titulos portada

 

Inicio actividades y exposiciones Exposiciones actuales

actuales

LA PIEZA INVITADA:

Cabeza de Mujer (Fernande), 1908.

Pablo Picasso

Museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando

     

Cabeza de mujer (Fernande),Bronce patinado, 18 x 16 x 12 cm. Firmado, fechado y numerado al dorso: «Picasso, 1908, 6 / 6. Sellada C. Valsuani, Cera perdida. Fundida en 1957» [inv. E-594] Sucesión Vegap 2020 Madrid.

Del 5 de SEPTIEMBRE al 21 DICIEMBRE de 2020

Pablo Picasso es el artista que abarca y condensa como ningún otro el siglo XX, el que más caminos abre y, naturalmente, el más polémicas y pasiones suscita. Desde 1904 vive y trabaja en París, pintando obras pioneras como el Retrato de GertrudeSt(1905-1906), en que empieza a apuntar su interés por el arte primitivo.

En marzo de 1907, Picasso compra dos cabezas ibéricas de piedra al secretario de Apollinaire, Géry-Piéret, que las había robado del Musée du Louvre. En abril o mayo (coincidiendo con el Autorretrato del Národní Muzeum de Praga en que se acentúan los rasgos primitivos) comienza una obra de gran formato, que concluye en julio y que será una de las pinturas más célebres del siglo XX: Les demoiselles d’Avignon. El pintor visita el museo etnográfico del Trocadero, cuyas esculturas africanas son para él una revelación.

Se ha señalado que no fue Picasso el descubridor del arte africano, pues ya Matisse y Derain lo habían hecho, pero sí quien en esos años lo utiliza, junto con esculturas ibéricas como las ya citadas y otras egipcias, para llevar a cabo un replanteamiento revolucionario de las artes plásticas. No le interesan los aspectos históricos o etnográficos de esas obras, ni copia ninguna en concreto, sino que toma de ellas los elementos formales que le importan. Trabaja intensamente: dibujos, acuarelas, pinturas y esculturas (como la Cabeza de mujer, en bronce, del Hirshhorn Museum de Washington, muy próxima a la de la Academia pero más rotunda y naturalista). Este proceso culmina en la polémica Les demoiselles d’Avignon y continúa en 1908 y 1909, con obras tan interesantes como Tres mujeres del Museo del Ermitage de San González Amezúa.Mercedes Petersburgo.

 En el bronce de la Academia, el rostro humano se ha transformado tan radicalmente, que ya no parece una máscara, como Gertrude Stein; es una máscara. Se exacerba obsesivamente el papel de los ojos, abiertos, fijos, inmóviles; y la rigurosa geometrización anuncia ya el comienzo del Picasso cubista.

* El Museo ofrece visitas guiadas a La Pieza Invitada todos los domingos desde las 11,30 horas, sin necesidad de reserva previa.

DESCARGAR HOJA DE SALA:

https://www.comunidad.madrid/sites/default/files/doc/cultura/la_pieza_invitada_cabeza_de_mujer._hoja_de_sala.pdf

 

 

 

 

 

 

                                                                                   

 

 

 

 

 

titulos portada