Clásicos en verano



OTRAS EDICIONES:
2010
2009
Comunidad de Madrid
EDUARDO PONCE

Eduardo Ponce

PASEO POR EL PIANO ESPAÑOL
Sobre la obra EDUARDO PONCE

CHRONOS

Toni García Araque, contrabajo
Jesús Gómez Madrigal, piano

Programa

I Manuel Blasco de Nebra
1750 – 1784
Pastorela nº 2 en Fa mayor (Montserrat)
- Adagio
- Pastorela
- Minuet
Sonata nº 3 en Re mayor (Montserrat)
- Adagio
- Allegro
  Federico Olmeda
1865 – 1909
Rima nº 31. Fiesta en la Aldea
Rima nº 10. Cendal flotante
Rima nº 32. Apasionamiento
Nocturno en Do sostenido menor (1890)
Rima nº 24 en Mi menor
Rima nº 29 en Sol menor
Impromptu en La bemol mayor (1890)
II Isaac Albéniz
1860 – 1909
Extractos de la Suite Iberia (1905 – 1908)
- Evocación
- El Albaicín
- El polo
- Lavapiés

Notas al programa

Para Olivier Messiaen, “la Iberia es la maravilla de las maravillas del piano y tiene su puesto -tal vez el más alto- entre las estrellas más brillantes del instrumento rey”.

La Suite Iberia se distribuye en cuatro cuadernos de tres piezas cada uno de ellos, cuyo total queda comprendido en este tan explícito subtítulo: 12 nouvelles “impressions” en quatre cahiers.

Evocación funciona como preludio y, casi, declaración de principios; contiene una copla cercana a la jota aragonesa aunque teñida de andalucismo.

Para Claude Debussy, “pocas obras musicales valen lo que El Albaicín, donde se encuentra la atmósfera de esas veladas de España que huelen a clavel y aguardiente. Es algo así como los sones ensoñadores de una guitarra que se queja en la noche con bruscos despertares de nerviosos sobresaltos”.

Felipe Pedrell, dice respecto al “polo” popular: “…uno de los mejores modelos del género llamado gitano o flamenco…”, “…la voz gimiendo, mejor que entonando, un ‘ay’! con la separación especial de las vocales ‘a’ e ‘y’… Entona el cantor la copla improvisada, fraccionándole concepto poético, repitiendo los versos y terminando cada frase musical con el dejo de aquel ‘ay’! que cautiva y entristece…”.

Lavapiés refleja un ambiente verbenero y castizo, alegre y desenfadado. Asimilación madrileña a través de las zarzuelas de género chico de un motivo navideño andaluz y de un tango-habanera con la imagen de un organillo de fondo

Para Andrés Ruiz Tarazona, “El gran mérito de Federico Olmeda, natural de Burgo de Osma (Soria), es haber llegado a donde llegó como creador inmerso en un mundo provinciano que, en lo musical, aún se movía dentro de los parámetros del antiguo régimen.”.

“Un perfecto desconocido salvo en su ciudad natal y en Burgos donde ejerció de maestro de capilla de la catedral y muy apreciado en medios musicológicos. Llegó a ser en los últimos años de su vida maestro de capilla del monasterio de las Descalzas Reales de Madrid”.

“Compuso un total de 33 Rimas para piano solo siguiendo la línea marcada por importantes músicos del romanticismo. En su caso, pueden resultar modélicas las Romanzas sin palabras, de Mendelssohn, pero también determinadas piezas de Tchaikovsky, Grieg, Albéniz, Granados…”.

“Buena parte de las Rimas de Olmeda están inspiradas en las así llamadas de Gustavo Adolfo Becquer. En la nº 31, Fiesta en la Aldea, recurre al ‘tiempo de rueda’ que utilizará Olmeda en el tercer movimiento de su Sinfonía en La”.

“Autor del Cancionero Folk-lore de Castilla, más conocido como Cancionero de Burgos o de Olmeda, sobresale por haber sido el primero en armonizar la canción tradicional sin herir ni traicionar su esencia”.

Para Justo Romero, “La música del sevillano Manuel Blasco de Nebra es uno de esos escasos tesoros que aún quedan por descubrir”.

“Contemporáneo de Haydn, Mozart y de los hijos de Bach, desaparecido con tan solo 34 años, la producción de Blasco de Nebra es heredera de Scarlatti y de todo lo mejor del barroco”.

“Lamentablemente sólo se conserva una treintena de piezas para teclado agrupadas en tres cuadernos de sonatas que suman un total de 24 piezas más las seis pastorelas localizadas en el monasterio de Montserrat”.

“Blasco de Nebra escucha a Scarlatti, a Soler y a su propio padre, José Blasco de Nebra (profesor de Soler en El Escorial y Madrid) pero lleva el molde de la sonata preclásica un paso más adelante respecto al modelo fijado por Scarlatti y Soler”.

“El aire bucólico de la Pastorela y la perfección de la forma sonata se alinean con inspirada precisión a través del virtuosismo creativo de Blasco de Nebra”.



Eduardo Ponce

Eduardo Ponce nace en 1962 en Madrid, ciudad donde realiza sus estudios bajo la dirección de M. Teresa Fúster, Pedro Lerma y Manuel Carra en el Conservatorio Superior de Música. Una beca del Ministerio de Cultura y más adelante de la Casa Hazen, en memoria a Rosa Sabater, tras su paso por los Cursos Manuel de Falla y Música en Compostela, le permite ampliar su formación en el extranjero.

En 1983 se marcha a Bélgica donde su encuentro con Eduardo del Pueyo marca un giro decisivo en el transcurso de su carrera. El gran maestro ejerce una enorme influencia en la profundización de su búsqueda pianística y en toda su posterior formación musical. Durante esos años, continúa sus estudios, primero en el Conservatorio Superior de Lieja, con el pianista americano Jo Alfidi y, tras la muerte del maestro, con su discípula Patricia Montero en el Conservatorio Real de Bruselas.

En 1989 se traslada a Alemania para cursar, durante cinco años, estudios de postgrado en la clase del pianista estonio Kalle Randalu, con quien realiza una fructífera labor de repertorio en la Hochschule für Musik Karlsruhe, además de recibir lecciones de algunos de los más prestigiosos profesores del mundo, como Lev Vlassenko o Nina Svetlanova.

Uno de los primeros pasos que impulsó su actividad concertista y progresivamente a lo largo de estos años le ha llevado a importantes escenarios, fue ganar en 1987 el Primer premio del concurso nacional Ciudad de Melilla. Eduardo Ponce ha actuado en el Teatro Colón A Coruña, Coliseo Carlos III de El Escorial, Teatro de la Ópera Königsberg, Teatro Rivoli Oporto, Filarmónica Minsk, Steinway Hall Nueva York, Stadtschloss Weimar(con la Orquesta de Cámara, bajo la dirección de Max Pommer), Ettlinger Schloss, Weinbrenner Saal Baden-Baden (con la Orquesta Sinfónica, bajo la dirección de Werner Stiefel interpretando el Concierto nº 2 de Prokofiew), Utrecht, Bruselas, Santa Barbara California, Sevilla...

Premio Luís Coleman de música española, dedica una atención preferente a este repertorio y, de manera especial, a aquel relegado habitualmente de la programación de las salas de concierto, rescatando obras enterradas en el olvido como la Fantasía Castellana de Conrado del Campo, que interpretó como solista en el Auditorio Nacional, con la Orquesta Sinfónica de Madrid, bajo la dirección de José Ramón Encinar.

Eduardo Ponce, por otro lado, es uno de los pocos pianistas que incluye completa la Suite Iberia de Isaac Albéniz en concierto.

Ha grabado para diversas casas discográficas como RTVE Música y Bella Música, así como en producciones para Televisión Española, Südwestfunk y Zweites Deutsches Fernsehen (Alemania). Merece destacar su versión del Concierto nº 1 de Dmitri Shostakovich.

Realiza su labor pedagógica en una cátedra de piano del Conservatorio Superior de Música de Salamanca desde 1996. Completa su actividad profesional impartiendo cursos de interpretación y asistiendo como miembro del jurado a concursos nacionales e internacionales.



 
 
Información de entradas

San Lorenzo de El Escorial
Real Coliseo de Carlos III
7 de agosto a las 20:00 horas
Entradas 10 y 15 €
wai-aa
Madrid Ciudad Digital
copyright © Comunidad de Madrid