ECONOMÍA DEMOGRAFÍA SOCIEDAD TERRITORIO TABULACIONES PERSONALIZADAS MADRID EN CIFRAS

Impacto socieconómico de la COVID-19 sobre las mujeres



¿Qué impacto ha tenido el COVID-19 sobre las mujeres?

 

  • Las bajas laborales han afectado más a las mujeres al ser mayoría en los trabajos de carácter esencial, como las actividades sanitarias y de servicios sociales
     
  • Las mujeres se han beneficiado más del teletrabajo y ya son mayoría entre la población ocupada que trabaja en su domicilio particular
     
  • Durante el confinamiento y la desescalada se han registrado incrementos históricos de las llamadas al servicio de información en materia de violencia de género 016


Las mujeres están teniendo un papel protagonista durante la pandemia del COVID-19 al ser mayoría en gran parte de los trabajos en primera línea de la batalla contra el virus, como las actividades sanitarias, los servicios sociales y el cuidado de los mayores o la educación. Para medir los impactos socioeconómicos de la pandemia sobre las mujeres madrileñas, el informe Impacto socioeconómico de la COVID-19 sobre las mujeres recoge un sistema integral de 138 indicadores referidos a siete ámbitos de estudio: salud y género, trabajadoras/es en primera línea, aspectos económicos y laborales, cuidados, violencias contra las mujeres, población en situación vulnerable, e impacto demográfico. En esta edición se han medido 104 indicadores con la información estadística disponible hasta septiembre de 2020.

La mortalidad por el COVID-19 afecta más a los hombres que a las mujeres, siendo destacable la diferencia entre los 40 y los 79 años, con un porcentaje medio aproximado de un 30% de mujeres fallecidas frente a un 70% de hombres. En esta franja de edad han fallecido el doble de hombres (3.288 hasta septiembre) que de mujeres (1.551) en la Comunidad de Madrid. Por encima de los 80 años aumenta el número de mujeres fallecidas, siendo bastante mayor a partir de los 90 años, lo que puede explicarse por la mayor longevidad de las mujeres.

En cuanto a la salud laboral, 222 de las 413 bajas laborales (53,8%) producidas entre enero y agosto de este año fueron presentadas por trabajadores. Por grupos de enfermedad, el grupo más feminizado corresponde a enfermedades causadas por agentes biológicos, entre los que se encuentra el COVID-19, donde tres de cada cuatro bajas fueron de mujeres.

 





 

Por actividades económicas, las bajas por enfermedad en mujeres son mayoría en algunas de las actividades más afectadas por la pandemia en términos de riesgo de contagio, como las actividades sanitarias y de servicios sociales (79% de mujeres) y las actividades de los hogares (100%). De las 413 bajas laborales registradas hasta agosto, 100 (24,2%) corresponden a actividades sanitarias y de servicios sociales. En sentido contrario, las bajas por enfermedad en actividades esenciales, como el suministro de agua, actividades de saneamiento, gestión de residuos y descontaminación, están fuertemente masculinizadas.

 






 


Efectos en el empleo

La pandemia marca un antes y un después en la evolución del empleo, registrándose caídas más o menos acusadas según las restricciones que se van estableciendo para su control. El mes de marzo marca una clara diferencia de la evolución del empleo en la Comunidad de Madrid, con una pérdida generalizada de puestos de trabajo que se van recuperando paulatinamente a partir del verano con el final de la desescalada.

En términos de contratos, la evolución de la contratación indefinida ha sido más positivas para las mujeres, con variaciones anuales negativas pero cada vez más reducidas, aunque todavía lejos de los niveles de contratación de hace un año para ambos sexos. Sin embargo, la contratación temporal muestra una evolución contraria entre mujeres y hombres, con una menor recuperación de la contratación temporal femenina.

 






 

Otro efecto del confinamiento durante la primavera ha sido el auge del teletrabajo, particularmente entre las mujeres. El trabajo desde el domicilio particular ha avanzado notablemente durante la pandemia y las mujeres ya son mayoría entre la población ocupada que teletrabaja, a diferencia de que ocurría el año pasado.





 


Violencias contra las mujeres

El uso de los recursos de apoyo y prevención de las violencias de género ha evolucionado en dos fases diferenciadas en la Comunidad de Madrid desde que se declaró el estado de alarma. En una primera fase, coincidiendo con el confinamiento y la desescalada de la primera ola, se aprecia un incremento de las llamadas al 016, donde se ofrece apoyo psicológico a las mujeres víctimas. Por el contrario, en una segunda fase, una vez llegada la nueva normalidad, va descendiendo el uso intensivo de los recursos de apoyo y prevención, en comparación con la fase anterior.

 



 

 

Las llamadas al 016 aumentaron un 49% en el mes de abril con respecto al mismo mes del pasado año, reduciéndose paulatinamente hasta un 14% en agosto, aunque manteniendo un crecimiento más elevado que el año anterior. Los otros recursos de apoyo y prevención han alcanzado, sin embargo, su mayor incremento a lo largo de la desescalada. En junio, el servicio de atención y protección a las víctimas registró un incremento del 9%, reduciéndose hasta un 1,5% en el mes de agosto, y las usuarias activas en la región que contaban con medidas de alejamiento, se incrementaron un 27% en junio, manteniéndose variaciones elevadas de más del 20% hasta la actualidad.

Hasta el 13 de octubre de 2020, dos mujeres fueron víctimas mortales de violencia de género en la Comunidad de Madrid, cuando en todo el pasado año fueron asesinadas siete mujeres en la región.

 

Consulte el informe completo y notas metodológicas
 



W3A Validation

   Copyright © Comunidad de Madrid

Summary RSS Aviso legal Privacidad Contacto Accesibilidad Mapa Web