Comunidad de Madrid Comunidad de Madrid
Comunidad de Madrid
Comunidad de Madrid

La Ritirata

IL SPIRITILLO BRANDO

  • Duración aprox: 60'

INTÉRPRETES

Tamar Lalo – flautas.
Pablo Zapico - guitarra barroca.
Daniel Garay – percusión.
Josetxu Obregón - violoncello y dirección artística.

PROGRAMA

Canzon terza Sopran solo
Bartolomé de Selma y Salaverde (ca.1580-ca.1640)

De “Canzoni, fantasie e correnti da suonar a 1, 2, 3, 4 voci con Basso Continuo” (Venecia, 1638).



Corrente detta L’Auellina
Andrea Falconieri (1585-1656)
Corriente dicha la Cuella
Il Spiritillo Brando
Brando dicho el Melo

De “Il primo libro di Canzone, Sinfonie, Fantasie, Capricci, Brandi, Correnti, Gagliarde, Alemane, Volte per Violini, Viole overo altro Strumento á uno, due, et tré con il Basso Continuo” (Nápoles, 1650). Original conservado en el Civico Museo Bibliografico Musicale (Bolonia).



Ricercare VI para cello solo
Domenico Gabrielli (1659-1690)

De “Ricercari per il violoncello solo” (Manuscrito. Bolonia, 1688). Manuscrito conservado en la Biblioteca Estense di Modena G.79.



Sonata per Camera, Op. 1, Nº 8 en la menor
Giuseppe Maria Jacchini (1667-1727) 

De “Sonate a violino e violoncello e a violoncello solo per camera“, Op. 1 (Bolonia, c. 1692). Original conservado en el Civico Museo Bibliografico Musicale (Bolonia), AA.124.



Cumbées
Santiago de Murcia (1673-1739)

Codex Saldívar Nº 4. León, Guanajuato, México. Archivo privado de Elisa Osorio Bolio de Saldívar. México, D. F.



Recercadas sobre la canción “Doulce Memoire”
Diego Ortiz (c.1510-c.1570)

Del “Tratado de glosas sobre cláusulas y otros géneros de puntos en la música de violones nuevamente puestos en luz” (Roma, 1553).



Alemana dicha Villega
Andrea Falconieri (1585-1656)
La Benedetta
Corriente dicha la Mota, echa por Don Pedro de la Mota

De “Il primo libro di Canzone, Sinfonie, Fantasie, Capricci, Brandi, Correnti, Gagliarde, Alemane, Volte per Violini, Viole overo altro Strumento á uno, due, et tré con il Basso Continuo” (Nápoles, 1650). Original conservado en el Civico Museo Bibliografico Musicale (Bolonia).



Toccata y Bergamasca per la lettera B
Giovanni Battista Vitali (1632-1692)

De “Partite sopra diverse Sonate di Gio: Batta: Vitali per il Violone”. Manuscrito conservado en la Biblioteca Estense di Modena (I-Moe).



Jácaras y Canarios por la A
Gaspar Sanz (1640-1710)

De “Instrucción de Música sobre la guitarra española y Método de sus primeros rudimentos, hasta tañerla con destreza” (Zaragoza, 1674).



La Suave Melodía
Andrea Falconieri (1585-1656)

De “Il primo libro di Canzone, Sinfonie, Fantasie, Capricci, Brandi, Correnti, Gagliarde, Alemane, Volte per Violini, Viole overo altro Strumento á uno, due, et tré con il Basso Continuo” (Nápoles, 1650). Original conservado en el Civico Museo Bibliografico Musicale (Bolonia).



Recercadas sobre tenores italianos
Diego Ortiz (c.1510-c.1570)

Del “Tratado de glosas sobre cláusulas y otros géneros de puntos en la música de violones nuevamente puestos en luz” (Roma, 1553).



NOTAS AL PROGRAMA

“Il Spiritillo Brando”

Spiritillo: Entidad celeste creada por la fantasía popular tradicional, que vive en las calles de Nápoles desde hace siglos, como un duende que va de casa en casa y sirve para justificar los defectos humanos.

Brando: Nombre italiano con el que se denomina al branle, danza francesa originada en el Renacimiento, cuyos pasos son descritos en la “Orchésographie” (1588) del clérigo Thoinot Arbeau.

Desde que Alfonso V de Aragón, llamado “el Magnánimo”, entrara triunfalmente en Nápoles en 1443, la corte napolitana se convirtió en una de las más cultas y refinadas de todas las renacentistas. Y cuando, a partir de 1504, la corona española establece el Virreinato en el Reino de Nápoles, algunos de sus virreyes mantienen esta dimensión humanista y cultural, convirtiéndose en mecenas de músicos y artistas, como el pintor José de Ribera, a pesar de las guerras, conjuras y demás avatares que se sucedieron en la agitada historia de aquella región de la Italia meridional.

En la época barroca, el ceremonial de aquella corte seguía estrictas formalidades que nos describe de forma pormenorizada José Raneo en su obra “Etiquetas de la Corte de Nápoles“, publicada en 1634, donde descubrimos que las danzas cortesanas tenían carácter oficial dentro de las ceremonias y no eran un simple divertimento privado. Según esta fuente, cada danza estaba acompañada de un estricto protocolo que estipulaba quién debía comenzarla, la disposición de los asientos de los caballeros y las damas que debían bailarla, cómo se desarrollaba la coreografía y cuáles eran las destacadas funciones del “Maestro de dança” que, al parecer, tenía una importancia decisiva. Las descripciones de Raneo, que no es un escritor sino una persona sencilla y sin instrucción que nos cuenta lo que ve, ilustran detalladamente cómo transcurrían los festejos con frases como: “Tocaron los violines y començosse vn gallardo bayle entre todas aquellas señoras“ o “La Virreyna nunca sale a dançar”.

Pero por muy detallado que sea el relato de las danzas, nos falta un elemento fundamental: oír la música, porque su poder evocador puede ser muy intenso. Hay veces que unas partituras determinadas nos transportan tan poderosamente a una época y a un lugar histórico concreto que nos sentimos inmersos repentinamente en aquel ambiente. Y eso es lo que nos aporta de manera única el italiano Andrea Falconieri (1585-1656), que sale a nuestro encuentro para introducirnos en la música de danza que se tocaba y bailaba en el Reino de Nápoles en aquella época, sólo unos años después de publicarse el libro de Raneo. Falconieri, también conocido como Falconiero, fue laudista de la Capilla Virreinal napolitana desde 1639 y vivió entre 1621 y 1628 en la península ibérica, donde conoció a numerosos personajes de la corte, como lo atestiguan la dedicatoria de una de sus canciones (“L’Austria”) a Don Juan José de Austria o la referencia a Don Pedro de la Mota en su “Corriente dicha la Mota”.

Falconieri, que llegó a maestro de capilla de la corte en 1647 tras el fallecimiento de su antecesor Giovanni Maria Trabaci, nos aporta un documento de trascendental valor en el que nos muestra una variada e imaginativa selección de danzas que se bailaban en la corte en las celebraciones oficiales, algunas escritas probablemente en fechas anteriores a su presencia en Nápoles, durante sus estancias como intérprete de laúd en Parma, Florencia, Módena y Génova. Se trata de su obra “Il primo libro di Canzone, Sinfonie, Fantasie, Capricci, Brandi, Correnti, Gagliarde, Alemane, Volte per Violini, Viole overo altro Strumento á uno, due, et tré con il Basso Continuo”, impresa por Pietro Paolini y Gioseppe Rizzi en Nápoles en 1650, seis años antes de la muerte del compositor a causa de la espantosa epidemia de peste que asoló la capital de la región de Campania.

La colección recoge 58 piezas: de ellas 32 están a tres partes, 14 a dos y 12 a una, dando libertad a los intérpretes en la elección de los instrumentos a utilizar. Cada composición está dividida en dos, tres o cuatro secciones que se repiten, aunque la estructura predominante es la tripartita. Escasean las indicaciones de tempo, muy frecuentes en la música instrumental italiana de la época, si bien aparecen a veces expresiones tanto en italiano (“si sona presto”) como en español (“muy despacio”). Los títulos de las piezas también están escritos en una graciosa mezcla de castellano e italiano, que revela la situación lingüística del palacio.

Sin ánimo de ser prolijo en la enumeración de las características de todas las obras que nos ofrece la electrizante versión de La Ritirata, podemos referirnos a alguna de ellas. En realidad, las formas de danza predominan sobre el resto de las piezas: alemana (castellanización del término francés “allemande”), corriente (la “corrente” italiana), brando (como “Il Spiritillo Brando” que da acertado título al presente concierto), etc. Melodías tan bellas como “La Benedetta” o “La Suave Melodia” y ritmos provenientes de diversas influencias se conjugan en la serie con un lenguaje musical que anuncia el porvenir.

Además de Falconieri, otros músicos ilustres pertenecieron a la capilla real napolitana, varios de ellos españoles. Buena prueba de ello la constituye el toledano Diego Ortiz (c.1510-c.1570) que en 1558 accede al puesto de maestro de capilla en la corte napolitana siendo virrey el tercer duque de Alba, Fernando Álvarez de Toledo, y permanece en el cargo por lo menos hasta 1565, cuando el virrey era el duque de Alcalá, Pedro Afán Enríquez de Ribera.

La principal creación de Ortiz es el “Tratado de glosas sobre cláusulas y otros géneros de puntos en la música de violones nuevamente puestos en luz”, publicado en 1553 en Roma, cuando el compositor residía en Nápoles. Escrita para vihuela de arco o violón (viola da gamba), la obra fue publicada simultáneamente en dos lenguas: castellano e italiano. La razón que movió al autor a escribirlo fue la falta de tratados de este instrumento "tan principal", en sus propias palabras. Dedicado al barón de Riesy, Pedro de Urries, el Tratado está dividido en dos tomos: el primero es un interesantísimo trabajo en que se explica la manera de glosar un pequeño diseño melódico cadencial y de rellenar los intervalos, con profusión de ejemplos; y en el segundo expone cómo se ha de tañer el violón interpretando fantasías, sobre canto llano y sobre otras obras ("compostura").

En este segundo volumen se recogen las 27 piezas llamadas "Recercadas", ejemplos ilustrativos de las técnicas descritas en el libro y muestrario de la riqueza y originalidad de la música española renacentista. Tenemos la oportunidad de escuchar dos de ellas: la realizada sobre la canción francesa a cuatro voces “Doulce Memoire” de Pierre Sandrin, que ilustra el procedimiento de hacer “differencias” (término con el que se conocían en la península a las variaciones) sobre un fragmento musical, y la que cierra el Tratado que se basa en algunos “cantos llanos que en Italia comúnmente llaman tenores”.

El programa del concierto se completa con obras de otros autores del Seicento que nos permiten abordar una panorámica de la música creada por compositores contemporáneos de aquellos que residían en la corte napolitana con el objetivo de enriquecer nuestra visión de la música instrumental del Barroco en España e Italia y su propagación a otros países del entorno europeo.

Así, el fraile agustino Bartolomé de Selma y Salaverde (c.1580-c.1640), conocido como Bartolomeo en su nombre italianizado, fue probablemente hijo del "maestro de los instrumentos" de la Capilla Real de Madrid. Su formación musical, según explica en el preámbulo de su obra, se realizó en España. Estuvo al servicio del archiduque Leopoldo de Austria, arzobispo de Estrasburgo, como intérprete de bajón (el antecedente histórico del fagot). En 1638 publicó en Venecia su única obra conocida, “Canzoni, fantasie e correnti da suonar” a 2, 3 y 4 voces, escrita para varios instrumentos con bajo continuo, que dedica al Príncipe de Polonia y Suecia, Juan Carlos, Obispo de Breslavia, probablemente con el objetivo de conseguir un puesto en su capilla musical como bajonista. La “Canzon terza Sopran solo” nos muestra que se trata de obras de gran belleza y dificultades técnicas impresionantes.

Nuestro periplo continúa con obras de tres violonchelistas, como no podía ser de otra manera siendo violonchelista el director de La Ritirata. Todos ellos formaron parte de la capilla musical de la Basílica de San Petronio de Bolonia, aquella iglesia elegida por Carlos I de España para su coronación como emperador por el papa Clemente VII en 1530, y fueron además miembros de la Academia Filarmónica de Bolonia: Giovanni Battista Vitali (1632-1692), Domenico Gabrielli (1659-1690) y Giuseppe Maria Jacchini (1667-1727).

Vitali, probablemente discípulo de Maurizio Cazzati, “maestro di cappella” de San Petronio, en cuya plantilla de “Violoni” aparece ya en 1658, accedió al puesto de maestro de capilla en la Confraternità del Santissimo Rosario y ejerció como vicemaestro junto a Giuseppe Colombi en la capilla de la corte de Francesco II en Módena. A esa misma institución perteneció también en su día Gabrielli, apodado en dialecto boloñés “Mingéin dal viulunzèl” (“Minghino del violoncello”) por su virtuosismo con el instrumento, que escribió siete ricercari, las primeras composiciones para cello solo que han llegado hasta nosotros. Su discípulo Jacchini, posiblemente llamado "Giosefo del Violonzino", fue un chelista excepcional muy apreciado como improvisador en el continuo, según nos cuenta el Padre Martini.

Estos tres compositores elevaron por primera vez al violonchelo, destinado hasta entonces a la función de bajo continuo, al papel de instrumento solista, en un momento trascendental y verdaderamente fascinante de la historia de la música que la espléndida interpretación de La Ritirata pone de manifiesto.

Como muestra de las composiciones para guitarra barroca tenemos a Gaspar Sanz (1640-1710), célebre guitarrista de Calanda y el más grande teórico español de la guitarra del siglo XVII. Según el especialista Robert Strizich, su tratado «Instrucción de Música sobre la guitarra española», publicado en 1674, es "el más completo de todos los de su tiempo". Dividido en tres libros, fue obra muy popular en su época y reúne, en palabras de Sanz, "los sones de punteado más principales que se tañen en España". Escogidos de entre ellos, vamos a escuchar las “Jácaras” y los “Canarios por la A”.

Completa el concierto una obra de Santiago de Murcia (1673-1739), maestro de guitarra de la reina María Luisa Gabriela de Saboya, primera esposa de Felipe V, que nos aporta un enlace del Barroco español con la música virreinal americana y una nueva muestra de la escritura para guitarra barroca. En 1943, el musicólogo Gabriel Saldívar y Silva encontró en la ciudad mexicana de León el denominado Códex Saldívar Nº 4, compuesto por el guitarrista Santiago de Murcia. Las hipótesis abonan la idea de que el maestro madrileño viajó al nuevo mundo o que, al menos, su obra interesó allí profundamente. Del citado códice podemos escuchar “Cumbées”.


LA RITIRATA

Creada durante su etapa de residencia en Holanda por Josetxu Obregón, La Ritirata toma su nombre del último movimiento del quinteto de Boccherini “La Musica Notturna delle strade di Madrid”. Centran su actividad en la interpretación históricamente informada de repertorios del Barroco y el Clasicismo con el uso de instrumentos y cuerdas de época.

Actúan en festivales y salas de gran prestigio, como Ludwigsburger Schlossfestspiele, International Fasch Festival Zerbst y Musikfestspiele Potsdam (Alemania), Internationalen Barocktage Stift Melk (Austria), Sligo Festival of Baroque Music (Irlanda), Musika-Música (la Folle Journée) del Palacio Euskalduna de Bilbao, Teatro Nacional de China (Beijing), Festival de Música Antigua de Barcelona, Felicja Blumental de Tel Aviv (Israel), etc.

Subvencionados por el INAEM desde 2011, La Ritirata tiene en su haber varias grabaciones para las discográficas Verso, Arsis, Columna Música y Cantus, y actualmente son artistas del sello Glossa. Sus grabaciones han cosechado un gran éxito de crítica en las principales publicaciones europeas y españolas como «Recomendado CD Compact», «Disco Excepcional» de Scherzo, disco «especialmente recomendado» de Ritmo, «Melómano de Oro», así como «4 étoiles» en Classica (Francia), y estupendas críticas en Toccata y Fono Forum (Alemania), Gramophone y BBC (Reino Unido), etc.

La Ritirata ha recibido el Premio Ojo Crítico 2013 de RNE y el Premio Codalario al “Mejor Producto musical 2014”. Su último CD para Glossa se titula “The Cello in Spain” y hace un detallado recorrido por el repertorio para violoncello durante el siglo XVIII en nuestro país.


JOSETXU OBREGÓN

Nacido en Bilbao, cursó estudios superiores y máster en violonchelo, música de cámara y dirección orquestal en España y Holanda, estudiando cello barroco en Koninklijk Conservatorium (La Haya) y con Anner Bylsma.

Profesor del Real Conservatorio Superior (Madrid) y galardonado con más de trece premios en concursos nacionales e internacionales, ha actuado en 18 países europeos y en Estados Unidos, Japón, China, México, Chile, Costa Rica, etc. actuando en Carnegie Hall (New York), Tokyo Opera City, Yokohama Minato-Mirai (Japón), Teatro Nacional (Beijing), Royal Festival Hall, Wigmore Hall (Londres), Usher Hall (Edimburgo), Auditorio Nacional (Madrid), l’Auditori (Barcelona), etc.

Ha formado parte de Royal Concertgebouw Orchestra, Rotterdam Philharmonic Orkest, etc. y, en el mundo de la interpretación histórica, de l’Arpeggiata, Le Concert des Nations, Orchestra Age of Enlightment, Orquesta Barroca Unión Europea (EUBO), Arte dei Suonatori, Al Ayre Español, etc.

Ha compartido escenario con Christian Zacharias, Jordi Savall, Christina Pluhar, Enrico Onofri, Fabio Bonizzoni, Philippe Jaroussky, Krzysztof Penderecki, Plácido Domingo, etc.

Es creador y director artístico de La Ritirata. Artista del sello Glossa, ha grabado para Verso, Arsis, Columna Música, Cantus, Alia Vox, Virgin, etc. y para BBC3, NPS3, NDR, SWR, NRK, Mezzo, Arte, RTVE, RNE, Cuatro, Antena3, EITB, etc.


Información práctica

  • Boadilla del Monte
  • Palacio del Infante Don Luis
  • Sábado, 9 de julio
  • 22:00 h
  • Entrada libre hasta completar aforo
  • Manzanares El Real
  • Castillo de los Mendoza
  • Domingo, 10 de julio
  • 21:00 h
  • Precio: 5 €