichos servicios.

-  El impulso y fomento de la colaboración de las entidades representativas de las personas con discapacidad en los planes, programas y servicios destinados o que incidan en la calidad de vida de las personas con discapacidad.

- La intensificación del apoyo a las personas con discapacidad y sus familias mediante la consolidación, ampliación o mejora de los servicios de acompañamiento y los de información y orientación.

- El refuerzo de la protección social de las personas con discapacidad más vulnerables o en riesgo de exclusión social.

- La adaptación progresiva del entorno, eliminando las barreras existentes y mejorando la accesibilidad, especialmente la cognitiva en la comunicación.

- La mejora en la recopilación de datos sobre discapacidad para obtener información más exhaustiva sobre las características de la discapacidad como la prevalencia, los problemas de salud asociados a la discapacidad, el uso y necesidades de servicios, la calidad de vida y bienestar y nivel de integración en la comunidad.

- La generación de contextos sociales inclusivos mediante el desarrollo de acciones de sensibilización dirigidas tanto a los ciudadanos, con carácter general, como a distintos sectores de la sociedad civil y agentes económicos y sociales.

- El impulso a la investigación sobre la discapacidad en los distintos ámbitos de acción pública.

Actividades a desarrollar: 

La Estrategia propone 468 medidas en el marco de 99 líneas de acción. Para conocer la enumeración detallada de estas medidas y los objetivos específicos de cada área consulte el documento íntegro en el área de descargas.

Medios personales: 

La Estrategia está impulsada por la Consejería de Políticas Sociales y Familia y liderada por la Dirección General de Atención a Personas con Discapacidad, si bien su ejecución es responsabilidad del conjunto de las consejerías y organismos implicados en sus respectivos campos de acción.

Medios económicos: 

La financiación de la Estrategia Madrileña de Atención a Personas con Discapacidad 2018 – 2022 se ajustará a las disponibilidades presupuestarias existentes en cada una de las secciones implicadas en la misma para los ejercicios de 2018 y siguientes, así como a los escenarios presupuestarios que para el conjunto de las secciones implicadas en esta Estrategia tenga elaborados la Consejería de Economía, Empleo y Hacienda para los ejercicios 2018 a 2022, de conformidad con la legislación presupuestaria y específicamente con la relativa a la Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera vigente.

Indicadores resultado percepción: 

El Anexo I de la Estrategia cuenta con un cuadro en el que se identifica el órgano responsable de la ejecución de cada medida y el indicador o indicadores de seguimiento de gestión para poder valorar su grado de consecución. Consulte el documento íntegro en el área de descargas.

Periodicidad de la medición: 

Se ha previsto un seguimiento anual que culminará con un informe de evaluación anual y una evaluación final que incluirá recomendaciones de acción.

El órgano responsable de las labores de coordinación, impulso, seguimiento y evaluación de la Estrategia será la Consejería de Políticas Sociales y Familia (Dirección General de Atención a Personas con Discapacidad).

Además, en el seguimiento y evaluación, tendrá un papel activo el Consejo Asesor de Personas con Discapacidad de la Comunidad de Madrid, como órgano colegiado de participación social del que forman parte las entidades del tercer sector de la discapacidad.

Grado de cumplimiento: 

La Estrategia está en fase de implementación y desarrollo.