Portal Ciudadano
Comunidad de Madrid
Portal Ciudadano
Comunidad de Madrid

Joven Orquesta Sinfónica Punta del Este (JOSPE)

EL CASCANUECES

  • INTÉRPRETES
  • Raúl Alonso, tenor
  • Joven Orquesta Sinfónica Punta del Este (JOSPE):
  • Diego Peña, viola
  • Raquel Moyano Mañanes, acordeón
  • Francisco Javier Torres, director

PROGRAMA

I.
Max Bruch
(1838-1920)
 

Romanza, Op. 8

Piotr Illich Tchaikovsky
(1840-1893)
 

El cascanueces, Op. 71a (Danzas características)

    • - Marcha
    • - Danza del hada del azúcar
    • - Danza rusa
    • - Danza árabe
    • - Danza china
    • - Danza de los mirlitones
    • - Vals de las flores
II.    
Ernesto de Curtis
(1875-1937)
 

Non ti scordar di me (Canción napolitana)

Gerónimo Giménez
(1854-1923)
 

Intermedio,de Las bodas de Luis Alonso

Astor Piazzolla
(1921-1992)
 

Oblivion

Charles Gounod
(1818-1893)
 

Ah! Lève-toi, soleil! (Romeo et Juliette)

Carlos Galán
(1963)
 

Eldivorciodeluisalonso, Op.81

NOTAS AL PROGRAMA

Max Christian Fiedrich Bruch (Colonia, 1838-1920), compositor y director de orquesta alemán. Desde muy jovencito mostró aptitudes para la música (de hecho, a los once años ya había compuesto algunas obras). Trabajó como profesor y como director de orquesta en numerosas ciudades, pero se centró en la composición los últimos diez años de su vida. Entre sus obras más mediáticas figuran sus conciertos para violín (ante todo el Concierto en Sol menor), su Fantasía escocesa y sus Variaciones sobre el Kol Nidrei. La Romanza para viola y orquesta, Op. 85, en Fa Mayor, es una obra de repertorio donde la viola muestra su potencial lírico y cantable en el tema principal contrastando con el carácter más airoso y subversivo del segundo tema, escrito con dobles cuerdas lo cual potencia su hostilidad; a lo largo de la obra muestra una serie de agilidades que complementan los diferentes recursos del instrumento, acompañado siempre de una orquesta transparente, de factura sencilla, que permite cantar sin dificultad al instrumento solista. Se trata de una obra que llega al público “a la primera”, muy grata de escuchar.

El Cascanueces,  inspirado en un cuento de Hoffman titulado Cascanueces y el rey de los ratones, ambientado en la Alemania de 1850, narra una hermosa historia que gira en torno al sueño de una niña, Clara, con un soldado de madera que sirve para romper justamente las nueces, regalo de Navidad del mago Drosselmeyer; este regalo de Navidad, primero roto y después reparado, dirige una batalla entre juguetes, soldados y ratones consiguiendo la victoria. Finalmente Drosselmeyer conduce a Clara y al Cascanueces al Reino de las Nieves: un mundo mágico donde todo es ilusión...

Pior Ilich Tchaikovsky (1840-1893) es, sin duda, el representante más famoso de la cultura musical rusa del siglo XIX, el cual aun siendo educado para desarrollar una carrera de funcionario, se hizo compositor arrastrado por su decidida vocación musical. Entre sus obras más conocidas se encuentran los ballets El lago de los cisnes y El Cascanueces, la ópera Eugene Onegin, las Sinfonías Cuarta, Quinta y Sexta, el Concierto para violín y orquesta y el Concierto para piano y orquesta nº 1. Entre 1891 y 1892 escribe el tercero de sus ballets, Op. 71, El Cascanueces, seleccionando antes de su estreno ocho de sus números que conformarán la Suite El Cascanueces, Op. 71a. El compositor retrata genialmente en las danzas características diferentes escenas del ballet, donde podremos imaginar esa Marcha de los soldados (encabezada por una fanfarria de metales y clarinetes, con un “solo” trepidante de las flautas), a la preciosa y delicada Hada del Azúcar (del mágico sonido de la celesta), y a diferentes juguetes y soldados en la Danza rusa (vitalista, vertiginosa y centelleante), Danza árabe (sensual y exótica), Danza china (tejida por las flautas y el flautín con suma delicadeza) y Danza de los mirlitones –instrumento de viento de un solo agujero- (dibujada por las flautas con una fragilidad extrema).

Ernesto de Curtis (Nápoles, 1875-1937) estudió piano y armonía en el Conservatorio de San Pietro a Majella, en Nápoles. Escribió junto a su hermano, poeta, la celebérrima canción Torna a Surriento, además de otra más de cien canciones que fueron muy populares entre las que cabe destacar Non ti scordar di me, bellísima canción que define perfectamente el estilo de este género, sencillo, transparente, hermosísimo, tierno pero con cierta frivolidad... Una obra que cuanto más se escucha más se desea volver a escuchar... ¡Disfrútenla!

Jerónimo Giménez (Sevilla, 1854-1923), hijo de un modesto violinista recibió las primeras clases de su padre con el cual siendo muy niño se trasladó a Cádiz donde recibió clases de armonía y composición de Salvador Viniegra. Precoz virtuoso del violín, a los diecisiete años dirigió varias óperas y a los veinte años ganó una beca con la que estudió en el Conservatorio de París donde “venció” a Debussy en los exámenes de final de curso. Recorrió Italia regresando a España para desarrollar su carrera. Fue director del Teatro Apolo de Madrid. La boda de Luis Alonso es un sainete en un acto dividido en tres cuadros en verso original de Javier de Burgos y música del maestro Giménez. Se estrenó en el Teatro de la Zarzuela de Madrid, en enero de 1897. Esta obra, hermana gemela de la estrenada un año antes, titulada El baile de Luis Alonso, muestra otro episodio anterior en la vida de los personajes principales: lo ocurrido el día en que Luis Alonso celebró su boda con María Jesús, bastante más joven que él. El bueno de Luis Alonso piensa que no será fácil hacer feliz a una mujer a la que saca tanta edad, con el resquemor de un antiguo novio que ésta tuvo, un tal Gabrié, el cual para vengarse, cuando la fiesta está en su apogeo espera a que pase el encierro de toros por delante de la casa lanzando la voz de que se han desmandado, donde ante la desbandada general de los invitados, María Jesús queda abandonada a su suerte por el propio Luis Alonso que se lanza por una ventana... Ante la falsa alarma, acción de Gabrié para afear el proceder del novio, todo vuelve a la normalidad si bien Luis Alonso ha quedado maltrecho por la caída.  El intermedio es la parte más célebre de la obra, repleta de numerosos enunciados conocidísimos por todos, llenos de jovialidad, muchísima energía, brotes de humor y sensibilidad, todo ello regado con un talante muy español.

Astor Piazzolla (Mar de Plata, 1921-1992), talentoso bandoneonista y compositor argentino que ha conseguido ser considerado como uno de los músicos relevantes del siglo XX. Vivió parte de su niñez en Nueva York donde aprendió cuatro idiomas (castellano, inglés, francés e italiano) y entró en contacto con el jazz y con la música de Bach. Tomó clases de piano con Bela Wild (discípulo de Sergei Rachmaninov), conoció a Carlos Gardel en Manhattan quien le invitó a participar en la película El día que me quieras y le auguró gran futuro. Regresó a Argentina en 1937, momento del tango tradicional, tocando en clubes y en grupos (como la orquesta de Aníbal Troilo), estudiando con el compositor Alberto Ginastera y Raúl Spivak. Posteriormente, en 1953, estudia en París durante once meses con Nadia Boulanger quien le anima a centrarse en lo que mejor sabía hacer, el tango, al cual consagró innovándolo en diversas facetas tales como tímbricas, armónicas, melódicas y rítmicas, elaborando un nuevo tango de concierto, de ámbito culto si bien con sus características inmanentes. Después de numerosos viajes, en 1960 regresa a Buenos Aires formando la agrupación que definiría su estilo musical definitivamente, base de posteriores agrupaciones, el quinteto Nuevo Tango. Con esta agrupación daría a conocer Adiós Nonino (que compuso a la memoria de su padre) y todas las composiciones más célebres: Las cuatro estaciones porteñas, La serie del Ángel, Libertango, Michelangelo 70, Oblivion... Fue muy criticado por los tangueros de la “vieja guardia” los cuales le consideraban “el asesino del tango” decretando que sus composiciones no eran tango; Piazzolla respondió con una mera definición: “es música contemporánea de Buenos Aires”. Sus obras no eran difundidas por la radio, los comentaristas atacaban su arte, los sellos discográficos no se atrevían a editar su obra, le consideraban un snob irrespetuoso,... pero finalmente sería reivindicado como uno de los más grandes. Oblivion es una de sus páginas más mediáticas, una pequeña perla que nos sumerge en un estado de inconsciencia, en un espacio ingrávido a través de una muy melancólica melodía. Cierren los ojos y sueñen con nosotros, por favor...

Charles Gounod (1818-1893) fue considerado hacia 1900 como el músico francés más importante del siglo XIX. Con 21 años gana el Gran Premio de Roma (1939) donde queda impresionado por la música de Palestrina en la Capilla Sixtina. Su éxito llegará con Fausto en 1859. Aunque conocido por su Fausto y por el Ave Maria (basado en el primer preludio de El Clave bien temperado, de J. S. Bach), se distinguió en vida como uno de los más prolíferos y respetables compositores franceses. Su influencia en otros compositores franceses, como Bizet, Saint-Saëns y Massenet, es indudable; hasta el mismo Debussy llegó a declararlo como “necesario” en cuanto a que su estética representó para aquella generación de franceses un poderoso contrapeso ante el avasallador empuje wagneriano. Compuso el himno de la Ciudad del Vaticano, destacando tanto en su obra operística como en la religiosa. En lo personal fue de gran religiosidad, hasta el punto de querer convertirse en sacerdote. Después del éxito de Fausto, Gounod escribió ocho óperas más, de las cuales sólo Mireille y Romeo y Julieta fueron acogidas con entusiasmo. Romeo y Julieta es una ópera en un prólogo y cinco actos con libreto en francés de Jules Barbier y Michel Carré, basados en el famosoo drama homónimo de Shakespeare. En una carta a su mujer, Gounod admitió que escribir Romeo y Julieta le había hecho sentir como si volviera a los veinte años de nuevo. Ah! lève-toi, soleil! es un aria que, comenzando con un protocolario recitativo, nos inunda de la exquisita y embriagadora armonía francesa romántica, elevándonos de la mano de una aterciopelada orquestación a un éxtasis casi catártico.

Carlos Galán (1963), compositor madrileño, también pianista, director (Grupo Cosmos 21), pedagogo, docente, escritor,... vive para nacer a cada instante. Su Música Matérica es profundamente rupturista, distanciada de cualquier pensamiento musical propuesto, reivindicando al sonido en toda su potencialidad de ser, reclamando su expresividad per se, potenciando al máximo sus cualidades intrínsecas como pura materia, cautivándonos con su enorme fuerza comunicativa. Eldivorciodeluisalonso es un divertimento sinfónico que nace para celebrar el X aniversario de la Joven Orquesta Sinfónica Punta del Este. En esta elocuente y vertiginosa página, sonará de fondo a través de una grabación el celebérrimo Intermedio de La boda de Luis Alonso (del maestro Gerónimo Giménez), mientras por otro lado la orquesta boicoteará, a través de múltiples perrerías matéricas y de la incursión de pequeñas citas (vinculadas al repertorio de la joven orquesta), la santa celebración, abocándola... ¿al divorcio? Se propone como pequeño desafío el identificar esas discretas y divertidísimas citas insertas a lo largo de la obra.

RAÚL ALONSO

Es en el Conservatorio Profesional de Valladolid, su ciudad natal, donde realiza sus primeros estudios de canto. Posteriormente, y bajo la tutela de Ricardo Visus, su maestro, aprende la técnica y prepara el repertorio de género lírico.
 
Maestro de Música por la Universidad de Valladolid. Ha cursado el Taller Lírico Master Class 2005/06 en la Universidad Carlos III y, en 2007, el Taller de Interpretación Escénica de Giancarlo del Monaco para cantantes líricos de la Universidad de Alcalá, como alumno becado.

Ha cantado en España en los teatros Zorrilla (Valladolid), Principal (Zaragoza), Colón (Coruña), Principal (Burgos), Bellas Artes (Madrid), Isabel la Católica (Granada), etc. y en Alemania en Philharmonie (Berlín), Alte Oper (Frankfurt), Residenz (München), Tonhalle (Düsseldorf), Konzerthaus (Berlín), Gewandhaus (Leipzig), etc.

En 25 de diciembre de 2012  y el 31 de marzo de este año ha realizado en la Sala Grande de la Filarmónica de Berlín dos conciertos que son publicados en diferentes medios informativos de TVE y radio.  El pasado 1 de  septiembre ha cantado en la Sala Principal del Konzerthaus de Berlín. Recientemente ha cantado  la ópera  I masnadieri, de Verdi, la Misa-Oratorio, de Otto Nicolai, y la Misa de la Coronación, de Mozart. En lo que respecta al futuro próximo representará  la opereta Die Fledermaus (El murciélago), de Johann Strauss (hijo).  En la actualidad trabaja con diferentes orquestas alemanas. Ha cantado de nuevo en abril de este año en la Filarmónica de Berlín.

DIEGO PEÑA PÉREZ

Nace en Espinosa de los Monteros (Burgos). Comienza sus estudios de música, a los diez años, en el Centro de Estudios Musicales Harmonía, en Valladolid, bajo la tutela de Tamila Dacko.
Ingresa en el Conservatorio de Valladolid, donde estudia hasta la actualidad con Margarita Arcones. En su formación musical ha formado parte de la Coral Harmonía Pueri, de Valladolid y ha actuado junto con coros de Castilla y León.

Ha recibido clases de profesores como Luis Magín, Manuel Villuendas y Gordan Nikolic, además de colaborar en dos ocasiones con la Orquesta Sinfónica de Castilla y León. Toca en la JOSPE, desde 2012.

RAQUEL MOYANO MAÑANES

Natural de Valladolid. Comienza sus estudios de acordeón a los 11 años en el Conservatorio Profesional de Música de Valladolid, bajo la tutela de Concepción Hernández. A lo largo de sus estudios, realiza también seis cursos de piano y dos cursos de canto. En el año 2014 ingresa en el Conservatorio Superior del Principado de Asturias, centro en que se encuentra actualmente estudiando con Diego González. Este año ha obtenido, junto con el Coro de este Conservatorio, el Primer Premio del XLIV Certamen Coral de Ejea de los Caballeros, en Aragón, bajo la dirección de Marco García de Paz. Ha recibido clases de acordeonistas reconocidos, como Marco Sevarlic, Nikola Kerkez, Ander Tellería y Veli Kujala. Ha tocado en Urueña (Valladolid), en la Agrupación Artística Gijonesa (Asturias), y ha colaborado con la Joven Orquesta Sinfónica del Conservatorio de Valladolid. Ha formado parte del Coro Condesa Eylo durante 8 años y actualmente canta con el joven coro de cámara “Vocálica”.

JOVEN ORQUESTA SINFÓNICA PUNTA DEL ESTE

La Joven Orquesta Sinfónica Punta del Este se crea en el año 2004 para dar continuidad a la Joven Orquesta Sinfónica del Conservatorio Profesional de Música de Valladolid, la cual surgió como iniciativa de su director en el año 2000.

Está formada por una generación de jóvenes que han hecho de la música algo más que una mera actividad. La mayoría de ellos son ya titulados profesionales o están a punto de serlo. Algunos han decidido hacer de la música clásica su profesión y están realizando estudios superiores de música en algún Conservatorio Superior del país.

Ofreció su primer recital en Madrid, el 10 de marzo de 2001, en un concierto benéfico a favor de la Fundación Luis Guanella -Concierto Conmemorativo del V Aniversario- actuando junto a agrupaciones profesionales, como la Orquesta de Cámara Claroscuros y el sexteto Concertango. En este concierto tuvo el privilegio de acompañar al prestigioso acordeonista Ángel Huidobro en la obra Suite Punta del Este, de Astor Piazzolla, suponiendo un éxito ante  la crítica, y cuyo recuerdo determinaría, posteriormente, la denominación definitiva de esta agrupación y de su asociación. Desde su creación como grupo estable, son numerosas las actuaciones y recitales que han realizado en Valladolid, Madrid, Salamanca, León, Zamora, Palencia, Ávila, Burgos y Soria, donde debemos subrayar el Piromusical, celebrado en Valladolid en septiembre de 2002, donde se estima que asistieron cerca de ciento cincuenta mil personas. 

Ha trabajado junto a las corales Tomás Luis de Victoria (director Antonio Peces), Cantus Firmus (directora Mª del Carmen del Barrio), Coral Valparaiso (director Antonio Redondo) y Coral Vallisoletana (directora Mª José Egido).

Su director fundador es Francisco Javier Torres y cuenta con un abanico de profesores colaboradores (miembros de diversas orquestas profesionales del país) que enriquece su formación, tales como José Lanuza, Fernando Arminio, Unai Gastañares, Diego Cebrián, Ricardo Moreno, Juan Antonio Martín, David Mata, Begoña Gómez, Luis Martínez, Luis Thau, Arkaitz Martínez, Rubén Villar, Rosa María Simón, Aldo Mata y Nigel Benson. Inestimable la ayuda prestada por el Presidente Francisco Santirso.

Está integrada por los siguientes músicos:

Camino Carrión, Ana Rodríguez, Miguel Pelayo Jiménez de Cisneros, Juan Carlos Dueñas, Irene Fraile, Aida García, Tania Sieira, Javier Carranza, María San Miguel, Carlos García Pajares, Atila Toth, Guillermo Navarro, José Manuel Fuentes, Jone de la Fuente, Yasmina Blanco, Esther Gimeno, Roberto González, Artur Zagrodzki, Govinda Rodríguez, María Salvador, Eva Nielfa, Silvia Martín, Eva Aparicio, Raquel Martín, Isabel Robles, Marta Jiménez de Cisneros, Marta Prunés, Sergio Sahuquillo y Victoria Velasco, violines.

Rubén Villar, María Asensio, Laura Prieto, Natalia Revilla, Diego Peña, Ana López, María Alonso, María Pérez, Lucía Illán y Julia Medina, violas.

Luis Fernando Nicolás, Carlos Alfonso Nicolás, Amarilis Dueñas, Patricia Jiménez de Cisneros, Diego Martínez, Guillermo Vinuesa, Jorge Merchán, Laure Vallée y Raquel Juárez, violoncellos.

Ángel Aparicio, Isaac San Miguel, Samuel Robles y Gloria González, contrabajos.

Ángel Núñez, Lucía Gutiérrez y Sonia Valencia, flautas/flautín.

Armando Rodríguez, Lucía Casado, Javier Chico y Javier Rodríguez, oboes.

Carlos Orobón,  Melania Mayo, Susana Martín y Marcos Izquierdo, clarinetes.

Sara Fuentes, Adolfo Robles y Alfredo Villamañán, fagotes.

Pablo Cadenas, Laura Izquierdo, Lucía Santamaría y Rafael Rivera, trompas.

Carlos Cano, Gabriel Rivera, Agustín Achúcarro y Ángela Sastre, trompetas.

Ramón Viejo, Miguel Rivera, Raquel Sastre y José María Martín, trombones.

Dativo López, trombón bajo.

Rubén Villar, tuba.

Blanca Iris López, Lena Gómez, Celia Blanco, Beatriz Escudero y Cecilia Tejero, arpas.

Daniel Martínez, Sandra Cebrián y Daniel Asensio, piano/celesta.

Fernando Ferrero, Óscar Pérez, Noelia Gómez, Héctor Varela, Javier Revilla y  Guillermo Fernández, percusión

Francisco Javier Torres, dirección.

FRANCISCO JAVIER TORRES SÁNCHEZ-PASTOR

Nace en Madrid, realizando sus estudios de piano, acompañamiento, musicología, armonía, contrapunto y fuga y composición, y dirección de orquesta con el maestro Enrique García Asensio en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid. Ha recibido consejos de Lutz Köhler.

Ha dirigido entre los años 2000 a 2005 a la Joven Orquesta Sinfónica del Conservatorio de Música de Valladolid y ha sido director adjunto de la Orquesta Sinfónica Chamartín de Madrid.

En la actualidad es profesor de Armonía, Análisis y Fundamentos de Composición  en el Conservatorio de Música de Valladolid y director y fundador de la Joven Orquesta Sinfónica Punta del Este (JOSPE) y del curso de música Orquesta Sinfónica de Verano  de los cuales la Asociación Cultural  Joven Orquesta Sinfónica Punta del Este, de Valladolid, es colaboradora.

Información práctica

  • NUEVO BAZTÁN
  • Plaza de Fiestas
  • 17 de julio – 21:30 h.
  • Entrada libre hasta completar aforo
  •  
  • AJALVIR
  • Iglesia de la Purísima Concepción
  • 18 de julio - 20:00 h.
  • Entrada libre hasta completar aforo