Buitrago del Lozoya   Coleccion E.Arias    
Picasso y Arias    
© Andres Villers      
Picasso y Arias
menú principal
los toros
  La pasión por las plazas, los toreros y los toros fue una constante en la vida de Picasso y un tema recurrente en su obra a lo largo de toda su carrera.

Con La Tauromaquia, se consagra, junto con Goya, como el artista español que mejor comprende y expresa el mundo de los toros. Según su amigo y secretario Jaime Sabartés, su afición taurina fue heredada de su padre.

Para el artista, la corrida escenifica el drama de la vida y de la muerte y el rito ancestral que enfrenta al hombre y a la muerte. Después, durante su exilio, los toros también encarnan lo más profundo de su arraigada filiación hispánica.
 
  Picasso y Arias compartían esta gran afición por la fiesta taurina, a la que acuden juntos con cierta frecuencia en diferentes ruedos del sur de Francia (Arlés, Céret, Collioure, Fréjus y Nimes) y mantuvieron amistad con toreros y de forma especial con Luis Miguel Dominguín.

A partir de 1951, Picasso contribuye incluso al establecimiento de una temporada taurina en Vallauris, organizadas por el torero madrileño Paco Muñoz, para la que realizará el diseño de su cartelería.
 
amistad
exilio
los toros
biografías
referencias
       
       
  menú principal normas de uso
la colecciónPicasso y Ariasel Museo | la visita creditos
 
mpcea@madrid.org
     
    © 2013 Comunidad de Madrid Consejerķa de Empleo, Turismo y Cultura
Dirección General de Bellas Artes, del Libro y de Archivos
   
    © de las obras reproducidas: sus autores
Pablo Picasso - Sucesión Picasso / VEGAP Madrid 2012