Clásicos en verano



OTRAS EDICIONES:
2010
2009
Comunidad de Madrid
ENSEMBLE SANCTI JACOBI

Ensemble Sancti Jacobi

DE SANTIAGO A NOTRE DAME. MONODÍAS Y
POLIFONÍAS DE LOS SIGLOS XII y XIII
Sobre la obra

DE SANTIAGO A NOTRE DAME.
MONODÍAS Y POLIFONÍAS DE LOS SIGLOS XII y XIII

Luis Badosa, contratenor
Santiago Martínez, tenor
Miguel Bernal, tenor
Miguel Ángel Viñé, barítono

Programa

I    
  - Ad invitatorium. Venite omnes cristicole
- Antiphona. Ad sepulcrum beati Iacobi
- Offertorium. Ascendens Ihesus in montem
- Prosa. Alleluia. Gratulemur et letemur
- Hymnus. Psallat chorus celestium
- Conductus. Iacobe sancte tuum
- Responsorium. O adjutor
- Tropo de Benedicamus. Congaudeant catholici
II    
  - Conductus. Virgine nato
- Organum Triplum. Benedicta Virgo Dei Genitrix
- Organum Duplum. Alleluia. Dies Sanctificatus
- Conductus. Congaudet hodie
- Organum Duplum. Alleluia. Video Celos apertos
- Organum Duplum. Alleluia. Multifarie olim

Notas al programa

En el siglo X encontramos en los tratados anónimos Musica Enchiriadis y Scolica Enchiriadis los primeros ejemplos escritos de polifonía primitiva, que llamaron organum. Allí se describen, junto al canto paralelo en octavas, un organum de quintas y un organum de cuartas. En ambos casos la voz principal (vox principalis) se hallaba en la tesitura superior, mientras que la segunda voz (vox organalis) duplicaba dicha voz a una distancia de quinta o cuarta. Estos ejemplos de polifonía surgieron para embellecer el canto gregoriano y dar mayor solemnidad a las celebraciones. También se podían duplicar las voces a la octava obteniendo con ello una magnífica sonoridad cuando se ejecutaba con el grado de celeridad continuado y solemne que recomendaban los teóricos y en un edificio amplio como era el caso de una abadía o en una catedral.

La antología más antigua de piezas al estilo organum se encuentra en los Troparios de Winchester (c. 1050), donde hay recogidos unos 150 “organa” (responsorios, secuencias, etc.). Las partes corales son homófonas y las solistas, a dos voces. Las voces están anotadas en partes diferentes y los neumas son de difícil interpretación.

Esta manera de hacer polifonía sufrió, al parecer, pocas transformaciones durante unos cien años. Luego, en el siglo XI, presumiblemente alrededor de la abadía de Saint Martial de Limoges, aparecerá una nueva forma, el discanto de movimiento contrario. Los cantantes, que improvisaban bajo las restricciones de determinadas reglas, se apartaron del simple movimiento paralelo para otorgar a las partes polifónicas mayor independencia, lo que propició que las voces ganaran en independencia melódica y en equilibrio.

En la primera mitad del siglo XII aparece la polifonía en una nueva etapa. Este nuevo organum ya no se improvisa, sino que se compone y anota. El cantus no se halla situado en la parte superior, sino en la inferior, como base constructiva de la composición polifónica. La evolución de la notación permitió escribir las combinaciones más coherentes y satisfactorias y ofreció la posibilidad de reinterpretarlas repetidamente. Las composiciones escritas podían reemplazar a la improvisación como vía de creación de obras musicales y la notación sustituyó a la memoria como medio para preservarlas.

Encontramos la principal escuela de polifonía en el convento de Saint Martial, en Limoges, al sur de Francia; que es, al mismo tiempo, el centro de una nueva monodia (tropos y secuencias, canciones sacras). El nuevo estilo de composición a dos voces sólo se aplica a los cánticos nuevos y no al antiguo canto gregoriano. Presumiblemente, también se ejecutaba polifónicamente, pero obviamente a la antigua manera del organum, es decir, improvisado.

Las fuentes (tres manuscritos en Saint Martial y uno en Santiago de Compostela) nos transmiten los “organa” escritos en ordenamiento de partitura en neumas colocados sobre líneas, de modo que las alturas de las notas es clara, pero no lo es el ritmo.

La práctica de la ornamentación se incorpora a la composición. En el organum melismático se oyen floridos pasajes melódicos por encima de una nota largamente sostenida del cantus. La voz organal es rítmicamente libre, sólo hay que tener cuidado de atacar simultáneamente las sílabas, lo que implicaba una ejecución solista. Este tipo de organum derivaba visiblemente de los sonidos producidos por un instrumento de la familia de la gaita. Una vez que el principio del pedal fue aceptado en los lugares de devoción, resultó fácil ejecutar semejante música por medio de un órgano, instrumento por excelencia de notas largas, potentes y sostenidas.

Han llegado hasta nuestros días cuatro fuentes de esta polifonía aquitana, tres manuscritos procedentes de Saint Martial de Limoges y un manuscrito de Santiago de Compostela. En este tipo de organum, la melodía original de canto llano siempre está en la voz inferior siendo la voz superior una voz que canta frases de longitud variada. La voz inferior pasaría a llamarse bordón o tenor, del latín “tenere” (sostener).

A partir del siglo VII florecieron de forma extraordinaria los lugares de peregrinación y, sobre todo a partir del siglo X, las peregrinaciones dejarían de ser simples fenómenos locales para convertirse en expresiones de religiosidad colectiva y en una forma de ver y de interpretar el mundo. De las cuatro grandes Rutas de peregrinación sería la de Santiago la que, sin duda, adquiriría más importancia, siendo la que más peregrinos atrajo hacia su destino. De hecho, el término “peregrino”, en su estricta acepción de “viajero que se dirije a un lugar sagrado por razones espirituales o penitenciales” estuvo reservado exclusivamente a quienes, con el bordón en la mano y la esclavina cubierta de conchas, visitaban la casa de Santiago o regresaban de ella. Así lo describe Dante Alghieri hacia 1293: “In modo stretto non s´intende pellegrino, se non chi va verso la casa di San Iacopo, o riede”.

El Camino de Santiago favoreció también la expansión del arte románico y de la cultura, pues era una importante vía de entrada de las corrientes artísticas en vigor en el resto de Europa. Encontramos el Liber Sancti Jacobi, comúnmente conocido como Codex calixtinus, el documento más importante de los relacionados con el culto a Santiago.

El Liber Sancti Iacobi fue compilado hacia mediados del siglo XII, conservándose el original más antiguo y completo en el Archivo de la Catedral de Santiago, aunque son numerosas las copias existentes en toda Europa, realizadas a lo largo de la Edad Media. Consta de 225 folios y en su escritura intervinieron al menos dos manos diferentes. Se compone de cinco libros precedidos por un epígrafe y un prólogo. El primer libro contiene Misas, Oficios y Sermones. El segundo libro narra veintidós milagros de Santiago. Este libro de los milagros de Santiago es la parte más conocida del Códice Calixtino y quizá la más antigua; toda la compilación ha sido llamada a veces Liber miraculis y es la única parte realmente atribuida a Calixto II. El tercero es sobre la translación de Santiago. El cuarto libro habla de la Historia del Pseudo-Turpín, conteniendo las hazañas de Carlomagno en España. Y, finalmente, el quinto libro es una Guía de Peregrinación. Termina el códice con unos textos litúrgicos musicados y un apéndice. Dicho apéndice fue incorporado al manuscrito en un momento posterior a la redacción original del mismo, posiblemente en la encuadernación realizada a finales del siglo XII. Está copiado por diferentes escribas y contiene diferentes textos, destacando algunos milagros atribuidos a Santiago.

Todas las piezas polifónicas contenidas en el códice son a dos voces, excepto el Congaudeant catholici, atribuida al magister Albertus Parisiensis, que es probablemente la primera obra conocida para tres voces; se cree que fue compuesto originalmente para dos voces (superior e inferior) y posteriormente se insertó una tercera voz intermedia.

De la notación no se desprende con claridad si la voz superior se cantaba de una manera libre no rítmica o si estaba sujeta a esquemas rítmicos definidos, ya que la notación medieval no permitía escribir el ritmo de las notas. En realidad, no se sentía la necesidad de especificar tal detalle, ya que hacia el s. XII era evidente que el canto se entonaba con ritmo libre o bien ligado al texto, pues el propio metro del texto permitía a los cantores cantar unas notas largas y otras cortas.

Sin embargo, las inexactitudes en la duración de las notas y el ritmo, que no tenían una importancia práctica en el canto monofónico o a solo, podían resultar caóticas cuando se hallaban implicadas dos o más melodías que sonaban simultáneamente.

En el año 1165 se inició la reconstrucción de la catedral de Notre Dame que se ha¬bía convertido rápidamente en una de las principales sedes musicales de la época. Los compositores del norte de Francia resolverían el problema del ritmo con la utilización de los modos rítmicos, sistema mediante el cual indicaban distintos esquemas rítmicos gracias a combinaciones de notas sueltas o de grupos de notas. Los teóricos dividieron los modos rítmicos en seis modos, con lo cual se intentaba clasificarlos dentro de las antiguas medidas de versificación latinas.

Se elaboran polifónicamente las partes solistas reuniéndolas en el Magnus Liber Organi, un ciclo de cantos para todo el año litúrgico. Este Magnus Liber Organi, compuesto entre 1160 y 1180, es atribuido a Lèonin, quien compuso organum a dos voces. Pèrotin, discípulo suyo, reelaboraría el Magnus Liber con cláusulas que podían intercambiarse con las más antiguas de Lèonin y superó la estructura a dos voces llegando a componer “organa” a tres y cuatro voces. Estas voces se denominaron tenor, duplum, triplum y quadruplum y todas se movían en el ámbito de las voces masculinas.

El organum a cuatro voces de Pèrotin se menciona en ritos dados por el obispo de París, quien quiso celebrar el día de la cincuncisión (octava de la Natividad) en 1198, y el día de San Esteban, en 1199, con especial esplendor y solemnidad. Los tripla y cuadrupla de Pèrotin y su generación constituyó lo más logrado de la polifonía eclesiástica en los finales del siglo XII y comienzos del XIII.



Ensemble Sancti Jacobi

El Ensemble Sancti Jacobi es un conjunto de voces graves formado por cantantes profesionales que se dedica, sobre todo, al repertorio vocal sacro, desde el canto gregoriano hasta el Renacimiento. Este grupo realiza un trabajo metódico y exhaustivo con el objeto de llevar el espíritu original de este bellísimo repertorio para voces de hombres a todos los públicos; ofreciendo, como recomendaba San Bernardo de Claraval, una música que “mientras agrade al oído, conmueva el corazón”.

Desde su formación, el conjunto está constituido por un núcleo estable, lo que le confiere una gran homogeneidad. Sus componentes son colaboradores habituales de las mejores agrupaciones corales profesionales de España y han cantado en los más prestigiosos Festivales de Música de nuestro país y del extranjero. Las actuaciones del Ensemble Sancti Jacobi son ampliamente aclamadas por su vitalidad y expresividad, así como por la calidad de sus voces, capaces siempre de hacer vibrar al público.

Los programas que proponen son fruto de una larga reflexión y un minucioso estudio, presentando siempre conciertos extraordinariamente atractivos, basados en un eje temático concreto. Los componentes del Ensemble Sancti Jacobi son todos enamorados de la música y viven el canto como un camino de continua búsqueda y aprendizaje. En sus voces resuena la bendición que se daba a los cantores en el decreto del IV Concilio de Cartago: “Cuidad de que lo que cantáis con vuestras bocas lo creáis en vuestros corazones, y que lo que creáis en vuestros corazones lo expreséis con vuestras obras”.



Textos

AD INVITATORIUM. VENITE OMNES CRISTICOLE
(Liber Sancti Iacobi. Fol. 105v)
Venite omnes cristicole,
ad adorandum Christum regem eternum;
qui apostolorum suum
mirabiliter decoravit Iacobum.
  Venid todos los cristianos
a adorar a Cristo, Rey eterno,
que adornó maravillosamente
a su apóstol Santiago.
ANTIPHONA. AD SEPULCRUM BEATI IACOBI
(Liber Sancti Iacobi. Fol. 103v)
Ad sepulcrum beati Iacobi
egri veniunt et sanantur,
ceci illuminantur,
claudi eriguntur,
demoniaci liberantur,
mestis consolacio datur,
et quod maius est,
fidelium preces exaudiuntur:
ibi barbare gentes
omnium mundi climatum
catervatim occurrunt,
munera laudis Domino deferentes, alleluia.
  Junto al sepulcro de Santiago
los enfermos vienen y son curados,
los ciegos iluminados,
los cojos se levantan,
los endemoniados se ven libres,
los tristes son consolados
y lo que es más, las oraciones
de los fieles son escuchadas;
allí extrañas naciones
de todos los climas
acuden en tropel,
trayendo dones de alabanza, aleluya.
OFFERTORIUM. ASCENDENS IHESUS IN MONTEM
(Liber Sancti Iacobi. Fol. 121r-121v)
Ascendens Ihesus in montem,
vocavit ad se Iacobum Zebedei
et Ioannem fratrem Iacobi;
et imposuit eis nomina Boanerges,
quod est fili tonitrui. Alleluia.
V. Et enim sagitte tue, Domine, transeunt;
vox tonitrui tui in rota.
  Subiendo Jesús al monte,
llamó junto a sí a Santiago,
hijo del Zebedeo, y a Juan, su hermano,
y les puso el nombre de Boanerges,
que quiere decir hijos del trueno. Aleluya.
V. Pues tus saetas, Señor, volaron,
la voz de tu trueno en el torbellino.
PROSA. ALLELUIA. GRATULEMUR ET LETEMUR
(Liber Sancti Iacobi. Fol. 119r-120v)
Alleluia.
Gratulemur et letemur
summa cum leticia,
letabunda et zemeha
gaudeat Yspania.
In gloriosi Iacobi
almi prefulgenti nizaha.
Qui hole celos haiom
in celeste nichtargloria.
Hic Iacobus Zebedei
ahiu meuora Iohannis,
supra jamah Galilee,
a Salvatore nicra.
Quo iubente, cunctis spretis,
fidem alme Trinitatis
velut mezaper emuna
predicat in bihuza.
Iacobus ysquirros gracia,
dat legis testimonia,
Christum pandit per secula
eundo per cosmic climata.
Messie incarnacio
et sub Pilato passio
est apostolic devar que zossa.
Et Christi resurrectio,
mirabilis Ascensio
est eius predicacio rama.
Dei omer magnalia
prophetarum preconia,
ad ducit in testimonia.
Et David vaticinia
sunt illi concordancia;
aperte magiz hic omnia.
Tunc guezoloz miracula
faciebat preclara prodigio,
sezim rahim rozef Christi atleta,
divina zarhaque gracia.
Hic nazan se martirio
sub Herodis imperio maligno,
pro summi Regis Nato athanato;
set iam letatur in gloria.
Cuius gleba est translata
a patria Ierosolimitana
in Gallecia obtima, nunc in qua
divina agit miracula.
Sarcophagum cuius sacrum
egri petunt salutemque capiunt
cuncte gentes, lingue,
tribus illuc uunt clamantes:
sus eia, ultreia.
Et diversa sacrificant munera.
Confitentes sua digne vicia.
Boanerges qui nuncuparis,
toni trui natus vocaris,
supplantatator nominaris,
a nobis supplanta vicia.
Qui vidisti in Tabor monte
transformatum Natum in Patre,
fac nos Ihesum perspicere
in poli leholam gloria.
O Iacobe christicola,
sis protector amaha.
Ut cum Christo tecum una
letemur in secula. Amen.
  Aleluya.
Alegrémonos gozosos
de alegría santa y feliz
y jubilosa que
se alegre España.
Por ser de nuestro Santiago
santo y luminoso, la victoria,
que subió a los cielos hoy
y fue coronado en la gloria.
Santiago el de Zebedeo,
el hermano de San Juan,
fue en Galilea llamado
por el Señor junto al mar.
A su voz lo deja todo
y la fe en la Trinidad
predica por la Judea,
apóstol de la verdad.
Santiago, fuerte en la gracia,
fe de la Nueva Ley da;
por los países del mundo
difundiendo a Cristo va.
Del Mesías la encarnación,
bajo Pilatos la pasión
son del apóstol el tema santo;
de Cristo la resurrección
y maravillosa ascensión
él las predica con sumo encanto.
Dice de Dios las grandezas
y aduce por testimonios
los dichos de los profetas,
y de David los oráculos
demuestra que están concordes,
y todo lo expone claro.
Entonces grandes maravillas realizaba
y prodigios excelsos;
demonios expulsaba, luchador de Cristo,
radiante de divina gracia.
Se entregó al martirio
bajo Herodes con su imperio maligno,
del altísimo Rey por el inmortal Hijo,
mas ya la gloria ha merecido.
Fue su cuerpo trasladado
de su patria jerosolimitana
a la buena Galicia, en donde obra milagros
por la gracia divina.
Su sepulcro visitando
los enfermos con la salud se encuentran.
Todos los pueblos, lenguas,
tribus acuden a él clamando:
sus eya, ultreya.
Y le rinden sacrificios y ofrendas,
confesando y haciendo penitencia.
Tú Boanerges fuiste llamado,
hijo del trueno interpretado,
suplantador eres nombrado,
suplanta todos nuestros pecados.
Tú que pudiste en el Tabor
ver al Hijo en el Padre transfigurado,
haz que nosotros a Jesús
en la eterna gloria del cielo también veamos.
¡Oh, Santiago, siervo de Cristo,
a tu pueblo protege
y que contigo a su lado gocemos!
Por los siglos. Amén.
HYMNUS. PSALLAT CHORUS CELESTIUM
(Liber Sancti Iacobi. Fol. 101v)
Psallat chorus celestium,
letetur plebs fidelium;
nunc resonet perpetuam
apostolorum gloriam.
In quorum choro Jacobus
primus fulget apostolus;
nam per Herodis gladium
primum sumpsit poli tronum.
Hic Zebedei Iacobus
Maior vocatur et probus,
qui facit in Gallecia
miraculorum milia.
Ad templum cuius splendidum
cunctorum cosmi climatum
occurrunt omnes populi
narrantes laudes Domini.
Armeni, Greci, Apuli, Angli,
Galli, Daci, Frisi, cunste gentes,
lingue, tribus illuc pergunt muneribus.
Zelus Patris et Filii
et Spiritus Paracliti
nostra perfundat viscera
per Iacobi suffragia.
Amen.
  Alégrese el pueblo fiel,
cante el coro celestial,
la gloria de los apóstoles
eterna celebren ya.
En cuyo coro Santiago
refulge como el primero,
pues por la espada de Herodes
el primero subió al cielo.
Santiago el de Zebedeo,
el que Mayor es llamado,
que milagros a millares
en Galicia lleva a cabo.
A cuyo espléndido templo
viniendo las gentes todas
de todas partes del mundo
la gloria de Dios pregonan.
Armenios, griegos, pulleses, anglos,
galos, dacios, frisios, naciones,
lenguas y tribus acuden con donativos.
Del Padre y del Hijo
el celo y del Espíritu Santo,
bañe nuestros corazones
con auxilio de Santiago.
Amén.
CONDUCTUS. IACOBE SANCTE TUUM
(Liber Sancti Iacobi. Fol. 131v)
Iacobe sancte tuum
repetitio tempore festum.
Fac preclues celo colentes.
Invitat claros populum
celebrare triumphos.
Fac preclues celo colentes.
Psallimus ecce Deo,
grates meritas referendo.
Fac preclues celo colentes.
Qui tibi splendifluum
conceeitscandere celum.
Fac preclues celo colentes.
Fortia mortalis contempnens
vulnera carnis.
Fac preclues celo colentes.
Ut tibi perpetuus vite
succederet usus.
Fac preclues celo colentes.
Sis memor unde tui recolunt
qui gaudia festi.
Fac preclues celo colentes.
Ut Factor famulos,
et serves pastor alumnos.
Fac preclues celo colentes.
  ¡Oh, buen Santiago! Tu fiesta,
que vuelve al retorno del tiempo,
da gloria en el cielo a tus fieles.
A celebrar tu brillante victoria
a las gentes invita,
da gloria en el cielo a tus fieles.
Demos cantando al Señor
las gracias tan bien merecidas,
da gloria en el cielo a tus fieles.
Que te otorgó el ascender
a los cielos de luz esplendentes,
da gloria en el cielo a tus fieles.
Tú despreciaste en tu carne mortal
las heridas violentas,
da gloria en el cielo a tus fieles.
Para lograr a su vez
un disfrute sin fin de la vida,
da gloria en el cielo a tus fieles.
Ten presentes a quienes
renuevan tus fiestas gozosas,
da gloria en el cielo a tus fieles.
Para guardar cual señor a tus siervos,
pastor tu rebaño,
da gloria en el cielo a tus fieles.
RESPONSORIUM. O ADJUTOR
(Liber Sancti Iacobi. Fol. 110v-111r. Prosa: fol. 188v)
O adjutor omnium seculorum!
O decus apostolorum!
O lux clara Gallecianorum!
O advocate peregrinorum,
Iacobe, supplantator viciorum:
solve nostrorum catenas delictorum,
et duc nos ad salutis portum.
V. Qui subvenis periclitantibus,
ad te clamantibus
tam in mari quam in terra:
succurre nobis nunc
et in periculo mortis,
et duc nos ad salutis portum.
V. Gloria Deo Patri
almo excellentissimo,
et Filio ejus pio altissimo,
amborumque Spiritui Sancto,
et duc nos ad salutis portum.
Prosa.
Portum in ultimo da nobis judicio.
Ita ut cun Deo carenti principio,
et cum ejus Nato, qui est sine termino,
et cun Paraclito ab utroque edito,
expulsi a tetro tartareo puteo,
Angelorum choro conjuncti sanctissimo,
purgati vicio, potiti gaudio,
cum vite premio, te duce patrono,
intremus cum pio, Paradisi voto.
  ¡Oh, tú, de siempre auxiliador,
de los apóstoles honor,
de los gallegos esplendor,
de peregrinos defensor, Santiago,
de los vicios suplantador,
de las cadenas de las culpas suéltanos
y al puerto de la salvación condúcenos!
V. Tú que ayudas a los que
a ti claman en peligro,
tanto en el mar como en la tierra,
socórrenos ahora
y en peligro de muerte.
Y condúcenos al puerto de la salvación.
V. Gloria a Dios Padre,
creador, excelentísimo,
y a su Hijo piadoso, altísimo,
y al Espíritu Santo de ambos.
Y condúcenos al puerto de la salvación.
Prosa.
Danos refugio en el último juicio,
y que con Dios que no tiene principio,
y con su Hijo que no tiene término,
y con el de ambos salido Paráclito,
fuera del tétrico pozo tartáreo,
juntos al coro santísimo angélico,
limpios de culpa, ya dueños del gozo,
en recompensa y por ti conducidos,
al paraíso lleguemos con votos píos.
AD INVITATORIUM. VENITE OMNES CRISTICOLE
(Liber Sancti Iacobi. Fol. 105v)
Venite omnes cristicole,
ad adorandum Christum regem eternum;
qui apostolorum suum
mirabiliter decoravit Iacobum.
  Venid todos los cristianos
a adorar a Cristo, Rey eterno,
que adornó maravillosamente
a su apóstol Santiago.
AD INVITATORIUM. VENITE OMNES CRISTICOLE
(Liber Sancti Iacobi. Fol. 105v)
Venite omnes cristicole,
ad adorandum Christum regem eternum;
qui apostolorum suum
mirabiliter decoravit Iacobum.
  Venid todos los cristianos
a adorar a Cristo, Rey eterno,
que adornó maravillosamente
a su apóstol Santiago.
AD INVITATORIUM. VENITE OMNES CRISTICOLE
(Liber Sancti Iacobi. Fol. 105v)
Venite omnes cristicole,
ad adorandum Christum regem eternum;
qui apostolorum suum
mirabiliter decoravit Iacobum.
  Venid todos los cristianos
a adorar a Cristo, Rey eterno,
que adornó maravillosamente
a su apóstol Santiago.
AD INVITATORIUM. VENITE OMNES CRISTICOLE
(Liber Sancti Iacobi. Fol. 105v)
Venite omnes cristicole,
ad adorandum Christum regem eternum;
qui apostolorum suum
mirabiliter decoravit Iacobum.
  Venid todos los cristianos
a adorar a Cristo, Rey eterno,
que adornó maravillosamente
a su apóstol Santiago.
AD INVITATORIUM. VENITE OMNES CRISTICOLE
(Liber Sancti Iacobi. Fol. 105v)
Venite omnes cristicole,
ad adorandum Christum regem eternum;
qui apostolorum suum
mirabiliter decoravit Iacobum.
  Venid todos los cristianos
a adorar a Cristo, Rey eterno,
que adornó maravillosamente
a su apóstol Santiago.
 
 
Información de entradas

San Lorenzo de El Escorial
Capilla de Nuestra Señora de Abantos
11 de agosto a las 20:00 horas
Entrada libre hasta completar el aforo
wai-aa
Madrid Ciudad Digital
copyright © Comunidad de Madrid