Clásicos en verano



OTRAS EDICIONES:
2010
2009
Comunidad de Madrid
RAQUEL DEL VAL

Raquel del Val

PAISAJES DE ESPAÑA
Sobre la obra RAQUEL DEL VAL

PAISAJES DE ESPAÑA

Raquel del Val, piano

Programa

I Isaac Albéniz
1860 – 1909
Jota aragonesa
  Joaquín Turina
1882 - 1949
Tarjetas postales
- Danza vasca
- Ramblas de Barcelona
- Madrid
- Paisaje granadino
- Romería
  Joaquín Rodrigo
1901 – 1999
Cuatro piezas españolas para piano
- Caleseras (Homenaje a Chueca)
- Fandango del Ventorrillo
- Plegaria de la Infanta de Castilla
- Danza valenciana
  Louis Moreau Gottschalk
1829 – 1869
Recuerdos de Andalucía
II Pedro Blanco
1883 - 1919
Rapsodia
  Henri Collet
1885 - 1951
El Escorial
  Joaquín Turina
1882 – 1949
Radio Madrid
- Prólogo: Ante el micrófono. Los locutores de la radio.
- 1ª retransmisión: Los estudiantes de Santiago
- 2ª retransmisión: Carretera castellana
- 3ª retransmisión: Fiesta en Sevilla
  Enrique Granados
1867 – 1916
Vascongada
  Joaquín Larregla
1865 – 1945
Viva Navarra(Jota de concierto)

Notas al programa

Este concierto es una recopilación que refleja musicalmente distintos paisajes de una España rica en costumbres, tradiciones y expresividad, pero sobre todo plena de belleza y encanto, desde la visión de autores nuestros, unos más conocidos, como Turina o Granados, frente a otros menos conocidos como Larregla o Pedro Blanco, u otros compositores de fuera de nuestras fronteras, pero que tuvieron relación con España, o bien nuestro país les sirvió de fuente de inspiración, como Collet o Gottschalk, todos ellos con el denominador común de su conocimiento y admiración por el folklore popular español.

El lenguaje pianístico, pleno de complejas armonías, emplea aquí recursos tradicionales exóticos de los países de origen de los compositores, aunque con el denominador común de la temática española. Las enseñanzas pianísticas entroncan en la tradición más pura y su trabajo es un milagro de sutileza y buen gusto; la ornamentación es elaborada y virtuosa, incluso se observa el alarde técnico típico de la época, pero sin embargo busca el tratamiento poético en cada obra, sumergiendo al oyente en numerosos guiños de temas españoles, bajo el personal punto de vista compositiva, técnica y de contenido que sirven de hilo conductor de los títulos que se interpretan.

Isaac Albéniz vivió de pleno el Modernismo desarrollado entre 1890 y 1910; aunque en música es difícil hablar de Modernismo, las características de su obra se incluyen en este movimiento, orientado a una visión popular de las artes y a una libertad de creación que rompía con la rigidez anterior. Al introducir en su música elementos del sur, transporta al piano el idioma de la guitarra; sin embargo siempre evolucionará hacia el estilo más claramente pianístico que gusta de mezclar temas y aspectos populares con una gran complejidad y dificultad virtuosa.

En la Jota Aragonesa (del antiguo xota, *šáwta, y saltãre), adapta la escritura de la guitarra en un ritmo coreográfico y estrófico ligero. El piano se convierte en el instrumento que compendia gracias a su grandeza y lenguaje polifónico lo que en el lenguaje popular son guitarras, bandurrias, laúdes, y demás instrumentos del folklore, reflejando además en esta obra la cohesión y la alegría del pueblo que la baila.

Concertista, director de orquesta, crítico musical y prolífico compositor de multitud de obras para piano, Joaquín Turina, escribe Tarjetas Postales en 1930, quizá como secuela de las obras tipo Cuaderno o Álbum que comenzase en 1915, tras su viaje a Marruecos y Tánger, con Álbum de viaje, Op.15. En Tarjetas Postales se muestran caracteres, paisajes, costumbres y recuerdos lejanos, con una escritura en forma de cuadros e impresiones de la España de la época. Recopila cinco estampas de paisaje y costumbres: las alegres danzas vascas, el paisaje urbano cosmopolita de la Rambla barcelonesa con las voces de las floristas salpicado por temas populares catalanes, el castizo chotis madrileño con sus chulapos, el aroma del paisaje granadino envuelto en el misterio del sur, y la alegría de las romerías andaluzas, como última estampa, en la que al final incluye un pequeño guiño al tema de la danza vasca del principio para darle un carácter cíclico a la obra.

Radio Madrid, op. 62 es una curiosa obra que refleja el sentido del humor del autor. Describe un prólogo y tres partes de una emisión radiofónica realizando un retrato casi psicológico de un programa de radio. En el Prólogo se oyen con las primeras disonancias las interferencias de la búsqueda de los diales del receptor radiofónico, que aparecerán después durante la obra, describiendo el estado arcaico de las retrasmisiones de la época. Una vez superadas las interferencias resume los temas que siguen en las tres retrasmisiones para que el oyente identifique el contrapunto que imita los diálogos de los locutores, la fuga que presenta el apresurado caminar de los estudiantes por las rúas de Santiago, para después derivar en la alegría de la melodía de la tuna, las notas de la frase del lento viaje por los caminos de una Castilla nostálgica, y por último, las imágenes del folklore andaluz con los aires de sevillanas y feria, para concluir con los mismos acordes del principio de la obra, en busca de la emisora libre de interferencias, siguiendo siempre con sus guiños cíclicos y humorísticos.

Cuatro piezas españolas para piano, compuestas en 1938 por Joaquín Rodrigo y estrenadas en París, en 1939, por el propio compositor, son un compendio de cuatro estampas llamadas inicialmente Cuatro Danzas de España, sin nexo musical entre sí, por lo que pueden interpretarse aisladamente sin perder su esencia. Revive las formas clásicas, con estampas originales casi nacionalistas y en cierto modo homenajes a la tradición de Granados y Albéniz, pero reconociendo su individualidad y estilo conservador poniendo música a la poesía y a las letras antiguas.

Caleseras es “neocasticista”, cercana a la zarzuela y a Madrid. Dedicada a Chueca, parece inspirarse en algún giro melódico de alguna zarzuela, como por ejemplo Agua, Azucarillos y Aguardiente, que recrea la disputa entre las dos aguadoras, con el coro como juez. En las cuatro notas fa, mi, re y do, está inspirada esta danza que parece tomada de las escenas de las damas montadas en la calesa que les llevaba a disfrutar de la tarde de toros, imitando la mano izquierda el sonido de los cascos de los caballos.

Fandango del Ventorrillo, muy distinta y breve, opone a la pretendida riqueza armónica de la danza anterior una escritura muy lineal, casi de contrapunto, reflejando el aire del folklore que ha de ser danzado, no escuchado.

Plegaria para una Infanta de Castilla, recrea el siglo de oro español y evoca un espíritu medieval religioso. Es más extensa y compleja, con un tema que reviste cierto dramatismo y angustia, que se va desarrollando primero muy lenta y plácidamente con acordes buscados en la música antigua, transportada a nuestros medios expresivos y armónicos actuales que imaginan un rezo, una música de ángeles o una queja disonante por la muerte de un ser joven.

Danza Valenciana se basa en la temática folklórica de esa tierra, con los pasos de danza o las figuras que marcan los bailarines, con forma de fandango popular y pintoresco. Aunque se baile y cante con instrumentos populares, el piano le concede una estética más artística y de concierto, sin perder su esencia.

Con la vida itinerante propia de un gran concertista, como en su día le calificaron Chopin y Liszt, Louis Moreau Gottschalk, este gran compositor americano reside en España un tiempo en el que asume cultura y folklore, creando obras basadas en las distintas regiones e identificándose con las costumbres de nuestro rico patrimonio musical. En la obra genérica Música de España compone títulos como Manchega, Jota Aragonesa, Medianoche en Sevilla, y Recuerdos de Andalucía, todas ellas apellidadas como Caprichos de Concierto, resaltando las dificultades técnicas aunque se basen en temas populares de nuestro folklore.

Recuerdos de Andalucía, Capricho de Concierto, data de 1851 y nace de una improvisación virtuosística del autor en un concierto en Madrid. En esta obra se reconocen tres tipos de danzas tradicionales: el fandango, la caña y el jaleo de Jerez. El tema más famoso es el fandango utilizado, también por Ernesto Lecuona, como base de la conocida Malagueña.

Pedro Blanco es autor de una extensa obra, a pesar de su prematura muerte, y seguidor de la corriente postromántica inspirada en Chopin, y asimismo fiel al nacionalismo heredero del estudio del folklore español de Felipe Pedrell, a quien profesaba devoción y solicitaba consejos aun siendo ya gran pianista y compositor. Parece sentir la misma atracción de otros autores, como Turina, por la necesidad de plasmar en impresiones o cuadros musicales los retratos pictóricos y etnológicos de las tierras y las gentes.

Rapsodia forma parte de la suite de cinco movimientos Hispania, Op.4, exponente de un nacionalismo directo que exalta el color popular. Es un festival de ritmos populares con gran barullo final en el que se suceden sevillanas, peteneras y jotas. Fue compuesta en 1904 y está llena de evocaciones y ritmos marcados, envueltos en efectos imitativos de guitarra. En conjunto nos ofrece un inspirado cuadro de la cultura popular española.

Henri Collet, el más español de los compositores franceses, amigo de Albéniz, Granados, Turina y Falla, autor de la estupenda Antología para Piano que recorre la geografía española deleitándose especialmente en las tierras castellanas, Madrid y parte del sur, encuadra su estilo de piano dentro del nacionalismo del siglo XX, partiendo siempre de un conocimiento estricto no sólo del folklore español sino del pasado histórico del país.

El Escorial describe una música de esencia manifiestamente popular por sus temas y armonizaciones. Con origen en un tema folklórico en modo menor, usa las escalas modales propias de los músicos populares españoles medievales y renacentistas. Varía el tema insertándolo en pequeñas danzas, ornamentándolo con tonalidades y formas distintas, dando como resultado una obra que recoge la esencia más pura y ancestral, mezclando la antigüedad con el romanticismo nacionalista de la época.

Heredero del lirismo de Chopin y Liszt y de la corriente neorromántica, Enrique Granados destaca por una técnica refinada en sus obras logrando un lenguaje expresivo de una gran dificultad técnica, quizá por el hecho de ser un gran concertista de fama mundial.

Sus obras estaban muchas veces inspiradas por Goya, para él genio representativo de España, y su música fue exponente de esta idea, con obras perfumadas por una esencia hispánica enraizada en el espíritu nacional, profundamente castellano y aún más madrileño, con ligeros toques intelectualizados.

Vascongada forma parte de Seis piezas sobre cantos populares españoles, de su período de inspiración nacionalista, mostrando una evolución hacia el virtuosismo de sus obras posteriores más románticas. A pesar de su denominación, no parece basarse en un típico zortzico, si no que más bien es una danza que refleja tanto el jolgorio del pueblo como la melancolía del ausente en su tema central.

Compositor navarro que completa su formación superior en Madrid, Joaquín Larregla, está considerado uno de los más célebres concertistas de su época, que cosecha triunfos gracias a una brillante técnica adquirida del exhaustivo estudio de la obra de Chopin y Liszt.

Viva Navarra es una de las obras que se inspiran en el folklore que toma como base la jota, al igual que hiciera Liszt, Gottschalk, Glinka, Lecuona y Albéniz. El hecho de transcribir la obra para piano obliga al pianista a realizar, con las dificultades técnicas que ello conlleva, la traducción de una obra en principio pensada para imitar la gran sonoridad orquestal, pero cediendo el gran protagonismo y lucimiento de las dificultades técnicas al siempre bello e impresionante timbre del instrumento rey, quizá por todo ello fue durante mucho tiempo obra obligada en los Concursos Internacionales de Piano de principios del siglo XX.



Raquel del Val

Comienza sus estudios en el Conservatorio Profesional de León donde obtiene el Título de Profesor de Piano de Grado Medio, a los 13 años de edad, con José Castro Ovejero. A los 14 años es becada para cursar los Young Piano Master, para Jóvenes Graduados de la Doral Chennigs Music School en Nueva York.

Alterna sus estudios universitarios de Derecho con los de Grado Superior de Piano bajo la dirección del Catedrático del Real Conservatorio Superior de Madrid, Guillermo González. Tras obtener el Título Superior de Piano con brillantes calificaciones, alcanza el Título Superior de Música de Cámara con Matrícula de Honor bajo la dirección de Wieslaw Rekucki y Tsiala Kvernadze, en el Conservatorio Superior de Oviedo.

Ha realizado cursos internacionales, como profesora invitada, con Louis de Moura, Mariana Gurkova, Daniel Kharatian III, Charles Davidson Bates y otras figuras de relevancia internacional. Asimismo, habitualmente forma parte de jurados en concursos internacionales de piano, conjunto orquestal, cuerda, música de cámara, literatura musical y composición.

Como concertista ha sido requerida para los estrenos de Cuatro piezas para piano y orquesta, de Moreno-Torroba, y el Concierto para piano y orquesta “Heliconio”, de López Blanco, con la Orquesta Sinfónica “Ciudad de Oviedo”, en el Teatro Campoamor de la capital asturiana y en el Auditorio Ciudad de León. También ha interpretado la Fantasía Coral y el Triple Concierto, de Beethoven, con los solistas de la Orquesta de RTVE, Levon Melikian y Anton Gakkel, y la Orquesta Sinfónica “Ciudad de León”, todo ello sin descuidar las obras de compositores del panorama actual español.

Realiza giras por Francia, Gran Bretaña e Italia, en las que ofrece recitales de piano solo, conciertos de música de cámara, con su grupo Solistas de la ORTVE, y actuaciones como solista con las orquestas Lyrium Artists y Chaning Orchestra, de Londres. En abril de 2010 imparte Master Class, sobre música española, en la Manhattan School of Music de Nueva York.

Ha grabado para la compañía St. Giles Foundation, de Londres, y Radio Nacional de España Radio Clásica, composiciones de autores contemporáneos y música inédita española. También viene colaborando en diversas publicaciones con trabajos sobre piano y música de cámara actual.

Alterna su actividad concertista con la investigación musicológica, convirtiéndose en la única pianista que recupera y estrena obras de tres generaciones de una importante saga de compositores: Federico Moreno-Torroba Larregla, su padre, Federico Moreno-Torroba Ballesteros y, su abuelo, Joaquín Larregla. Es profesora, por oposición, de la especialidad de Música de Cámara en el Conservatorio Profesional de Música de León y Licenciada en Derecho por la Universidad de León.



 
 
Información de entradas

San Lorenzo de El Escorial
Real Coliseo de Carlos III
13 de agosto a las 22:00 horas
Entradas 10 y 15 €
wai-aa
Madrid Ciudad Digital
copyright © Comunidad de Madrid