Comunidad de Madrid Comunidad de Madrid
Comunidad de Madrid
Comunidad de Madrid

Ana María Valderrama + Luis del Valle

"À mon ami Sarasate”

  • Duración aprox: 55’

INTÉRPRETES

Ana María Valderrama (violín)
Luis del Valle (piano)

PROGRAMA

Schumann: Sonata para violín y piano Num. 1 en la menor, Op. 105.

• Mit leidenschaftlichem Ausdruck.
• Allegretto.
• Lebhaft.

Saint-Saëns: Introducción y rondó caprichoso, Op. 28.

***PAUSA***

Sarasate: Romanza Andaluza, op. 22, nº 1.
Dubois: Romanza sin palabras.
Chopin: Nocturno en mi bemol, op. 9, nº 2 (arr. Violín y piano).
Sarasate: Aires Bohemios, op. 20, nº 1.



NOTAS AL PROGRAMA

La Introducción y Rondó caprichoso op. 28 para violín y orquesta fue escrita por Saint-Saëns hacia 1863 y estrenada por Sarasate en 1867. El autor de la reducción para piano de la parte orquestal fue Bizet, el futuro autor de Carmen, que era también amigo del violinista español. Fue una de las obras predilectas de Sarasate, quien la interpretó durante toda su carrera con gran éxito. Se trata de una obra maestra, en pequeño formato y adaptada a las características del violín de Sarasate: combina el virtuosismo de la escritura violinística, en ocasiones de gran brillantez y dificultad, con momentos de enorme expresividad lírica, todo ello aderezado con una variedad rítmica y una riqueza armónica que realzan el juego del solista. Se puede considerar esta obra, por lo tanto, un tributo a las facultades interpretativas de Sarasate, pero también a su origen español. De hecho, Saint-Saëns declaró que la había escrito en “estilo español”, y aunque este estilo es poco perceptible, son patentes algunos giros característicos de la música española, como la escala andaluza o algunos ritmos de carácter hispano. La obra está constituida por una introducción lenta (Andante malinconico) seguida de un animado rondó que culmina con una brillante coda final Più allegro.

A diferencia de la obra anterior, la Romanza andaluza es una de las obras más difundidas de Sarasate. Forma parte de las Danzas españolas, un conjunto de piezas para violín y piano que habían sido encargadas al violinista español por Simrock, un famoso editor alemán que cuando vio los triunfos de Sarasate en Alemania le solicitó una serie de danzas, tal como había hecho anteriormente con Brahms (Danzas húngaras) y haría más tarde con Dvorák (Danzas eslavas). Hay que tener en cuenta que en esa época la música española estaba de moda en toda Europa por su “exotismo”, y estas danzas, editadas en cuadernos por pares, se convirtieron pronto en grandes éxitos y modelos en su género. En la Romanza andaluza, compuesta en 1878 a partir de varios temas tomados de canciones andaluzas de Isidoro Hernández, Sarasate utiliza un ritmo de polo y una melodía muy lírica en el violín que justifica la denominación de “romanza”. El carácter “andaluz” es evidente en algunos rasgos, como los pasajes modales o la imitación del “ayeo” típico del cante flamenco. Desde el punto de vista de la técnica violinística destaca el extenso uso de dobles cuerdas en terceras y sextas en la segunda parte de la pieza.

  Romanza sin palabras para violín y piano. Dubois había sido condiscípulo de Sarasate en el Conservatorio de París y mantuvo una relación de amistad con el violinista español, igual que Saint-Saëns y Lalo. El manuscritos de esta obra se conserva en el Archivo Municipal de Pamplona, con la misma dedicatoria: “Souvenir affectueuse de l’Auteur à son ami Sarasate” (Recuerdo afectuoso del Autor a su amigo Sarasate). No conocemos la fecha de composición de esta obra, que es una pieza de salón sin grandes pretensiones pero de gran encanto y belleza.

En el ámbito de la música de carácter más intimista, Sarasate realizó adaptaciones para violín y piano de cinco obras pianísticas de Chopin, una de ellas el célebre Nocturno en mi bemol mayor op. 9 nº. 2, que sería una de las composiciones de mayor éxito interpretadas por el violinista. Las causas de este éxito se deben a la popularidad del propio nocturno, la adecuación de la transcripción de Sarasate a las cualidades del violín y la fascinación que ejercía el propio violinista cuando interpretaba esta obra, ya que sus excepcionales cualidades interpretativas y la belleza del sonido de su violín realzaban enormemente el lirismo de la melodía chopiniana. El tempo Andante, la melodía cantabile y muy ornamentada y las largas cadencias ofrecían al violinista la posibilidad de “cantar” con su instrumento, cualidad muy alabada por la crítica cuando Sarasate tocaba este Nocturno.

La pieza que cierra esta recopilación es es una de las obras más universalmente conocidas de Sarasate: Zigeunerweisen, literalmente Aires gitanos, aunque suele ser traducida como Aires bohemios. Es la más famosa de las obras que Sarasate compuso sobre temas populares de distintos países, tomados de cancioneros que adquiría durante sus giras. En concreto, hay que situar el origen de esta pieza en el primer viaje de Sarasate a Hungría, en 1877. Allí conoció a Liszt, quien le llevó a oír a la orquesta de Pál Rácz, uno de los músicos gitanos más admirados de la época. Esta música fascinó a Sarasate, que se sumó a la moda de la zigeunermanía componiendo una pieza que imitaba el estilo de las orquestas gitanas, caracterizado por la libertad expresiva y la improvisación. Todas las melodías utilizadas están extraídas de cancioneros que el violinista adquirió en Budapest, con las que Sarasate construye una pieza dividida en dos grandes secciones, la primera lenta y la segunda muy rápida, a la manera del verbunkos o la czarda. La facilidad de Sarasate para captar el espíritu de la música gitana fue destacada por alguien con tanta autoridad en la materia como el violinista húngaro Leopold Auer, quien escribió: “Sarasate, español de nacimiento, estaba destinado a componer la que quizá merezca ser considerada como la pieza más brillante sobre aires húngaros jamás compuesta”. Se trata, indudablemente, de una de las mejores obras de Sarasate, y seguramente las claves de su éxito radican en la combinación de melodías conmovedoras con pasajes de enorme dificultad técnica que representan un auténtico reto para los violinistas.

María Nagore Ferrer
Musicóloga, autora del libro Sarasate, el violín de Europa, Madrid, ICCMU, 2013.


ANA MARÍA VALDERRAMA

Tras su debut como solista con el director Zubin Mehta en el concierto de celebración del 70 cumpleaños de Su Majestad la Reina de España (en la inauguración del Auditorio Sony de la Escuela Superior de Música Reina Sofía), Ana María Valderrama se ha consagrado como una de las violinistas españolas más aclamadas del momento.

Ganadora del 1er Premio y el Premio Especial del Público en el XI concurso Internacional de Violín Pablo Sarasate 2011, Ana María se ha convertido en la primera violinista española de la historia en conseguir este prestigioso galardón. Además, Ana María Valderrama ha sido ganadora de otros importantes certámenes entre los que se incluyen el “Concurso Internacional de Violín de Lisboa” (Portugal), “Concurso Internacional de Violín de Novosibirsk” (Rusia), “Certamen Nacional de Interpretación Intercentros Melómano” (Madrid), “Primer Palau” (Barcelona), etc. Ana María desarrolla una intensa carrera concertística que la ha llevado a actuar en países como Inglaterra, Alemania, Francia, Italia, Portugal, Grecia, Rusia, México, Colombia, Jordania o EEUU.

Se ha presentado como solista con la Orquesta Sinfónica de RTVE, Orquesta Sinfónica de Baleares, Orquesta Sinfónica de Euskadi, Orquesta Sinfónica de Castilla y León, Orquesta Sinfónica de Navarra, ORCAM, St. Petersbourg’s Academic Symphony Orchestra, Orquesta de Novosibirsk, Sinfónica de Yucatán, Nottingham Symphony Orchestra, Niederbayerischen Philharmonie, Orquesta Music Festival de Lisboa, Orquesta Freixenet y Orquesta de Cámara Sony de la Escuela Superior de Música Reina Sofía, Orquesta Sinfónica del Vallés, Orquesta Filarmónica de Medellín, Orquesta Regional de Cannes; bajo la batuta de directores como M. Nesterowicz, P. Bender, D. Williams, Ros Marbá, J.F. Molano, Leduque-Barome, X. Puig, S. Brotons, A. Posada, P. Csaba, Y. Kakiuchi, J. Bernàcer, I. Rivas, M. Valdés, J. López Cobos o Z. Mehta.

Dedicada también a la música de cámara, Ana María estudió con E. Feltz y R. Schmidt y ha tocado en festivales como “Open Chamber Music” (Prusia Cove), “Festival Internacional de Santander”, “Festival Internacional de Segovia”, “Yellow Barn” (EEUU), “Festival de Música Española de Cádiz”, “Festival Internacional de Música de Úbeda” o “Tardes de España” (San Petersburgo) entre otros, actuando en las salas más importantes de España, tales como el Auditorio Nacional de Madrid, el Auditorio de Zaragoza, el Palacio de Festivales de Cantabria, el Auditori de Barcelona y el Palau de la Música Catalana.

Ana María Valderrama estudió inicialmente con la profesora Anna Baget en el Conservatorio de Ferraz de la Comunidad de Madrid. Posteriormente se formó con los profesores Zakhar Bron y Yuri Volguin en la Escuela Superior de Música Reina Sofía, donde recibió de manos de Su Majestad la Reina la distinción de “Alumna más sobresaliente” de la Cátedra de Violín en los años 2005 y 2007. En 2009, se graduó con la máxima calificación en la Escuela Superior de Música de Cataluña y posteriormente completó sus estudios de Master en la Hochschulle für Musik “Hanns Eisler” y en la UDK de Berlín bajo la dirección de las violinistas Antje Weithaas y Nora Chastain.

Muchos de sus conciertos han sido retransmitidos por Televisión Española y Radio Nacional de España, y su primer trabajo discográfico, “À mon ami Sarasate”, ha obtenido numerosos premios y distinciones.

Desde 2013 Ana María es además profesora de violín en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid.


LUIS DEL VALLE

Vinculado especialmente al mundo de la música de cámara, Luis del Valle colabora activamente con diferentes formaciones y solistas instrumentales, aunque sin duda su proyección como valor emergente del panorama musical español se debe a la carrera concertística que mantiene junto a su hermano Víctor, formando un dúo de pianos que, tras haber sido proclamado ganador del prestigioso ARD International Music Competition (Munich, 2005), ha sido muy pronto reconocido como una de las agrupaciones camerísticas más sobresalientes de Europa.

Se forma como músico en el Conservatorio Superior de Música de Málaga con Horacio Socías, Paloma Socías y José Felipe Díaz, en la Sibelius Academy de Helsinki con el pianista Juhani Lagerspetz, y posteriormente en la Escuela Superior de Música Reina Sofía bajo la dirección de Dimitri Bashkirov, Marta Gulyas y Ralf Góthoni, donde recibe en 2005 de manos de Su Majestad la Reina la distinción de “Alumno más sobresaliente” de la Cátedra de Música de Cámara.

Luis del Valle colabora habitualmente con la violinista Ana María Valderrama y con los violonchelistas Pablo Ferrández y Fernando Arias. Con este último realizó además el proyecto discográfico “Johannes Brahms: Tres Sonatas. Una Vida” editado por el sello Columna Música. En 2015, graba junto a su hermano Víctor su primer CD como dúo de pianos “Impulse” (IBS Classical), obteniendo un gran éxito de crítica y público.

Sus futuras y recientes actividades incluyen actuaciones en el Auditorio Nacional de Música de Madrid, el Teatro de la Maestranza (Sevilla), el Palau de la Música de Cataluña (Barcelona), Palau de la Música de Valencia, Auditorio Dom Musiki (Moscú), Herkulessaal (Munich), Liederhalle (Stuttgart), Auditorium du Louvre (París), Teatro Nacional (Panamá), Teatro Metropolitano de Medellín (Colombia), Finnish National Opera (Helsinki)…

Involucrado en el acercamiento de la música clásica al gran público, Luis del Valle creó en 2014 junto a su hermano Víctor y la cantante Pasión Vega el espectáculo "2 Pianos con Pasión", mestizaje músico-teatral que fue presentado con gran éxito en una gira de más de veinte conciertos por toda la geografía española.

Actualmente compagina su actividad concertística con su labor docente en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid y es invitado frecuentemente para impartir lecciones magistrales de piano y de música de cámara tanto en España como en el extranjero.

La Junta de Andalucía a través de su Instituto Andaluz de la Juventud ha otorgado a Luis del Valle la distinción “Premio Málaga Joven” por la promoción de Málaga en el exterior.


Información práctica

  • Rascafría
  • Iglesia Parroquial de San Andrés Apóstol
  • Viernes, 8 de julio
  • 21:00 h
  • Entrada libre hasta completar aforo
  • Ajalvir
  • Iglesia de la Purísima Concepción
  • Domingo, 10 de julio
  • 19:00 h
  • Entrada libre hasta completar aforo